Actualmente el mundo es tan visual que resulta casi imposible imaginar un concepto, una persona, un lugar o una situación sin asociarlos con una imagen. Pero el mundo no siempre fue así; la historia también se cuenta a través de retratos, fragmentos del tiempo inmortalizados en papel. En este conteo, y aprovechando que el 19 de agosto de cada año se celebra el Día Mundial de la Fotografía, te compartimos algunas de las fotografías más impresionantes de la historia. Es posible que conozcas varias, pero, ¿conoces la historia detrás de lo que se mira?

.

10. Almuerzo en las alturas

Una de las fotografías más famosas de la historia que definitivamente logra sorprender por su audacia, su espontaneidad y su vértigo desafiante, muestra a 11 albañiles durante la construcción del Rockefeller Center durante su almuerzo, comiendo, compartiendo, charlando y fumando despreocupadamente, como si no se hallaran en el piso 69 a 256 metros de altura. El autor de esta fotografía es un misterio pues se desconoce su identidad. Se sabe que ese día se encontraban en la escena de la construcción del Empire State los fotógrafos Charles C. Ebbets, Thomas Kelley y William Leftwich, mas no se sabe quién de ellos los inmortalizó. Esta imagen fue publicada en el suplemento dominical del 2 de octubre de 1932 en el New York Herald-Tribune con el pie de foto: “Almuerzo en un rascacielos”. Su masificación tenía la intención de promocionar a este corporativo, así como de afirmar la romántica creencia de que la ciudad de Nueva York era un lugar para vivir sin temor, donde los proyectos que podrían asustar en otras ciudades menos arriesgadas, ahí podrían tener lugar. Esta misteriosa fotografía es una de las más influyentes de todos los tiempos y fue un ícono de la Gran Manzana, cuando Estados Unidos atravesaba por una de las crisis económicas más graves del siglo pasado.

 

9. El beso que duró por siempre

El beso en el Hotel de Ville

Al terminar la Segunda Guerra Mundial, todo el mundo buscaba regresar a la normalidad y hacer crecer las esperanzas de tiempos mejores después de la demoledora realidad que dejó el sufrimiento de la guerra. Entonces nació el periodo de la “fotografía humanista”, que retrataba amor, niños, besos y todo lo que sembrara un futuro esperanzador. El póster más vendido en la historia ha sido el de la fotografía de El beso en el Hotel de Ville, tomada en París en 1950 por Robert Doisneau. Esta poderosa imagen expresa la belleza de la espontaneidad romántica y ha hecho suspirar a sus observadores desde entonces. Su grandeza reside en captar el instante correcto, o lo que en fotografía se conoce el instante decisivo, que acuñó Henri Cartier-Bresson y que implica la habilidad de capturar una escena en el momento justo. Sin embargo, esta imagen también causó controversia, pues se argumentó que no se trató de una toma espontánea, sino de una puesta en escena. Doisneau contrató a dos jóvenes actores, Françoise Bornet y Jacques Carteaud, para escenificar el beso. El fotógrafo guardó muy bien su secreto, pero en la década de 1990 la pareja reclamó ser la protagonista de aquella fotografía y entabló una demanda. Doisneau demostró el pago que realizó entonces y el juez lo declaró inocente. Aun cuando esta fotografía no fue espontánea, es posible rescatar su aportación artística.

 

8. La mirada que cautivó al mundo

Sharbat Gula

En 1985 la revista National Geographic publicó la histórica fotografía de Steve McCurry que cautivó al mundo con la mirada más bella y cautivadora que jamás se haya visto. La “niña afgana” se convirtió en uno de los rostros más reconocidos del mundo de la fotografía después de este suceso. En ese entonces nadie sabía que la niña afgana se llamaba Sharbat Gula y que tenía sólo 12 años de edad cuando se encontró con el joven fotoperiodista en un campo de refugiados de Nasir Bagh, durante la guerra de Afganistán. El campo de refugiados era un caótico laberinto de tiendas de campaña, adonde residían quienes habían tenido que migrar por la guerra y la destrucción en Afganistán. En el interior de la tienda que funcionaba como escuela la mirada de aquella niña llamó la atención del fotógrafo. Tras el éxito de la imagen que le dio la vuelta al mundo en 2002, McCurry y National Geographic financiaron una expedición en busca de la niña, que entonces ya era una mujer, 17 años después. Para localizarla, se contó con la ayuda del FBI, con sistemas de reconocimiento facial e incluso con un análisis científico de iris para asegurarse de que se trataba de la protagonista de aquel retrato. Cuando dieron con ella, Sharbat no tenía idea de que su fotografía había sido famosa. Para ella, la vida había sido larga y dura. Al poco tiempo de haber sido fotografiada por primera vez se casó. Cuando la localizaron tenía 30 años de edad y tres hijos. Su rostro revelaba una vida llena de injusticias y de sufrimiento. McCurry la fotografió por segunda vez y la historia volvió a cautivarnos. Recientemente, el fotógrafo fue recriminado por haber retocado algunas imágenes, situación que lo tiene en el ojo del huracán. No obstante, su aportación a la historia de la fotografía es innegable.

 

7. El ícono de la Revolución cubana

Alberto Korda che guevara

El rostro de la Revolución cubana fue la fotografía de Ernesto Guevara (el Che), obra del fotógrafo Alberto Korda. Esta imagen ha sido calificada por muchos como la foto más famosa del siglo XX. Fue capturada cuando el Che tenía 31 años de edad, durante un entierro de las víctimas de la explosión de La Coubre, un buque francés que fue objeto de sabotaje por parte de la CIA en 1960. De esta imagen derivó la ilustración igual de famosa que la original, que realizó el artista irlandés Jim Fitzpatrick a partir de esta fotografía.

 

6. El terror de la guerra

nick ut la niña de napalm

El mundo pudo evidenciar el lado más brutal de la guerra de Vietnam cuando en 1972 el fotoperiodista Nick Ut, de sólo 21 años de edad, capturó con su lente el bombardeo de naves sobre los refugios del Viet Cong. Nick observó las bombas, escuchó las explosiones y vio crecer la nube de fuego del napalm. Entre las víctimas que salieron corriendo del templo cercano de Cao Dai se encontraba Kim Phuc, una niña de nueve años que huía desnuda porque su ropa se había incendiado y gritaba y lloraba por las graves quemaduras que sufría su cuerpo. Nick no dudó en capturar el instante, le ofreció agua y la subió a su camioneta de la AP para llevarla al hospital más cercano. Los doctores se negaron a atenderla pues dijeron que por la gravedad de sus quemaduras era imposible salvarla. La fotografía ganó el premio Pulitzer en 1973, Kim sanó sus heridas y hoy es una feliz madre de familia que con cariño llama “Tío Nick” al fotógrafo que le salvó la vida.

 

5. El hombre en la Luna

hombre a la Luna armstrong

Este año se cumplen 50 años de la llegada del hombre a la Luna, hecho que marcó un hito en lo que respecta a las fronteras de la humanidad. Una de las fotografías que marcaron la historia es la de Neil Armstrong durante sus primeros pasos sobre el satélite natural de la Tierra. Varias horas después de que la misión Apollo 11 lograra aterrizar en la Luna, el 20 de julio de 1969, Armstrong y Buzz Aldrin dieron los primeros pasos sobre el satélite. Este hecho desató mucha polémica a raíz de la fotografía, que incluso puso en duda el hecho de que el hombre realmente hubiera llegado a la Luna.

 

4. Monje en llamas

Thích Quảng Đức Thích Quảng Đức self

En el auge de los movimientos pacifistas alrededor del mundo, tras la retirada de las tropas de Francia de Indochina y de Vietnam en 1963, el gobierno católico de Vietnam del Sur comenzó una persecución de la población budista. Aun cuando más de 70 por ciento de la gente practicaba el budismo se instauró un régimen católico que los reprimía, obligándolos a cambiar de religión si querían tener derechos. La sociedad budista siempre se mantuvo pacífica ante la represión y el abuso. El 8 de mayo nueve monjes fueron asesinados por soldados en la ciudad de Hue simplemente por ondear una bandera. Ante tanta desolación, un grupo de monjes convocó en Saigón a la prensa internacional para un evento de protesta. Sólo asistió Malcolm Wilde Browne de Associated Press. El fotógrafo jamás imaginó el evento del que sería testigo cuando se encontró rodeado de más de 200 monjes que detuvieron el tránsito en las calles para que Thich Quang Duc se sentara en flor de loto a meditar profundamente mientras dos de sus acompañantes lo bañaban en gasolina para inmolarse en protesta silenciosa. Browne documentó la horrible muerte de Thich Quang en ocho rollos fotográficos. Su meditación y su concentración fueron tan profundas que no emitió quejido alguno y se mantuvo en flor de loto hasta su último segundo de su vida. El sacrificio de este hombre sirvió para que Estados Unidos dejara de apoyar al gobierno de Ngo Dinh Diem y para que acabara la discriminación religiosa en Vietnam del Sur.

 

3. Gandhi y la rueda del karma

Gandhi y la rueda del karma

Una de las imágenes más poderosas en la lucha por la independencia de la India fue la instantánea tomada por Margaret Bourke-White en 1946, titulada “Gandhi con la rueca”. El retrato del líder pacifista Mahatma Gandhi con su máquina de hilar fue de lo más destacados de su tiempo, al mostrarse sentado leyendo sobre el suelo, acompañado de su rueca, la cual terminaría convirtiéndose en un símbolo de poder. Margaret Bourke tuvo que iniciarse en la técnica del hilando para aprender una importante lección del oficio y de la vida: no podemos trabajar sin conocer a fondo lo que estamos fijando para la eternidad. Gandhi sería asesinado dos años después, en 1948. Encabezó el movimiento de la “no violencia activa”, que resume el proceso de descolonización de la India. La resistencia que promovía Gandhi pretendía fomentar la economía artesanal; de ahí que la rueca se convirtiera en el ícono del renacimiento y en la vuelta a la vida tradicional campesina. De ese modo recordaba el mensaje de la autosuficiencia, del consumo moderado y de la no explotación de los trabajadores, y destacaba el significado espiritual de la rueda, pues la vida y el karma da muchas vueltas, por lo que siempre debemos permanecer impecables con nuestras acciones en lo individual y en lo colectivo. Tanto el modelo como la fotógrafa se convirtieron en íconos universales de lucha pacifista

 

2. Los pilares de la creación

Los pilares de la creación hubble nasa

En un momento único de la historia, el telescopio Hubble de la NASA logró retratar, después de 39 meses y más de 13,000 tomas, una amplia panorámica de la galaxia ubicada a dos millones de años luz. Esta imagen fue bautizada como “Los pilares de la Tierra” o “Los pilares de la creación” y se dio a conocer en 1995. En ella se muestran tres gigantes columnas de gas bañadas con una espectacular luz ultravioleta. La imagen tiene una alta resolución que permite estudiar a detalle muchas de las más de 100 millones de estrellas capturadas. Con motivo del 25 aniversario de haber sido realizadas las primeras tomas con el Hubble, la NASA reveló nuevas imágenes que muestran los pilares de la creación con más detalle. En ellas se pudo constatar la evolución de la separación de los pilares de este conglomerado de gases y estrellas y se concluyó que en el futuro la galaxia Andrómeda y nuestra galaxia, La Vía Láctea, podrían fusionarse. La rápida evolución que se desarrolló en tan poco tiempo alertó a la comunidad científica que, incluso, decidió renombrar a estas segundas tomas como “Los pilares de la destrucción”. La panorámica original ha sido usada en portadas de innumerables libros y películas y en infinidad de camisetas.

 

1. El enamorado desafiante

Heinrich Himmler himmler soviet prisoner 1941

Durante la Segunda Guerra Mundial el prisionero de guerra Horace Greasley se enfrentó desafiante a Heinrich Himmler, uno de los más altos oficiales líderes del Partido Nazi, durante una inspección en el campo de concentración. Greasley también se hizo famoso por escapar del campo y volver a él más de 200 veces para encontrarse con su amor secreto, una chica alemana, Rosa Rauchbach, hija del director de la cantera de mármol del campo de prisioneros. No tardó en ser trasladado a otro campo de prisioneros, a 60 kilómetros. En un intento desesperado por seguir manteniendo contacto con su amada Rosa, estudió los momentos en que bajaban la guardia y comenzó a salir de forma esporádica para visitar a Rosa y volver sigilosamente al poco tiempo. Así logró salir cientos de veces, fiel a su corazón.

 

 


 

* Periodista por el Tecnológico de Monterrey, escritora y feminista por vocación.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad