Para quienes tienen la oportunidad de hacerlo, navegar es una experiencia fascinante. A continuación te presentamos algunas de las costas más famosas del mundo por su belleza y su oferta turística para la navegación.

 

Escritores, filósofos, pintores y artistas de toda índole se han lanzado a la conquista de los siete mares para inspirarse. De igual modo, miles de aventureros se han arrojado a conocer el mundo en una embarcación, con la finalidad de sumar experiencia, aventura y tener tiempo de reflexionar sobre la vida. El placer de llegar a puerto es uno de las mejores sensaciones de los navegantes, quienes pueden pasar días, semanas o meses en sus travesías marítimas.

 

Islas Baleares

Este conjunto de islas, ubicadas frente a la costa mediterránea de España, son perfectas para los amantes de veleros, catamaranes o yates, sobre todo entre la primavera y el otoño, cuando las aguas del Mar Mediterráneo están en calma y son cristalinas.

La ruta puede recorrerse con tranquilidad, disfrutando de la corriente y anclando en las islas del archipiélago para explorar sus playas y puertos, como Palma de Mallorca o Ibiza, donde se pueden disfrutar excelentes vistas desde la costa y gozar el ambiente vital de las ciudades.

Además de las maravillas naturales, la comida mediterránea de España ofrece una deliciosa variedad de platillos para los gustos más exigentes. Así que este destino tiene prácticamente todo.

 

Costa Azul

Al noreste del archipiélago de Islas Baleares se encuentra la Riviera Francesa, uno de los destinos de mayor élite y belleza en el mundo, debido a la suavidad de su clima y a la belleza de sus paisajes y ciudades.

El litoral mediterráneo del sureste francés es ideal para navegar e ir anclando en puertos y ciudades tan maravillosas como Saint-Tropez, Niza, Aviñón, Montecarlo, Mónaco y Cannes, sede de uno de los más afamados festivales de cine de todo el orbe.

Por ser uno de los centros mundiales del turismo y residencia de numerosas celebridades, la Costa Azul ciertamente es un destino costoso, pero sin duda navegar por sus cristalinas aguas y admirar sus coloridas ciudades es una experiencia única en la vida.

 

Mar Adriático

Este golfo, que forma parte del Mar Mediterráneo, se sitúa entre la península itálica y la península de los Balcanes, por lo cual cuenta con numerosos puntos por conocer y a los cuales se puede llegar en una embarcación.

La afamada guía Lonely Planet detectó al menos 15 ciudades alrededor del Adriático, entre Italia, Croacia y Eslovenia, a las que calificó como las más bellas del sur de Europa, varias de las cuales incluso pueden navegarse.

Venecia, en Italia, es una de las ciudades más atractivas por su arquitectura y por ser el punto de encuentro de una de las mayores escenas artísticas del mundo, así como por sus canales que atraen a millones de visitantes cada año. Dubrovnik, en Croacia, es la otra “gran joya” del Adriático, una ciudad medieval que maravilla, la cual se esconde detrás de una inmensa muralla que se puede rodear en una embarcación.

El ambiente bohemio de Trieste, en Italia; el romanticismo de Budva, en Montenegro; el misticismo medieval de Piran, en Eslovenia, y la historia y la belleza enclavadas en ciudades croatas como Rovinj, Bale y Zadar, son el aliciente de los navegantes que surcan el Adriático.

 

Grecia

La cuna de la civilización occidental hoy en día es un referente del turismo marítimo por los siete archipiélagos con los que cuenta el país, conformados por alrededor de 1,400 islas, de las cuales unas 300 están habitadas o habilitadas para ser visitadas.

Santorini, Mykonos, Rodas, Ítaca, Zacinto y las Islas Jónicas son sólo algunas ínsulas enclavadas en los mares griegos a las que se puede llegar navegando, las cuales tienen una amplia oferta de maravillas naturales, como playas paradisiacas e infraestructura turística para los navegantes.

Asimismo, navegar por el Golfo Sarónico, el Mar Egeo y el Mar Mediterráneo constituye una experiencia pletórica de historia y de mitología, al recorrer las mismas aguas por las que durante miles de años se han llevado a cabo épicas batallas, comercio e intercambio cultural.

Y además del bagaje histórico y cultural que ofrece cualquier rincón de este país, los navegantes pueden bajar de sus embarcaciones para tomar el sol en las blancas arenas de las islas griegas o para practicar algún deporte como buceo o kayak.

 

El Caribe

No sólo Europa cuenta con maravillosas costas para navegar. Sin duda, otra de las regiones más atractivas para los viajeros náuticos es el Caribe.

Esta zona del planeta, ubicada en la costa este de Centroamérica y en el norte del Cono Sur, es famosa por sus aguas turquesa, su arrecife de coral (el segundo más grande del mundo, que se extiende hasta las costas del sureste mexicano), sus playas de fina arena blanca y las ciudades y puertos coloniales que la rodean, varias con cascos antiguos situados en medio de murallas, que hace algunos siglos servían como protección contra piratas. 

Con más de 4,200 kilómetros de litoral, esta región ofrece una incontable oferta de playas, algunas inhabitadas, así como puertos y destinos llenos de cultura y diversión, y una vasta oferta gastronómica.

Colombia, México, Panamá, Jamaica, República Dominicana, Puerto Rico y Cuba son sólo algunos países que se pueden recorrer navegando por esta porción del mar.

Es importante tener en cuenta que la época de lluvias y de huracanes en este territorio se extiende de junio a noviembre, por lo cual no es recomendable navegar en esas fechas. No obstante, entre diciembre y mayo la región caribeña es un verdadero paraíso para cualquier tipo de recreación náutica.

 

El Pacífico Norte

Entre las múltiples joyas naturales de México se encuentra la costa del Pacífico, una extensión de litoral que se puede recorrer en embarcación para visitar paradisiacos destinos desde Chiapas hasta California, en el sur de la costa oeste de Estados Unidos.

Puertos y destinos como Huatulco, en Oaxaca; Acapulco e Ixtapa, en Guerrero; Manzanillo, en Colima; Puerto Vallarta, en Jalisco; la Riviera Nayarita, o Mazatlán, en Sinaloa; Los Cabos y Todos Santos, en Baja California Sur; Ensenada, en Baja California, y San Diego, en California, pertenecen a este litoral.

Los navegantes no sólo disfrutarán aguas de un color azul profundo, hermosas playas y destinos llenos de fiesta y tradición, sino que también podrán admirar algunos de los atardeceres más bellos del mundo.

Incluso en el trazo de su ruta hacia el norte, o hacia el sur, los navegantes pueden desviarse y adentrarse para recorrer el Mar de Cortés, un estrecho golfo que baña las costas de la península de Baja California, de Sonora y del norte de Sinaloa, al que Jacques Cousteau bautizó como “acuario del mundo”, por la diversidad de fauna marina que habita en él.

 

El Pacífico Sur

Hacia el sur, el Océano Pacífico también tiene mucho qué ofrecer a los amantes de la navegación. Basta con recorrer las costas de Australia, Nueva Zelanda, Nueva Guinea y la Polinesia Francesa, entre miles de islas que componen esta extensa región.

Estas islas ofrecen parajes impresionantes que han sido escenarios de grandes producciones cinematográficas por su esplendor y su magia.

Montañas de intensa vegetación, playas vírgenes, atardeceres y amaneceres espectaculares, iluminados con las más intensas tonalidades, además de una fauna marítima, vasta en tamaños y en colores, con aguas que van del turquesa al azul más profundo, constituyen sólo una pequeña parte de la oferta que tiene este paradisiaco territorio para sus navegantes. El problema con esta región es que, de acuerdo con diversas organizaciones, muchas de estas islas, como Tuvalu, están en peligro de extinción debido al cambio climático y a la elevación del nivel del mar.

 

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Heraldo de Mexico. Instagram: @jvanramos.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad