Texto: Mariana Ruiz Montell.

Fotos: Gabriel González Torres.


Con el objetivo de dar a conocer la historia del café, mostrar su proceso de producción y disipar los mitos en torno a esta legendaria bebida, en el año 2006 se creó el Museo El Café-tal Apan, ubicado en Coatepec, Veracruz, un espacio único para conocer una finca cafetalera y degustar un exquisito y aromático café.

 

Cuando viajamos a Veracruz hicimos un ajuste en nuestro itinerario e incluimos al Museo del Café en Coatepec. Pensé que era una buena oportunidad para conocerlo, sobre todo porque había escuchado comentarios positivos de parte de muchos amigos.

Tuvimos la suerte de que uno de los integrantes de la familia Apan, fundadora del museo, nos guiara durante el recorrido. Con un trato cálido, Arturo Apan nos llevó a un cafetal rodeado de enormes árboles y plantas. Ahí nos sentamos en unos troncos húmedos mientras escuchábamos el intenso canto de las cigarras. Al mismo tiempo, Arturo nos habló acerca del origen del café, cómo se cultiva, los diferentes tipos de plantas que existen, su tiempo de producción, etcétera. En los senderos de este santuario del café se pueden observar las diversas especies de flora y fauna que habitan en la finca.

Todo comenzó en 2003 con una pequeña cafetería, que actualmente sigue en pie, cuando la familia Apan se percató de que existía una buena oportunidad de negocio en la industria cafetalera y decidió poner al alcance de miles de personas un excelente producto, buscando que los mejores granos se quedaran en nuestro país y no fueran exportados. De esta manera buscaron el mejor café de los pequeños productores de la región y les pagaron un buen precio por su mercancía, ayudando de ese modo al desarrollo de las comunidades.

La finca, que forma parte del recorrido del museo, fue adquirida en 2004. Pero como en ocasiones su producción no es suficiente, se apoyan en pequeños productores que ofrecen su café. La familia Apan paga un precio más alto del que se paga en el mercado con la única condición de que el grano sea variedad arábiga típica, proveniente de las mejores plantaciones de la región, y que cumpla con todos los estándares de calidad.

La idea de hacer un Museo del Café surgió después de que don Cuauhtémoc Apan (padre de Arturo) viajara a Argentina en 2005, donde visitó el Museo del vino, y pensó que sería maravilloso crear un espacio interactivo dedicado sólo al café para que los habitantes de la región y los turistas tuvieran información sobre la producción del café y aprovecharan la oportunidad de disfrutar un momento agradable en medio de la naturaleza.

El Museo El Café-tal Apan, único en su tipo en Veracruz, abrió sus puertas en 2006, aunque no fue una tarea sencilla. Según Arturo, “la gente se preguntaba cómo iba a sobrevivir un museo del café, cuál sería su contenido, cómo pretendíamos hacer algo relevante con un producto que actualmente ya no tenía mucho valor monetario. Mi padre, un hombre de muchos valores, fe y buena visión, nos enseñó a sus tres hijos que sí se pueden hacer las cosas siempre que se les ponga mucho esfuerzo y dedicación.” Con esta actitud ejemplar, la familia Apan ha obtenido resultados muy gratificantes.

El proceso de cosecha y producción del café es todo un arte. Para Arturo, “beber un buen café implica conocer cómo llega desde su planta hasta nuestro paladar”. Una vez que se siembra la planta, transcurren tres o cuatro años para que se desarrolle. Después del proceso de floración (de abril a mayo) el café tiene la apariencia de un fruto verde que va madurando poco a poco hasta que se convierte en lo que se conoce como “café cereza”. El corte se realiza entre diciembre y enero, pero se procura cortar sólo los frutos rojos para que los verdes no afecten el sabor de la taza de café. Una vez cosechado, pasa al proceso de despulpado, el cual consiste en quitar la cáscara roja que cubre el grano, para luego pasar a los tanques de fermentación, quitar las mieles y los mucílagos, y ser lavado. Después el café se seca en planillas expuestas al sol durante cinco o seis días. Si el clima no lo permite, se utiliza una máquina secadora que con aire caliente le quita la humedad del grano. Una vez realizado este proceso, el café pergamino pasa a la máquina morteadora, encargada de quitar la cáscara amarilla para dejar el grano verde, que es el que se va a tostar.

Arturo explica que el tueste es muy importante. En su finca optan por un tostado claro porque no carameliza los aceites del café y conserva sus propiedades benéficas y el equilibrio de su sabor. Por último, viene el molido, que puede hacerse al gusto de cada persona.

El Café-tal Apan se distingue por su calidad, eficiencia, capacidad de servicio y compromiso social. Todos sus procesos son estrictamente vigilados para no causar daños al medio ambiente. El museo y la empresa del café se sostienen gracias el trabajo de la familia, y su crecimiento es posible gracias a los visitantes, los colaboradores y los pequeños productores.

Los fundadores de este hermoso proyecto buscan que a través de la visita al museo comience a generarse en niños, jóvenes y adultos un cambio en la cultura de tomar un buen café.

Finalmente, cerramos nuestro recorrido con broche de oro: deleitamos nuestros paladares con una deliciosa taza de café.

 

Ubicación

Museo del Café, El Café-tal Apan

El grande, km. 4, Carretera Las Trancas

(en el entronque a Mahuixtlán)

Coatepec, Veracruz

Tels. (228) 816-5390 y 816-6185

 

NOTAS:

  • Se dice que las primeras semillas del café llegaron al continente americano a principios del siglo XVII. Originario de Etiopía, este cultivo pasó a Egipto, y de la Península Arábiga al resto de Europa. Fue introducido a México hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX. Actualmente son varios los estados que cultivan café en nuestro país, siendo los más destacados Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca.

 

  • Aunque a nivel mundial México ocupa uno de los primeros lugares como país productor, posee uno de los consumos más bajos debido a la falta de una cultura del café, pues muchas personas desconocen las propiedades benéficas de este producto y piensan que la cafeína altera el funcionamiento de nuestro organismo

 

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad