Pocos lugares en nuestro país son tan interesantes y bonitos como la ciudad de Zacatecas. No por nada posee el nombramiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. Aquí podrás disfrutar una intensa vida cultural, comparable tal vez únicamente con la de la Ciudad de México, y riquezas arquitectónicas impresionantes, aderezadas con aventura y diversión.

 

 

Zacatecas fue el primer territorio del norte ocupado por los españoles, quienes quedaron maravillados con la variedad de metales que se podían extraer de sus minas, entre los cuales predominaba la plata. Desde allí continuaron el proceso de conquista hacia los demás territorios del norte, por lo que llegó a ser la ciudad minera más próspera de nuestro país. Esta pujanza se ve reflejada en su deslumbrante casco histórico, conformado más por palacios que por casas, la mayoría edificados con su emblemática cantera rosa.

VoyVengo interiores marzo

Nuestra primera parada es la mina El Edén, que operó de forma ininterrumpida desde 1586 hasta 1966. Puedes llegar ahí a través del teleférico. Después de abordar el trenecito que solía transportar a los mineros y adentrarte medio kilómetro bajo tierra, te encontrarás con una importante colección de metales preciosos y semipreciosos y un sinfín de piedras, geodas y fósiles. A lo largo de sus 540 metros, construidos en 380 años, te enterarás de las penurias de los antiguos mineros, que no vivían más de 35 años. Te toparás con un altar al Santo Niño de Atocha, patrono de los mineros, y con preciosos ríos naturales subterráneos, además del único bar en el mundo dentro de una mina.

mina

 

Los imponentes museos zacatecanos

Zacatecas fue nombrada ciudad museo pues cuenta con 10 recintos de clase mundial. Si los quieres conocer todos, tendrás que invertir al menos una semana. Sin embargo, si sólo dispones de un fin de semana largo, los indispensables son los siguientes:

 

Museo Pedro Coronel

Tiene como sede el antiguo Colegio de la Compaña de Jesús, que data de 1617. Allí podrás admirar arte universal de autores tan trascendentes como Pablo Picasso, Francisco de Goya, Salvador Dalí, Marc Chagall y Joan Miró, entre otros. Este espacio no le pide nada al Museo Nacional de Arte de la Ciudad de México e, incluso, ni a museos de arte europeos.

 

Museo de Historia Zacatecana

Este recinto, ubicado en la antigua Casa de Moneda, posee la mayor colección de arte huichol en el mundo y tiene salas dedicadas a la emblemática herrería zacatecana, que podemos admirar en sus puertas y sus balcones, así como a la numismática, a la minería y a la historia de este terruño, desde la época prehispánica, pasando por su nombramiento como Nueva Galicia, Ciudad Noble y Leal, en el siglo XVI, cuando ya era una metrópoli con más de 150,000 habitantes, hasta nuestros días. También se conmemoran aquí a los zacatecanos más trascendentes, entre los cuales destacan héroes, intelectuales, escritores, genios artísticos, literarios y musicales.

 

Museo Rafael Coronel

Enclavado en el precioso ex Convento de San Francisco, este museo es la prueba viviente de que la arqueología colonial también es hermosa, ya que los muros derruidos de cantera rosa, en contraste con el pasto intensamente verde y el cielo azul zacatecano, conforman postales memorables. Te sorprenderán las colecciones de arte popular mexicano, entre las cuales destaca “El rostro de México”, que reúne más de 5,000 máscaras y atavíos para festivales, provenientes de todo el país, una sala dedicada a los títeres de Rosete Aranda, una interesante exposición prehispánica y una sala dedicada a la cultura india.

Cabe destacar que cada uno de los museos pertenece a la iniciativa Ciudad y Museos Incluyentes, por lo que están habilitados para las personas con capacidades diferentes.

museo 

La aventura no termina entre calles y museos

Si eres amante de la adrenalina, Zacatecas también tiene algo para ti. A sólo 20 minutos del Centro Histórico, la mina de San Bernabé ofrece intensos paseos en cuatrimoto, en los que podrás admirar bellos paisajes, con montañas, pastizales y lagos que se pierden en el horizonte.

También debes subir al Cerro de la Bufa, que además de presumir la Tirolesa 840, la tercera más grande de América Latina en dos hilos, posee la mejor panorámica de la ciudad, desde donde se puede apreciar el Santuario de Nuestra Señora del Patrocinio, de 1727, además de la Explanada de la Revolución Mexicana, el Museo de la Minería y encantadoras tiendas de artesanías.

 

Las huellas de la fe

Zacatecas también es referente del arte sacro, y aunque a lo largo del casco histórico encontrarás innumerables templos, la Catedral Basílica Menor de Nuestra Señora de la Asunción, con su preciosa fachada barroca, el Templo de Fátima, de estilo neogótico, y el ex Convento de San Agustín, son los más sobresalientes. Este último llegó a funcionar como burdel después de las Leyes de Reforma y posee el retablo barroco más importante de la ciudad. Allí podrás disfrutar de un video mapping sobre la historia de este templo y de la ciudad, todos los sábados a las 9:00 p.m. Tampoco te puedes perder el Museo de Guadalupe, la pinacoteca más importante de América Latina.

 

La noche zacatecana

Y para cerrar con bombos y platillos, qué mejor que unirte a las callejoneadas que recorren las calles y las plazuelas más representativas de la ciudad al ritmo de la tambora, detenerte a bailar cada cierto tiempo y disfrutar un buen mezcal zacatecano. Al terminar, puedes cenar o seguir la fiesta en alguno de los restaurantes y bares, nacionales e internacionales, que abundan en esta zona.

fiesta 

Dónde hospedarse

Mansión Aréchiga, Hotel & Spa

En este confortable espacio, situado frente a la Alameda y enclavado en una casona colonial, podrás relajarte después de un día de actividad y caminata intensos, con los tratamientos faciales, corporales y de aromaterapia que ofrece su spa.

Dirección: Privada del Carmen 428-B, Centro, Zacatecas, Zacatecas. Tel.: (492) 922-24150. Página de internet: http://mansionarechiga.com.mx.

 


 

* Editora y periodista de viajes, cultura y estilo de vida. Le apasiona saborear nuestro legado gastronómico, mítico e histórico.

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad