Los delitos cibernéticos se incrementan en temporadas en las que aumenta la interacción en internet, circunstancia que ha ocurrido durante la etapa de aislamiento a nivel mundial como resultado de las medidas de prevención ante el Covid-19. Por eso aquí te decimos cómo prevenirlos.

 

Prácticamente todo lo que puede conectarse a alguna red es vulnerable o susceptible de sufrir ataques cibernéticos, que generalmente cuentan con objetivos económicos (como el fraude, la extorsión, el robo de información, etcétera).

A últimas fechas, por la pandemia del coronavirus, múltiples actividades cotidianas han tenido que girar hacia la digitalización de forma imprevista y las vulnerabilidades en la actividad on line han aumentado, principalmente debido a los siguientes factores:

  • El uso de equipos de cómputo que no cuentan con antivirus actualizados o funcionales.
  • La falta de experiencia en las transacciones por internet.
  • El mayor tiempo de exposición a la red y, por lo tanto, el mayor tiempo de vulnerabilidad al estar en contacto con aplicaciones, programas o contenidos engañosos, por lo cual las posibilidades de convertirse en víctima de algún fraude se incrementan.

A continuación compartimos algunas de las prácticas más importantes para cuidar tu información personal y financiera al navegar en internet.

 

Solicita asistencia

En caso de tener que realizar algún tipo de transacción financiera y no poder asistir a una sucursal de manera presencial, es importante solicitar apoyo a la institución financiera en la que tengas tus cuentas, ya sea vía telefónica o a través de la banca por internet, sobre todo cuando se estén realizando estas operaciones por primera vez.

 

Haz marcaje personal

Supervisa constantemente tus cuentas bancarias mediante los servicios de banca por internet y banca móvil y activa los servicios de alertas o notificaciones de operación. De esta forma estarás monitoreando los movimientos de tus recursos y notarás si existen cargos no reconocidos u otro tipo de irregularidades de forma temprana.

 

Protege tu equipo

Evita usar dispositivos de almacenamiento extraíbles desconocidos (USB o discos duros), ya que podrían estar contaminados y transferir programas maliciosos que afectarán tu equipo o tu información. Mantén tu equipo protegido en todo momento por medio de un buen antivirus e instala un antispyware para evitar que virus espías se alojen en tus dispositivos.

 

Utiliza redes seguras

Bajo ningún supuesto utilices conexiones o redes públicas para realizar movimientos financieros como transferencias electrónicas o consultas de saldo, ni compras por internet. Las redes gratuitas son poco seguras y la información que se transmite a través de ellas puede ser capturada fácilmente por hackers.

 

Planifica operaciones

Haz una planeación o una calendarización de transferencias, pagos o movimientos en tus cuentas bancarias, así tendrás un mejor control de las operaciones. El orden desempeña un papel fundamental para la protección de nuestros recursos. Así se amplían las posibilidades de detectar irregularidades.

 

Aumenta los puntos de seguridad

Activa el uso del token digital (que funciona como un elemento de validación seguro que incluye una doble autorización). Si la aplicación bancaria lo permite, utiliza candados biométricos, que pueden consistir en sistemas de detección de rostro, iris o huella digital para autorizar movimientos. Éstos son algunos de los sistemas de autentificación secundarios cada vez más comunes para hacer más seguras tus transferencias y tus compras.

 

Utiliza contraseñas fuertes

Evita utilizar fechas memorables o datos relacionados con tu persona para crear contraseñas. No uses la misma contraseña para diversas cuentas y cámbialas con regularidad. Incluye en ellas combinaciones de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos. Nunca compartas tus contraseñas por correo electrónico o por mensajes de texto. Recuerda que las instituciones financieras nunca te pedirán datos personales, financieros o contraseñas por teléfono, mensajes de texto o correo electrónico. Si lo hacen, puede tratarse de un fraude y es mejor que te comuniques directamente con tu institución.

 

Identifica sitios seguros

Nunca interactúes con sitios sospechosos, con contenidos multimedia emergentes, con mensajes de texto confusos o con correos electrónicos desconocidos. Cuando compres por internet, verifica que la plataforma sea un sitio seguro (encontrarás un candado en la barra de direcciones). Cuando ingreses alguna clave, evita que tu navegador la almacene; es decir, no elijas la opción “recordar contraseña”.

Recuerda que de los múltiples mecanismos de defensa ante los diversos riesgos cibernéticos, el factor humano es el eslabón más débil, por lo que tener conocimiento de los diversos tipos de fraudes se convierte en una tarea fundamental para la protección de nuestra información y de nuestros recursos. En todo caso, la prevención es la mejor estrategia.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad