Carlos Cuauhtémoc Sánchez

 

 

¿Qué le vas a regalar a tu esposo o a tu esposa el día de tu boda? ¿Has pensado que un “mapa sexual” limpio puede ser el mejor obsequio que jamás podrías imaginar? Carlos Cuauhtémoc Sánchez, autor de la novela Juventud en éxtasis, te invita a reflexionar acerca de la importancia de valorar la sexualidad en su justa dimensión.

Como autor de Juventud en éxtasis, uno de los libros más conocidos y controversiales sobre sexualidad, he recibido tantas felicitaciones y testimonios positivos, como ataques y ofensas. Es de esperarse. Juventud en éxtasis pone el dedo en la llaga en una sociedad a veces polarizada y a veces confundida. ¡Los jóvenes, inmersos en la era de la información y ante tantas posturas contrapuestas, están perdiendo la capacidad para decidir (no en sentido absoluto, sino estrictamente personal) qué está bien y qué está mal para ellos! Tienen tanto temor al rechazo que se ponen la camiseta de equipos contrarios y juegan tanto para un lado como para el otro, guiados por el ruido transitorio de los porristas que mejor escuchan. Pero en materia de sexualidad no podemos darnos el lujo de ser volubles o acomodaticios. Conviene saber lo que queremos y luchar por conseguirlo.

Conocí a un joven que, a pesar de la corriente en contra, realizó un acto digno de profunda admiración. Imagina la escena: él y su esposa estaban en el altar; se acaban de casar. Antes de tocar la marcha nupcial de salida, él tomó el micrófono, desdobló un papel y le leyó esta carta a ella: “Mi amor. Antes de que te conociera, yo sabía que vivías en algún lugar. Muchas veces, por las mañanas, cuando salía a correr al parque, imaginaba que estabas haciendo ejercicio también en otro parque. Más tarde, durante mis estudios y mi trabajo cotidiano, me esforzaba pensando en que todo lo que yo hacía era para ti. Cuando tenía la oportunidad de vivir un romance erótico con alguna chica, prefería detenerlo. ¿Con qué cara te iba a explicar mi promiscuidad sólo porque tú no estabas cerca? Mi sexualidad era tuya de antemano. Yo sabía que, si algo tenía que reservarte, era eso. No había nada en mi persona más íntimo y secreto… Y era precisamente la intimidad física lo que haría tan especial nuestra unión. Así que, amor, esto es lo que guardé para ti: un mapa sexual limpio en el que sólo tú harás trazos. No deseo tener más líneas que las tuyas, ni más figuras que las que pongamos juntos. No fue fácil conservar esta parte de mí, intacta, pero quise dártela como regalo. Te lo mereces. Eres mi esposa. La mujer de mi vida. Desde hace mucho tiempo decidí ser tu mejor amigo y tu mejor amante…”

La lectura de la carta provocó un silencio imponente. Se abrazaron ante la vista atónita de los invitados y luego salieron tomados de la mano.

¡A eso me refiero cuando hablo de tomar decisiones en el ámbito sexual y luchar por ellas! ¿Qué le vas a regalar a tu esposo o a tu esposa el día de tu boda? ¿Has pensado que un “mapa sexual” limpio puede ser el mejor obsequio que jamás podrías imaginar? Existe una conexión directa entre tu mente y tu sexualidad. Al casarte, quieras o no, llevarás a tu lecho conyugal un combo en el que amalgamas toda tu esencia, incluyendo los fantasmas de tus eventuales encuentros sexuales del pasado. Quizá no quieras meter basura a tu matrimonio. O al menos quizá quieras leer Juventud en éxtasis, sentarte a pensar en tus alternativas y tomar las mejores decisiones para ti. Te lo debes... y tu pareja futura lo merece.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad