Se acercan las vacaciones de invierno, un momento privilegiado para salir de viaje y disfrutar las fiestas de fin de año. Sin embargo, muchas personas que tienen mascotas, especialmente perros, se preguntan qué hacer con ellas durante esos días. Si ése es tu caso, no te agobies y sigue estas recomendaciones.

 

Si piensas salir de vacaciones y no sabes qué hacer con tu perro —dejarlo con un amigo o con un familiar o encargarlo en una pensión—, te sugerimos algunas opciones para que convivas con él estos días.

Si tu viaje lo harás en avión, debes tener un plan por lo menos con un mes de anticipación, ya que deberás conseguir una jaula para transportar a tu mascota. Lo ideal es que sea lo suficientemente grande para que tu perro pueda viajar cómodamente. La jaula debe tener buenos seguros. Te recomendamos que cambies los broches que vienen de fábrica por unos tornillos, con la finalidad de que no pueda abrirse; también es muy importante que al gancho que sujeta la puerta le adaptes un candado, ya que ha habido incidentes en los que la jaula se abre y el perro escapa.

La jaula debe contener una cobija, ya que el área de transporte de equipaje y animales suele ser muy fría. Si puedes, adapta una manta oscura en la reja de la puerta para que el animalito no se asuste cuando es subido al área de carga.

Existen algunas compañías aéreas que permiten el acceso de los animales a bordo del avión, con la condición de que sean de talla pequeña y bien resguardados en sus jaulas.

Al comprar tus boletos de avión, debes presentar un certificado de salud de tu mascota y su carnet de vacunación actualizado. Regularmente el pasaje del animalito costará lo mismo que el que se debe pagar por un infante. Si es posible pídele a tu veterinario que le recete un tranquilizante, que deberás darle por lo menos una hora antes del vuelo.

Si viajarás en auto, lleva unas mantas para cobijarlo, sobre todo si lo harás de noche o de madrugada. También lleva un recipiente con agua y un pozuelo para que pueda beber durante el viaje, así como comida, de preferencia en sobrecitos o en lata. Si tu recorrido va a ser muy largo, procura hacer paradas en pueblitos o lugares de descanso (gasolineras, tiendas, restaurantes) donde puedas bajar al perro para que estire las patas y haga sus necesidades. No olvides ponerle su collar y su correa, pues podría perderse.

Cubre tus asientos con un plástico y una manta, porque, aunque tu perro esté acostumbrado a viajar en auto, un viaje largo puede provocar que se maree y vomite. Y no olvides amarrarlo al asiento. Cerciórate de que siempre vaya en el asiento trasero, sujeto con una pechera, que puedes adquirir en tiendas de accesorios para mascotas, la cual se sujeta al cinturón de seguridad. Nunca bajes el vidrio más allá de una tercera parte, ya que si asoma la cabecita o el cuerpo puede ser peligroso, pues podría pasar un auto y golpearlo, o salirse del coche.

Investiga sobre hoteles pet friendly. En varios lugares ya existe esta opción para que en tu cuarto duerma contigo tu perro. Cuentan con espacios para que convivas con él y ofrecen el servicio de paseo amigo. Puedes adquirir su comida en el propio hotel y hasta hay algunos que tienen spa para ellos, lo cual te dará la oportunidad de visitar sitios donde no puedas llevarlo, confiando en que lo están cuidando en el hotel.

Pero si no vas a salir de viaje y quieres pasar momentos agradables con tu mascota, también existen lugares pet friendly en la ciudad: el Parque España, el Parque América, el Parque Hundido, el Parque Miraflores, el Parque Xicoténcatl, el Parque Líbano, el Parque Alameda Nápoles, el Parque Condesa, el Parque Arboledas del Valle, el Parque Naucalli, etcétera. En estos lugares las secciones especiales para los perros están cercadas, poseen varios juegos y en algunos organizan diversas actividades para ellos.

Si quieres tomar un cafecito o comer algo te recomendamos que te des una vuelta por estos parques, donde encontrarás varios restaurantes en los que no sólo permiten el acceso de tu mascota, sino que puedes encontrar deliciosos bocadillos preparados especialmente para ellos.

Lo importante es que las vacaciones ya no sean motivo de separación entre tu mascota y tú y que no tengan que padecer la angustia dejar de verse esos días.

 


 

* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad