Orlane Mercado

Poseer una loción o un aroma, hoy en día, parece muy normal. Sin embargo, fue apenas a principios del siglo XX que las mejores creaciones de los maestros perfumistas —o “narices”— se pusieron al alcance de todos, pues antes usar perfume era un privilegio reservado a la aristocracia. ¿Conoces la fragancia adecuada para ti?

La idea de que envolverse en una estela de aroma permite distinguir a quien es un caballero sigue vigente en el inconsciente colectivo. Y es cierto que un hombre que acostumbra usar loción, como otro accesorio de su imagen, se distingue de uno que no lo hace.

Para los hombres terrenales

¿Puede existir un perfume con el aroma de la tierra? La respuesta es sí. De sus múltiples fragancias, características todas, por su fuerte personalidad, Hérmes cuenta con un aroma masculino cuya inspiración es la esencia de la tierra. Su nombre: Terre. Agua y tierra, toda una travesía a través de los elementos, es lo que se puede esperar de esta fragancia que en sí misma es un reencuentro con la naturaleza. A ese particular aroma de la tierra cuando es bañada por el agua, provocando un frescor que es la esencia de la vida, un olor primitivo pero sumamente placentero, se suma el aroma de la naranja amarga y varias notas amaderadas que hacen de Terre un auténtico diálogo entre la calidez de la tierra y la frescura del agua. Un aroma ecológico pero elegante para quienes buscan volver al origen.

Sólo para deportistas

Generalmente las fragancias que califican como sport eran de un carácter menos serio que los perfumes formales. Sin embargo, existen deportes que son propios del círculo aristocrático, como el polo, las regatas, la esgrima o el golf, entre otros. Estas actividades han servido de referencia a la casa Loewe para crear una colección de aromas masculinos exclusivos: cuatro aromas que representan, cada uno, a un deporte de caballeros. El primero, Loewe pour Homme Sport, del cual es embajador Javier Hernández, campeón de canotaje. Le sigue Esencia de Loewe Sport, representado por Iñaki Osa, as del jai alai. Luego tenemos a Solo Loewe Sport, de quien es rostro Arturo García, invencible atleta en el tiro con arco. Terminamos con Jordi Bargalló, indiscutible vencedor en el hockey, quien da vida a 7 Loewe Sport.

Este concepto, un tanto retro, es el marco para descubrir un cuarteto de fragancias insospechadas. Así es como la primera, Loewe pour Homme Sport, es protagonizada por los aromas del pomelo y la pimienta, que al mezclarse con el aroma de la lavanda y la albahaca captan los olores del Mediterráneo. La  Esencia de Loewe Sport, por su parte, es un perfume energizante, que se caracteriza por sus notas frutales, como la mandarina, las cuales se funden con un fondo intenso como el ámbar. Una sinfonía de olores como el de la pimienta, el romero, la lavanda o el pachulí son el acorde aromático de Solo Loewe Sport. Por último, una fragante estela de menta acompañada de nerolí y el aroma del incienso, entre otros ingredientes, son la identidad de 7 Loewe Sport.

Estas cuatro  fragancias juegan con sus similitudes y sus diferencias para ir desde lo clásico hasta lo audaz en sus distintas cadencias. Todas invitan a enfrentar el nuevo reto de cada día con el dinamismo de un campeón y la clase de un caballero.

Sofisticación y misterio

Pero no todos los hombres buscan un aroma que los conecte con la naturaleza o que despierte el deportista que llevan dentro. Algunos sencillamente quieren un aroma sofisticado como Dior Home, una fragancia compleja, fresca pero muy elaborada. El aroma de la flor del iris se fusiona con el olor del limón y el vetiver. Las notas de fondo son de vainilla combinada con otras maderas. El resultado es un aroma para un hombre de mundo que gusta de envolverse en un aura de misterio.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad