Las fiestas decembrinas son una época de buenos deseos, encuentros y reuniones para las que es necesario vestir de una manera especial. En esta temporada de fiesta te decimos cómo echar mano de lo mejor de tu guardarropa para acudir a tus múltiples compromisos.

 

 

Para ellas…

Las numerosas fiestas de fin de año son una oportunidad para lucir las prendas favoritas de las mujeres que solamente se usan durante las ocasiones especiales. Aun así, es importante hacer una diferencia en la ropa que se viste en los eventos del trabajo y en los que son privados. En el primer caso, el look festivo debe conservar un dejo profesional, pues la comida de fin de año de la empresa no es una ocasión ideal para lucir ese vestido de lentejuelas con un gran escote, ya que se está conviviendo con los jefes y compañeros de trabajo.

Lo aconsejable para esos festejos oficiales es el punto medio entre el look formal y el de fiesta, lo que es posible acoplando piezas de ambas categorías y combinándolas de forma ingeniosa. El glamour y el brillo del atuendo de noche puede hacer match con la sobriedad de las prendas de trabajo aplicando un poco de creatividad. Por ejemplo, se puede usar un elegante vestido camisero con un soberbio saco de terciopelo o de pieles, aunque éstas sean sintéticas. O bien, se puede lucir una primorosa falda de tafeta de seda con un suéter de algún hilo de textura preciosa, como el de angora. Lo que queremos decir con los ejemplos anteriores es que la fórmula para lograr este atuendo de fiestas profesional es sumar las prendas usuales del atuendo de oficina con materiales de lujo como la seda, el terciopelo, la lana-seda y demás texturas propias de esta época.

Ahora bien, en el caso de una fiesta privada, tienes la oportunidad de lucir ese fabuloso modelo que ha estado guardado en el clóset esperando el momento ideal. Sobre todo las posadas o la cena de año nuevo se prestan para llevar algo poco usual. De acuerdo con lo que dicta la moda, hay que poner especial atención a los largos de las prendas. El regreso del maxivestido invita a llevar un modelo largo, incluso si la fiesta solamente es familiar, porque además de elegantes, los maxivestidos son cómodos y abrigadores.

También hay que tener presente que en la moda un extremo lleva al otro, así que a la par de los vestidos largos también se llevan los coquetos minivestidos, ideales para lucir las piernas, aunque en esta época deben llevarse medias de algún dibujo atractivo. Algo importante que deben tomar en cuenta todos los miembros del sexo femenino es que sobre el vestido deben llevar algo para abrigarse. Esta temporada la primera opción es el maxiabrigo, el más protector de todos, que funciona sobre estilos largos y cortos, pero también existe la opción de las chaquetas y las versátiles capas. 

No importa el estilo que se prefiera. Lo importante es saber que es posible llevar “largo sobre largo” o “largo sobre corto”. O viceversa: “corto sobre corto” o “corto sobre largo”. No hay olvidar que los accesorios delicados están en boga, pero si se decide lucir una pieza más llamativa, ésta tiene que ir acompañada de joyería discreta.

 

Para ellos…

Dentro del protocolo formal para los caballeros lo apropiado en las fiestas era vestir de traje de un color oscuro acompañado por una impecable camisa blanca y una corbata gris perla. Pero esta fórmula ya no es la única alternativa, pues existen nuevas opciones para poner un toque festivo a su traje. 

Por ejemplo, en esta temporada el blazer a cuadros tipos escocés es una agradable manera de poner un toque de color de ambiente navideño, especialmente si es rojo. A éste se le puede llevar sobre una camisa blanca o negra con corbata de moño o pajarita, si se trata de la fiesta de la oficina. Pero el mismo saco sobre un suéter de cuello de tortuga y un par de jeans sirve para una cena familiar. 

Ahora, quienes prefieren ser más discretos pueden usar la misma idea con un chaleco a cuadros. Éste le pone un toque diferente al atuendo y se presta para llevarse con múltiples combinaciones.

En lo que se refiere a los festejos con amigos y con la familia se puede probar llevar el mismo traje oscuro con algo realmente llamativo en lugar de camisa o de corbata. Estamos hablando de una camisa de seda con estampados llamativos o un suéter de vivo colorido. A final de cuentas el propósito del atuendo festivo es salir de lo cotidiano y experimentar con otra faceta de su outfit, pues estos son días especiales que sólo ocurren una vez al año.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad