La mezcla de creencias, tradiciones, doctrinas, pensamientos e, incluso, sabores y ritmos, ha traído como consecuencia la conformación de pueblos y ciudades sincréticos, ricos en cultura e historia, lo cual los convierte en destinos atractivos para visitar. En este artículo te presentamos los más importantes.

 

 

El sincretismo cultural es la mezcla entre distintas sociedades, fenómeno que puede apreciarse en regiones como América Latina, donde la tradición precolombina se fusionó con la tradición hispánica tras la Conquista.

México es un claro ejemplo de sincretismo cultural. Destinos como Oaxaca, Chiapas, Michoacán, Guerrero, Veracruz y Ciudad de México son ideales para apreciar la mezcla de culturas en la arquitectura, en la gastronomía y en las tradiciones.

Las fiestas patronales, la Semana Santa, el Día de Muertos o los solsticios son épocas ideales para viajar a destinos como Oaxaca, San Juan Chamula, Morelia, Taxco, Tlacotalpan y Xochimilco, por citar algunos, para ser testigos de la fusión de tradiciones ancestrales con una historia más reciente.

La cocina mexicana, considerada Patrimonio de la Humanidad, también es un ejemplo de sincretismo por la mezcla de ingredientes provenientes de distintas partes del mundo con alimentos originarios del país.

Este fenómeno se expande casi por toda la región latinoamericana. En Guatemala, el sincretismo puede apreciarse sobre todo en la religión, que si bien ha adoptado el catolicismo traído por los españoles, guarda ritos ancestrales mayas, como el politeísmo. En varias iglesias, como la de Chichicastenango, se levantan diversos altares con santos que, en realidad, son deidades mayas, a las que los nativos rinden culto. Un caso emblemático es el del Maximón, también conocido como el Gran Abuelo, un ídolo pagano que se venera en la región de Atitlán donde la gente lo visita, le reza, lo pide para tenerlo en su casa un tiempo y le organiza fiestas, además de ponerle ofrendas a cambio de protección o de algún milagro.

Algo similar ocurre en Cuba, donde el catolicismo y la religión yoruba dan vida a distintos ritos conocidos como santería, los cuales se pueden apreciar en una visita a La Habana, a Santiago o, más aún, a alguna provincia de la isla.

En Cuba, durante siglos, los esclavos fueron castigados si se les veía practicando alguna de sus creencias, lo que propició la búsqueda de ritos variantes asociados a la fe católica. Una de las deidades más veneradas en la isla era Ochún, diosa de la feminidad, de la sexualidad y de los ríos, que, tras la llegada de los españoles y como consecuencia del sincretismo religioso, comenzó a ser venerada con la representación católica de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

Colombia, Ecuador y Perú son naciones donde el sincretismo cultural es apreciable en sus calles, en sus templos, en su religión, en su arquitectura, en su arte y en su gastronomía. El mestizaje entre el cristianismo y las religiones precolombinas ha dado como resultado incontables celebraciones y cultos en la región conformada por estos países.

Brasil, en especial una de sus fiestas más emblemáticas a nivel mundial, es una de las muestras más claras de sincretismo cultural en América Latina. El Carnaval de Río, festividad a la que cada año acuden millones de personas de todo el planeta, mezcla los ritos paganos de la fiesta como inicio de un ciclo, con la tradición cristiana del inicio de la Cuaresma.

Pero no sólo la región latinoamericana es sincrética. Una de las zonas donde más notoria es la mezcla de culturas es Andalucía, al sur de España, donde la conquista árabe que se extendió durante casi 800 años dejó una huella visible hasta nuestros días. El islam aportó su rastro más característico en la arquitectura y el arte. La mezquita de Córdoba y la Alhambra de Granada son dos ejemplos de las maravillas que resultaron de la presencia árabe en esa región española.

El arte mudéjar es una de las expresiones más bellas que resultan de la mezcla de corrientes artísticas cristianas —como la románica, la gótica y la renacentista— con la tradición musulmana.

Este sincretismo se extendió por el norte de África y además de influir en el arte y en la arquitectura de la región se adoptó en la gastronomía, con la mezcla de ingredientes como carnes, aceites, vegetales y especias provenientes tanto de Europa como del continente africano.

El Imperio romano también propició un intenso mestizaje cultural. Los césares esparcieron sus ideas políticas, religiosas y culturales por todos los territorios que conquistaron, pero también adoptaron algunas tradiciones de ellos.

Prueba de lo anterior es la vasta mezcla de deidades entre las culturas romana, griega y egipcia, que hoy pueden apreciarse en la iconografía resguardada en museos y en las ruinas de algunos templos de ciudades italianas como Verona, Pompeya y Roma.

En el Lejano Oriente también existen grandes muestras de sincretismo. Por ejemplo, Hong Kong, al sur de China, una ciudad que fue colonia británica por más de siglo y medio y que adoptó costumbres e identidades inglesas, las cuales se pueden apreciar en la arquitectura y en la moda. Hong Kong es una clara mezcla de Antigüedad y tradición china con la modernidad y la tendencia europea.

Otra isla sincrética en Asia es Taiwán, cuyo pasado dominado por portugueses y españoles en el siglo XVII, además de su cercanía (territorial y política) con China y su ubicación entre Japón y Filipinas, la han vuelto un receptáculo de ideas, tradiciones, lenguas y creencias.

En Taiwán el pasado se confunde en una mezcla de culturas que han llevado a esta pequeña nación a convertirse en uno de los destinos más cosmopolitas y en una potencia económica.

El crecimiento de la población mundial y la conectividad han propiciado que el sincretismo sea cada vez más recurrente entre las culturas. Pero en algunas regiones este fenómeno puede apreciarse a simple vista, mostrando la mezcla cultural de décadas e, incluso, de siglos.

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Insurgente. Twitter: @JvanRamos.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad