Viajar es una experiencia única en la vida. No importa el destino: cada viaje siempre deja vivencias memorables, y más cuando esta actividad se mezcla con una pasión, como el deporte.

 

Cada año, millones de personas viajan por todo el mundo para practicar algún deporte, disfrutar alguna competencia o visitar uno de los miles de estadios o templos deportivos más afamados.

El turismo deportivo ha cobrado cada vez mayor relevancia a nivel mundial, para atraer visitantes e impulsar las economías de los países. Sólo el Mundial de Futbol en Rusia atrajo a casi 200,000 viajeros a ese país y generó una derrama económica de más de 6,000 millones de dólares.

Hay eventos que son el máximo exponente del turismo deportivo y que, cada determinado tiempo, atraen religiosamente a miles de aficionados, como el Mundial de Futbol, que se celebró este año en Rusia y que se realizará en Qatar en cuatro años, o los Juegos Olímpicos, que celebrarán su próxima edición en Tokio, Japón, en 2020.

Sin duda, Estados Unidos es una de las mayores potencias en el orbe en cuanto a espectáculos deportivos. Esa nación ofrece una gran variedad de competencias: entre basquetbol, futbol americano, béisbol y hockey, entre muchos otros, con algunas de las mayores ligas en el mundo.

Y es que los estadounidenses han sabido mezclar como nadie el deporte con el espectáculo. Prueba de ello es el Super Bowl, la final de la liga de futbol americano profesional, que cada año atrae la atención de millones de asistentes en el mundo por la espectacularidad del juego y el show de medio tiempo, que en cada edición, desde la década de 1990, se esmera por traer a un artista de talla internacional.

La Serie Mundial de Béisbol, en el otoño; las finales de basquetbol de la NBA, o los tazones del futbol colegial, de diciembre a enero, son sólo algunos de los eventos que generan una importante atracción de turistas en Estados Unidos.

 

Mosaico deportivo

Pero las opciones no terminan aquí. Otras competencias también son el pretexto para que miles de fanáticos emprendan un éxodo mundial a distintos destinos, como el Tour de France, que congrega a los amantes del ciclismo en diversos poblados franceses para ser testigos de una de las mayores pruebas de esfuerzo físico.

Los fanáticos del tenis tienen en el Abierto de Australia, el Roland Garros, el Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos el pretexto para emprender una peregrinación cada año a los campos sagrados del llamado “deporte blanco”.

El automovilismo es otra disciplina que mueve fanáticos por todo el mundo, con circuitos en 41 países de todos los continentes y prácticamente todo el año. Un deporte que anualmente genera millones de dólares y que cada día gana más adeptos dispuestos a tomar un avión para oír el estruendo de los motores sobre la pista.

El rugby es otra competencia que está sumando cada vez más fanáticos. Además de ser un deporte apasionante, permite a los aficionados conocer lugares lejanos y espectaculares, ya que las mejores ligas se encuentran en naciones como Inglaterra, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelada y Argentina.

Asimismo, las competencias de atletismo son una excusa para conocer nuevos rincones del planeta, como el Campeonato Mundial de Atletismo que, cada dos años, busca una nueva sede para reunir a los mejores atletas del planeta en una verdadera fiesta deportiva. Londres, Inglaterra; Beijing, China; Moscú, Rusia; Daegu, Corea del Sur; Berlín, Alemania; Osaka, Japón; Helsinki, Finlandia; Saint-Denis, Francia; Edmonton, Canadá, y Sevilla, España, son las últimas sedes del evento que, el próximo año, se realizará en Doha, Qatar.

 

El deporte más amado

Para los amantes del futbol, el deporte con más seguidores a nivel global, hay una larga lista de destinos para disfrutar la emoción que ofrece este juego, principalmente en Europa y en Sudamérica.

Ligas de futbol europeas, como las de España, Italia, Inglaterra, Alemania y Francia, tienen los niveles más altos de este deporte y algunos de los mejores equipos en todo el planeta.

Pero sin duda la mayor competencia y la más espectacular es la Champions League, donde los mejores clubes del viejo continente disputan cada año una de las copas más codiciadas.

Estos encuentros, principalmente la fase final, constituyen una de las experiencias deportivas más impresionantes en el mundo. Casi 400 millones de personas en decenas de países ven estos encuentros por televisión, y cientos de miles viajan a Europa para ser parte de ellos. Tan sólo en los últimos años la derrama económica para las ciudades sede de la final ha superado los 50 millones de euros.

En Sudamérica, Argentina y Brasil son dos de los destinos favoritos de los amantes del futbol, ya que constituyen el semillero de algunos de los mejores jugadores del mundo y poseen aficiones que garantizan toda una experiencia en las gradas y en los alrededores de los estadios.

 

Para turistas activos

Además de los viajeros espectadores, hay miles de personas que cada año buscan realizar su actividad favorita en otro país.

Los maratonistas, por ejemplo, viajan por el mundo en busca de nuevas carreras o para participar en las más afamadas, como los maratones de Nueva York, Chicago, París, Londres, Roma y Tokio.

Quienes también buscan destinos nuevos por recorrer son los senderistas, que encuentran su pasión en rutas como el Sendero de las Cimas, en la costa del Pacífico de Estados Unidos; el famoso Camino de Santiago, al sur de Francia y el norte de España; el Parque Nacional de las Torres del Paine, en Chile, o las montañas Simien en Etiopía.

El surf y el buceo también ofrecen la oportunidad de viajar por el mundo para encontrar las mejores playas y costas en las cuales practicar estos deportes acuáticos. Las costas del Océano Pacífico en Estados Unidos y México, las islas de Hawái, los arrecifes en Australia y en el mar Caribe, y el extremo sur de África, en Ciudad del Cabo, son sólo algunos de los destinos más buscados para practicar estas disciplinas.

Y si de deportes de invierno se trata, países como Canadá, Estados Unidos, Suiza, Francia, Noruega, Rusia, China y Japón son la mejor opción para los amantes del esquí, el snowboarding, el hockey y trineo, entre otros.

El mundo es una pista, una cancha, y sólo bastan una maleta, el equipo y la pasión suficientes para emprender la aventura.

 

México es potencia

En los últimos años, México ha destacado como uno de los países con mayor atracción por el turismo deportivo. La llegada de la F1, la NBA y la NFL, entre otros, ha dejado al país una derrama económica de más de 18,500 millones de pesos, sólo el año pasado.

La Secretaría de Turismo ha señalado que el mundo está volteando a ver al país por la calidad de los eventos que ha realizado, como el Gran Premio de México, que durante tres años ha sido reconocido como el mejor circuito de la F1 en todo el mundo.

La NFL extendió el contrato que tenía con México para traer más juegos de temporada regular al país durante tres años más, lo que muestra la confianza que esta liga le tiene a la afición mexicana.

Además, la NBA y la Major Baseball League también han optado por traer cada vez más partidos a territorio nacional.

Asimismo, México ganó, junto con Estados Unidos y Canadá, la sede del Mundial de Futbol 2026, por lo que el Estadio Azteca, el mayor recinto deportivo nacional, será el primero en recibir tres inauguraciones de Copa del Mundo.

Sin lugar a dudas, nuestro país se ha convertido en uno de los principales destinos turísticos a nivel global, y ahora, con los eventos deportivos, la promesa es que México siga creciendo y se convierta en potencia de la región.

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Insurgente.

  

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad