A través de los siglos, el pueblo de Xochimilco ha conservado un marcado acento indígena que se refleja en sus templos, sus leyendas, sus tradiciones y sus fiestas. No te pierdas este increíble lugar; está tan cerca que puedes ir y venir el mismo día.

 

 

La palabra Xochimilco proviene del náhuatl y quiere decir “Sementera de Flores” o “campo de flores”. En este lugar se encuentran 14 pueblos originarios que conservan muchos rasgos de su cultura tradicional y de su herencia indígena.

Xochimilco tiene particular importancia por la existencia de chinampas —terrazas o parcelas—, las cuales son testimonio de una antigua técnica agrícola mesoamericana desarrollada y compartida por varios pueblos del Valle de México. Las que existen hoy en día fueron creadas al construirse los islotes con ramas, lodo y rellenos para poder sembrar y cultivar. Tras la desecación de los lagos del Anáhuac, sólo Xochimilco y Tláhuac​ conservaron la chinampería. Por eso el primero es uno de los principales destinos turísticos de la ciudad. En 1987 la UNESCO proclamó como Patrimonio Cultural de la Humanidad las chinampas de Xochimilco.

 

Qué hacer en Xochimilco

Pasear en las famosas trajineras es imprescindible. De colores estridentes, con nombres de mujeres y vistosos arcos de flores, estas embarcaciones nos transportan en el tiempo. Los canales de Xochimilco pueden recorrerse en grupo, solos o en pareja. Si eres apasionado de la música mexicana, puedes contratar un grupo de mariachis o una marimba que animará el paseo. Los recorridos se realizan por los múltiples canales y chinampas (aproximadamente 184 kilómetros de caminos de agua).

La tarifa del paseo es de 500 pesos por una trajinera donde caben de una a 20 personas: el precio es por trajinera, no por persona. Para mayor información sobre los paseos en trajinera consulta www.trajinerasxochimilco.com.mx.

 

Los embarcaderos

Los embarcaderos Nativitas, Zacapa y Las Flores Nativitas son los más tradicionales y cuentan con amplias instalaciones, estacionamiento, mercados de artesanías y restaurantes. Además, están muy cerca del Bosque de Nativitas y del Mercado de Plantas y Flores de Madreselva. Los embarcaderos Fernando Celada, Cuemanco y Puente de Urrutia permiten realizar recorridos por los canales que conforman la Zona Natural Protegida.

 

La Isla de las Muñecas

Se trata de una chinampa repleta de muñecas viejas que cuelgan de los árboles y de las construcciones, cuya historia se remonta a la década de 1950. Don Julián, habitante del islote, comenzó a colocar muñecas rotas o rescatadas de la basura para ahuyentar a los malos espíritus. Cuenta la leyenda que, tras encontrar el cadáver de una niña ahogada frente a su tierra, empezaron a ocurrir cosas extrañas, por lo que don Julián empezó a colgar aquellas muñecas con la esperanza de alejar el espíritu de la niña. Poco a poco la gente empezó a regalar más muñecas para que don Julián las colgara de los árboles. Hoy en día es un atractivo turístico que administra uno de sus sobrinos.

 

Los viveros

El cultivo de flores y plantas es una de las principales actividades del pueblo. Aquí se puede caminar por el mercado de flores y, además de aprender un poco sobre plantas autóctonas, disfrutar un agradable paseo.

 

El Convento de San Bernardino

Su construcción data del siglo XVI y es muy sencilla pero también impresionante. Es famoso por su gran atrio. En su interior puedes encontrar imágenes de diferentes épocas y disfrutar uno de los más extraordinarios retablos que hay en la Ciudad de México.

 

Museo Dolores Olmedo

Este museo exhibe la colección de Dolores Olmedo conformada por piezas prehispánicas, muebles virreinales y arte popular. También cuenta con docenas de pinturas de Diego Rivera y Frida Kahlo, así como ilustraciones de Angelina Beloff. Sus jardines están habitados por bellos pavo reales y el famoso xoloitzcuintle, que es una raza canina prácticamente sin pelo.

 

Ferias

  • La Feria de la Alegría y el Olivo se lleva a cabo cada año en febrero. Aquí se presentan productos derivados del amaranto como dulces, palanquetas, pasteles, galletas y atole, todo elaborado por los lugareños de manera artesanal.
  • El Niñopa, niño del pueblo, es una tradición que se realiza desde hace más de 400 años. El Niñopa es una escultura de madera realizada en el siglo XVI y constituye una de las imágenes de culto católico más antiguas de América. Cada 2 de febrero, Día de la Candelaria, las calles se llenan de colores, música, bailes, disfraces, pues todos los habitantes de Xochimilco se reúnen para adorar al pequeño Niñopa, la imagen del niño Jesús que visita los hogares desde el 2 de febrero hasta el 14 de diciembre.
  • La Feria del Maíz y la Tortilla se lleva a cabo entre mayo y junio, con el propósito de mantener viva la tradición de la tortilla en la gastronomía mexicana.
  • La Feria de la Barbacoa se realiza en mayo, y durante julio, la Feria del Dulce Cristalizado y la Semana de la Degustación de Miel, así como la Expo Nochebuena, que se realiza durante noviembre y diciembre en los diversos invernaderos de Xochimilco.

 

Qué comer

La mejor comida la puedes encontrar en los mercados y los paseos en trajinera, donde podrás disfrutar quesadillas de hongos y de flor de calabaza, tlacoyos de frijol y sopes. Si te gusta probar cosas distintas, tienes que visitar el Mercado 377 para conocer el chileatole, los flanes de leche recién ordeñada y las gorditas de elote dulces. Además, en el mercado encontrarás tamal de hueva de pescado, charales asados y trucha empapelada, famosos porque los secretos de sus recetas se heredan de generación en generación. Por último, no puedes dejar de comer el tlapique, un tamal hecho con pescado, tomate, cebolla, nopales y epazote.

 

Cómo llegar

Para llegar al Barrio de Xochimilco puedes utilizar las siguientes vías: la carretera Xochimilco-Tulyehualco, la calzada México-Xochimilco y Periférico Sur.

En transporte público, puedes abordar la línea 2 del Metro hasta la estación Taxqueña y luego continuar hacia Xochimilco a través del tren ligero.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad