Las vacaciones de verano representan una oportunidad inmejorable para salir de paseo y escapar de la rutina. Pero esta vez quiero invitarte a que hagas un viaje distinto, que no requiere reservar avión o autobús, buscar disponibilidad en los hoteles o hacer maletas. ¿De qué se trata? ¡De un viaje al espacio! Así como lo oyes…

¿Qué tan familiarizado estás con el espacio exterior y lo que contiene? Aquí te van unos cuantos datos para despertar tu curiosidad y para animarte a realizar este viaje.

Aunque no existe información precisa sobre el tamaño del universo, se calcula que puede tener un diámetro de unos 93,000 millones de años luz, considerando el límite visible desde la Tierra en cualquier dirección. Estas cifras son casi incomprensibles para nuestra mente, pero para darnos una idea imagina que pudiéramos viajar en una nave a la velocidad de la luz, es decir, que pudiera dar siete veces la vuelta a la Tierra en un segundo; pues bien, esa nave tardaría 93,000 millones de años en cruzar el universo.

En el asombroso tamaño del cosmos hay más de 100,000 millones de galaxias, las cuales agrupan familias de estrellas. El Sol, por ejemplo, es la estrella que se encuentra en el centro de un sistema en el que se mueve la Tierra, y forma parte de una galaxia llamada Vía Láctea, la cual posee unos 300,000 millones de estrellas. El cálculo del número de estrellas del universo arrojaría un número fabuloso: un 1 seguido de 22 ceros. No por nada Carl Sagan decía: “El número total de estrellas en el universo es mayor que todos los granos de arena en todas las playas del planeta Tierra”. Y ya ni hablar del número de planetas. Tan sólo en nuestra galaxia, se calcula que hay 160,000 millones de planetas, cientos de miles con condiciones similares a las de la Tierra y, por lo tanto, potencialmente habitables. ¿Qué misterios podrían encerrar?

Pero seguramente ya quieres saber cómo podemos emprender el viaje a este maravilloso cosmos. Algunas sugerencias muy sencillas: organiza una visita a un planetario (en la Ciudad de México, por ejemplo, los hay en el Universum y en el Instituto Politécnico Nacional); visita un observatorio astronómico (los hay en diversos estados y universidades); consigue un telescopio y disfruta el espectáculo del cielo por tu propia cuenta; acampa a cielo abierto y deléitate con el espectáculo de una noche estrellada; lee algún libro sobre este tema, como Un punto azul pálido: una visión del futuro humano en el espacio, de Carl Sagan; busca videos e internet sobre el tema y navega en sitios web especializados (hay una infinidad de recursos), como www.lanasa.net, www.worldwidetelescope.org y www.nationalgeographic.es/espacio. En fin, opciones hay muchas, sólo es cuestión de que te decidas a emprender el viaje. ¡No te arrepentirás!

 

Cordialmente,

Luis Arturo Pelayo

Director Editorial

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad