Si en tus próximos planes para vacacionar está un viaje al extranjero, no dejes de considerar estas ciudades que poseen atractivos naturales y amenidades de clase mundial, razón por la cual se han convertido en las más visitadas de Canadá y destinos consentidos de los viajeros mexicanos y europeos.

 


Si deseas descubrir dos ciudades espectaculares y con atractivos para todas las edades, debes conocer Vancouver y Whistler, en el distrito de la Columbia Británica. Mientras Vancouver es una ciudad cosmopolita, Whistler es un destino ideal para los amantes del deporte. Visitar ambas en el mismo viaje será una combinación ideal.

 

Explorando Vancouver
Vancouver es una ciudad como ninguna, repleta de zonas verdes, fabulosa arquitectura, arte, gastronomía, montañas cercanas y la costa del mar. La maravilla de este destino es la facilidad con la que se pueden combinar las aventuras al aire libre con las actividades citadinas. Sin duda es ideal para visitar en familia, en plan romántico o de aventura. Aquí algunos de sus principales atractivos.

 

Disfruta de la naturaleza

Parque Stanley
Uno de los atractivos más conocidos de Vancouver es el Parque Stanley. Con 27 kilómetros cuadrados de extensión, es el centro neurálgico de la ciudad, considerado sitio histórico de Canadá. En este parque los habitantes y los visitantes realizan una gran variedad de actividades como atletismo, ciclismo, tenis y deportes acuáticos, durante todas las épocas del año. En este sitio también existen muy buenos restaurantes, paseos en carruajes tirados por caballos, un minitren y el acuario más grande de Canadá.

 

Parque y puente colgante de Capilano
Disfruta las mejores vistas de los bosques canadienses en este parque, el cual cuenta con tres fabulosos puentes que quitan el aliento, tanto por su altura como por sus paisajes: el Puente Colgante Capilano, la Aventura en las Copas de los Árboles y el nuevo Cliffwalk. El primero, abierto desde 1889, ofrece una de las mejores experiencias del destino. Los visitantes pueden recorrer este puente de 137 metros de extensión, a una altura de 70 metros, mientras observan el bosque canadiense en todo su esplendor. Por si fuera poco, un río pasa por debajo. El segundo, la Aventura en las Copas de las Árboles, lleva a los visitantes a una travesía a más de 30 metros de altura, en siete puentes suspendidos que se encuentran unidos a las copas de los árboles. El tercero, el Cliffwalk, es el puente más extremo de todos ya que es el más estrecho y rodea los árboles con una vista hacia el precipicio. Sin duda, es una gran experiencia para visitantes de dos a 90 años de edad. En estos recorridos se pueden solicitar guías para conocer más acerca de este importante ecosistema.

 

Paseo y compras

Calle Robson
En el centro de la ciudad se encuentra uno de los más antiguos corredores comerciales de Vancouver: la calle Robson, ideal para caminar y descubrir sus tiendas, galerías de arte, restaurantes, cafés y hasta una pista de hielo durante invierno. En la calle se encuentra la tienda departamental Nordstrom, el centro comercial Pacific Centre y fabulosas boutiques con artículos típicos canadienses como miel y dulces de maple.

 

Chinatown
Vancouver cuenta con una vibrante comunidad china, que se estableció desde 1890. Se trata de la tercera comunidad china más extensa de Norteamérica, después de Nueva York y San Francisco. Camina por sus calles y descubre tiendas de especialidades, restaurantes de comida auténtica, boutiques de pan, boticarios y locales de ropa vintage. Completa la visita en el Jardín Chino del Dr. Sun Yat-Sen, un lugar fabuloso que te transportará al país del sol naciente gracias a sus árboles miniatura, su vegetación característica, sus jardines zen y sus pagodas.

 

Gastronomía

Isla Grandville
Ninguna visita a Vancouver estaría completa si no se conoce la Isla Grandville, lugar preferido por los visitantes. Aunque técnicamente no es una isla, este barrio es un importante centro gastronómico y cultural. Su atractivo principal es el mercado, donde se puede encontrar una gran variedad de alimentos frescos, panes recién horneados, pasteles, productos gourmet, charcutería, quesos, carnes, mariscos, vinos, cafés, tés y helados. Se puede recorrer a pie o contratar uno de sus famosos tours gastronómicos para degustar diferentes platillos. Al salir del mercado, un paseo en ferry es idóneo para terminar de recorrer toda la zona.

 

Aventuras en Whistler
A tan sólo una hora y 40 minutos de Vancouver se llega a un paraíso para los amantes de las aventuras. Se trata de Whistler, un pintoresco pueblito, preferido por los amantes del esquí, en el invierno, y de los deportes extremos —como bicicleta de montaña y tirolesas—, en el verano.

 

Deportes por doquier

Whistler cuenta con dos montañas principales donde se puede esquiar y practicar snowboard, mientras que en el valle se puede practicar una gran cantidad de deportes de verano, como bicicleta de montaña, caminata, kayak, canoa, golf y pesca, así como actividades de descanso en playas, lagos y spas.

 

Parque de bicis
El Bike Park, o Parque de Bicis, en la montaña es una de las principales atracciones para quienes quieren practicar bicicleta de montaña y bajar a toda velocidad entre los árboles. Las pistas de esquí utilizadas en el invierno son las que también usan las bicicletas de montaña para bajar en verano y otoño, por lo cual permanecen abiertas hasta octubre.

 

Esquí en nieve
A partir noviembre las montañas de Whistler y Blackcomb se llenan de nieve para recibir a los miles de esquiadores que disfrutan recorriendo sus 33 kilómetros cuadrados de pistas, ya sea con esquís o con snowboards. Este lugar es el paraíso de los deportes invernales ya que además del esquí hay otras actividades invernales, como paseo en trineo y motonieve.

 

Para los más extremos

Para quienes prefieren los deportes extremos y las alturas, en este destino se pueden practicar desde tirolesas y saltos en bungee hasta viajes en helicóptero.

 

Salto en bungee
El Whistler Bungee ofrece una experiencia llena de adrenalina con el brinco de 50 metros de altura sobre el Río Cheakamus, mientras que los viajes en helicóptero también son una experiencia fabulosa pues vuelan sobre las montañas, los lagos y los bosques de Whistler.

 

Aventura en tirolesa
Las tirolesas Superfly Ziplines constituyen otra aventura fabulosa en el destino ya que los visitantes tienen la oportunidad de sentir que están volando por los aires como pájaros a toda velocidad en sus cuatro tirolesas: una que es la más larga del mundo, de un kilómetro de longitud; otra a 150 metros de altura; una más que alcanza 100 kilómetros por hora de velocidad, y la más tranquila para tomar fotografías y recordar siempre esta aventura.

 

Tiempo de rélax

Pasea por el pueblito
Para quienes no desean llevar a cabo actividades deportivas, Whistler tiene atractivos para relajarse y disfrutar la naturaleza. En el pueblito se pueden realizar compras en exclusivas y pintorescas boutiques y se puede pasear por sus calles tranquilamente. Además, en el village (como es llamado por los lugareños) se organizan diferentes actividades todas las semanas: conciertos de música, actividades al aire libre, presentaciones artísticas, festivales de salud y bienestar, proyección de películas, venta de productos locales, etcétera.

 

Scandinave Spa
A pocos minutos del pueblito se encuentra el Scandinave Spa, el cual ofrece una experiencia única de relajación con las mejores vistas al bosque. Aquí se puede elegir entre los diferentes tratamientos de masaje y sus jacuzzis, sus refrescantes cascadas de agua fría, su sauna, su vapor de eucalipto y sus numerosos lugares para la contemplación y la meditación. Ésta es, sin duda, una experiencia súper relajante.

 

Nota

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: tudosisdiaria.com.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad