Texto: Diana Ramírez Magnani

Fotos: Gabriel González

El arte plumario de los amantecas nos transporta hasta la cultura azteca, donde las plumas de las aves eran consideradas la sombra de los dioses. Eliseo Ramírez, originario de Tlaxiaco, Oaxaca, es uno de los pocos amantecas que cultivan hoy en día este arte, que aprendió en forma autodidacta hace más de 20 años y al que se ha dedicado en cuerpo y alma.

¿Qué es el arte plumario?

Es la elaboración y la decoración de objetos con plumas de aves. Data del año 1300 a.C. Desde entonces existen las plumas como adorno. Dice Miguel León-Portilla: “Desde el principio el hombre admiró el vuelo de las aves y no pudiendo volar se contentó con vestirse con plumas”. La ropa de los indios estaba hecha con yute o algodón y su producción era muy limitada. Luego, debido al clima, no necesitaban cubrirse con pieles de animales, así que optaron por embellecer sus atuendos con plumas.

El arte plumario tuvo su máximo esplendor durante el imperio azteca, ya que los guerreros, cuando ganaban una batalla, tomaban prisioneros a los amantecas de otras civilizaciones para que les enseñaran sus secretos. Los traían a México, al barrio de San Miguel Amantla, en Azcapotzalco.

¿De dónde proviene el nombre amanteca?

Viene de Amantla. Incluso hay una iglesia de San Miguel Amantla, en Azcapotzalco.

¿Cuántos amantecas hay en México en la actualidad?

No somos más de 50 en toda la República. Hay un grupo sólido en Michoacán; otros en Veracruz, Cancún y Monterrey. No obstante, el amanteca trabaja recluido para que no sepan quién es, ni cómo realiza su arte. Todo es “secreto profesional” para ellos. Yo me he empeñado en que esta tradición no se pierda. Debe darse a conocer y mi apostolado es divulgarlo para darlo a conocer en todos lados.

¿Usted imparte clases de arte plumario?

Yo tengo tres actividades: monto exposiciones con mi obra, doy conferencias —a la fecha llevo 75, de las cuales seis han sido en Bélgica— e imparto cursos en diferentes museos.

¿Qué simbolismo tenían las plumas en su origen?

Los dioses aztecas son muy coloridos. Uno de ellos, Quetzalcóatl, usaba el negro, lo cual quiere decir que vestía plumas de guajolotes o de cuervos. Las plumas representaban la fertilidad. Y eran signos de poder y alta jerarquía. No cualquiera podía usarlas. Los guerreros siempre salían ataviados con plumas. Tenían un simbolismo para cada dios. Por su parte, las mujeres las usaban poco en sus huipiles, pero las diosas aztecas sí estaban profusamente adornadas con plumas de aves. Cuando se casaban, las mujeres utilizaban sus huipiles blancos con plumas en brazos y piernas como un símbolo de fertilidad y pureza.

¿Qué otros objetos se decoraban con plumas?

Los amantecas también fabricaban las armas; eran su principal objetivo y las embellecían con plumas. Su arte pasó de ser un arte utilitario a ser un arte suntuario. Se segura que cuando los dignatarios iban a ver a Moctezuma, entraban cubiertos sólo con una tilma; no podían vestir con adornos. Pero al salir de la entrevista con el emperador azteca eran obsequiados con un maravilloso traje de plumas.

¿Qué objetos se pueden decorar con estas piezas?

Se puede decorar madera, vidrio, tela, plástico y papel. Para pegar las plumas se utiliza cera de Campeche. En la época de los aztecas se utilizaba un pegamento a base de bulbos de orquídea.

¿Cómo se conservan las plumas?

Hay que lavarlas, desinfectarlas, desparasitarlas y secarlas para que no huelan mal y puedan conservarse por largo tiempo.

¿Cuáles son los objetos plumarios que los conquistadores sacaron de México?

Los frailes que vinieron de España, al ver el hermoso trabajo que realizaban los indígenas, tomaban diferentes piezas y se las enviaban a los obispos. El chimalli, un famoso escudo, está en Stuttgart, Alemania; por su parte, el penacho de Moctezuma se encuentra en Austria. Es posible que lo envíen a México, en calidad de préstamo, a cambio de mandar allá la carroza de oro de Maximiliano. El penacho en realidad era una capa pluvial. Además, no hay constancia de que lo haya usado Moctezuma.

¿Cuál es el escudo de Stuttgart?

Es el Xicalcoliuhqui, que data del siglo XVI y tiene un caracol muy estilizado.

¿Los amantecas de la época de los aztecas eran un grupo selecto?

Durante las guerras los atrapaban para que les fabricaran objetos y penachos con sus excelentes técnicas. Eran consideradas personas de mucha categoría, lo mismo que los pochtecas, que suministraban las plumas.

 

¿El arte plumario se practicó en toda América?

Sí, seguro. Pero en ningún lugar alcanzó la perfección que tuvo en México. Bernal Díaz del Castillo se admiraba de la cantidad de aves y del aviario que tenía Moctezuma cerca de la alameda.

¿Usted cómo aprendió este arte?

Cuando estaba a punto de jubilarme, un día me invitaron al Museo Nacional de Arte. Allí, uno de los custodios me dijo que se impartían clases de arte. Decidí asistir. La maestra me preguntó si me gustaría quedarme a cuidar una obra de arte plumario que le habían prestado al museo y acepté. Así empezó mi afición por este arte.

Contacto

Eliseo Ramírez Guzmán

Tels. 5485-7620, 5485-7744 y 044 55 1262-3232

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad