La oferta de las series de televisión es cada día más abundante y exigente. Lo que alguna vez se consideró como la “caja idiota” nos muestra cada día producciones más comprometidas con una audiencia sedienta de materiales audiovisuales que luchan contra la inmediatez para lograr ser sobresalientes y significativas. En este conteo homenajeamos a esas series que resultan imperdibles para cualquier espectador con gusto por la televisión bien hecha.

 

 

10. Stranger Things

Fecha: 2016. País de origen: Estados Unidos. Duración: dos temporadas.

Con tan sólo ocho episodios de la primera temporada fue catalogada como “serie de culto”. La estética y la ambientación, así como las constantes referencias a la cultura pop de los años ochenta, nos hacen recordar con nostalgia a los ya clásicos Cazafantasmas, Halloween, Terminator o E.T. Sus creadores, los hermanos Duffer, son especialistas en hipnotizar a su audiencia con referencias nostálgicas de amor ochentero. Su atmósfera fluye en una interesante mezcla de drama, terror y comedia. Y si creías que esto era todo, sus entrañables y carismáticos protagonistas terminarán por robar tu corazón. Una de las críticas que se le hacen a la serie es la brevedad con la que se desenvuelve la trama, pues muchos consideran que ocho y nueve episodios de sus dos temporadas son una tacañería visual que impide al espectador saciar su sed del espectacular y tenebroso “Mundo del Revés”.

 

9. Black Mirror

Fecha: 2011. País de origen: Reino Unido. Duración: cuatro temporadas.

Ha sido calificada como una joya televisiva imprescindible pues ha dado un salto gigante en formato y estilo. Y es que logra sorprender al espectador episodio tras episodio a revelar la más oscura y cruel sombra de la sociedad en alienación con la tecnología. Con fuerte crítica y originalidad, Black Mirror es esa serie que nos gusta porque no nos gusta, pues nos muestra algo que nos irrita tanto como nos excita. Sus temporadas son de tres y seis capítulos de distinta duración, cada uno de los cuales muestra una historia con su propio argumento y conclusión. El proyecto se unifica por la constante tensión, angustia, miedo y crítica de la oscura naturaleza humana. Pretende ser un espejo social y personal de la indiferencia y de una sociedad opresiva, inconsciente y sin moral que permanece enajenada por su adicción tecnológica. Obliga a repensar los límites de la compulsividad y la obsesión tecnológica; si eres usuario del celular, la computadora, la tableta o la televisión, esta serie es imprescindible para retornar a la racionalidad humana, tan banalizada y frivolizada por el espectro digital.

 

8. Broadwalk Empire

Fecha: 2010. País de origen: Estados Unidos. Duración: una temporada.

La ciudad cúspide de la corrupción y el poder estadunidense durante el siglo XX fue Atlantic City. El dominio de políticos asociados con poderosos mafiosos locales se alcanzó durante el álgido reinado de Enoch Nucky Johnson, el segundo de los tres jefes que lideraron la maquinaria republicana que dominó la política y la sociedad a través de políticas corruptas e incesantes luchas de poder. Esta serie se desarrolla en la urbe donde todo estaba permitido en los años de 1920, siempre y cuando estuviera impulsado por el ocio y el juego bajo al más puro estilo de Martin Scorsese.

 

7. Westworld

Fecha: 2016-2018. País de origen: Estados Unidos. Duración: dos temporadas.

El turismo del futuro se desarrolla en inhóspitos paisajes y en una especie de parque de atracciones orquestado por el enigmático Doctor Robert Ford, interpretado nada más y nada menos que por Anthony Hopkins, para dar rienda suelta a las fantasías más retorcidas: la muerte, el sexo, la diversión y la vida en el oeste estadunidense. Westworld es una sólida propuesta de ciencia ficción que resulta irresistible desde el primer episodio, pues lleva al espectador por senderos desconocidos y por giros inesperados de guión que nos hacen reflexionar sobre la naturaleza humana en contraste con la inteligencia artificial. La serie está basada en la película de 1973 de Michael Crichton, Westworld, almas de metal. Pero la adaptación de la serie es una puesta en escena sobresaliente en la que todos sus elementos funcionan de maravilla, aunque destaca por su tenebrosa tesis sobre el hombre y “su verdadero ser” y el punto en el que sobrepasa la última frontera de la creación artificial.

 

6. House of Cards

Fecha: 2013. País de origen: Estados Unidos. Duración: cinco temporadas.

Es considerada una serie que cambió la percepción del mundo de la ficción televisiva y por múltiples motivos pasó a la historia. Hasta ahora se cree que es la mejor serie política que se ha producido. En este artículo no buscamos echarte a perder el contenido, pero si no la has visto, y a grandes rasgos quisieras saber de qué trata esta serie, en House of Cards Washington es algo así como una alcantarilla y los políticos son las ratas que se comerían vivas entre sí por conseguir un trozo de queso. El poder es el principal protagonista: no hay ideales, ni lealtades, y la corrupción y los intereses personales están a la orden del día; la pasión y el instinto de supervivencia son fuertes motores que hacen que siempre estés dispuesto a ver un episodio más. Con esta serie Netflix se ubicó como un productor de calidad en la industria. House of Cards ayudó a esta compañía a posicionarse a la par de las cadenas más reconocidas. Y su trabajo le costó, pues cada capítulo sobrepasó los cuatro millones de dólares. Expertos aseguran que la actuación de Kevin Spacey en el papel de Frank Underwood, y la de Robin Wright, como su esposa Claire, hacen que valga cada centavo que ha invertido.

 

5. Doctor Who

Fecha: 1963-2018. País de origen: Reino Unido. Duración: 26 temporadas.

Es la serie con la emisión más larga de la historia. Algunos incluso la han catalogado como la mejor serie del mundo. En esta serie el protagonista cambió de actor, y es que la serie comenzó en 1963 y tuvo mucho éxito; sin embargo, su protagonista enfermó gravemente y, en un acto sin precedentes, se produjo una regeneración, pues década tras década llegaron nuevos doctores para asumir el papel principal. En 2005 se realizó una nueva serie del Doctor Who, desde la primera temporada. No se trató de un reinicio sino de una continuación, para que el público pudiera disfrutarla y entenderla por completo sin necesidad de haber visto nada de lo anterior. Después de más de 50 años de transmisión se ha convertido en una serie de referencia cultural, especialmente para la sociedad británica. Luego de más de 800 capítulos esta serie incluso ha realizado aportes a la ciencia y a la tecnología modernas.

 

4. Sherlock

Fecha: 2010. País de origen: Reino Unido. Duración: cuatro temporadas.

La historia del detective más famoso de todos los tiempos es encarnada con una versión moderna. La cadena británica BBC produjo esta versión contemporánea del clásico de las novelas de sir Arthur Conan Doyle como un verdadero homenaje. Sherlock es un detective free lance que asiste al departamento de policía de Londres en diversas investigaciones policiales que aparentemente no tienen relación entre sí. La investigación, el humor y la elegancia con los que se desarrolla la trama harán que no puedas esperar a ver el siguiente episodio. El Dr. John Watson acaba de volver de la guerra de Afganistán y es compañero de piso de Sherlock, quien lo invita a analizar una escena del crimen y descubren la mágica química que se produce entre ambos. La puesta en escena es dinámica y perfectamente equilibrada, pues logra una ficción sin fisuras para el placer del espectador. Tiene una mezcla audaz, honesta y seria de buen gusto y excelente sentido del humor. Las actuaciones de Benedict Cumberbatch (Sherlock Holmes) y Martin Freeman (Watson) han sido calificadas como magistrales pues han logrado dar vida a los antihéroes perfectos, quienes son clasificados como sociópatas de múltiples aptitudes. En general, la serie ha sido considerada por los expertos como uno de los mejores logros de la televisión de la última década.

 

3. Mad Men

Fecha: 2007-2015. País de origen: Estados Unidos. Duración: cinco temporadas.

Desde hace más de una década Mad Men llegó para elevar la apuesta de la cultura televisiva. Y es que nadie estaba preparado para que le robara el aliento esta serie sobre ejecutivos de publicidad en el Nueva York de los años sesenta, la cual superaba por completo las típicas series de época, llevándonos a una fusión con la intimidad y la sombra de personajes seductores, complejísimos y enigmáticos. Su ambientación y su documentación son escrupulosamente cuidadas. Mientras se desarrolla la trama, lleva al espectador por un hipnótico recorrido a través de la gran historia de los Estados Unidos al ritmo de los primeros televisores. Su guión es una joya; sus diálogos, sus silencios, sus confesiones y sus slogans te dejarán atónito. El meticuloso cuidado que emplearon para ambientar con precisión la cultura de género que se respiraba en esa época con su exacerbado machismo hacen que sea una pieza televisiva como ninguna otra.

 

2. Breaking Bad

Fecha: 2008. País de origen: Estados Unidos. Duración: cinco temporadas.

Esta serie despierta en el espectador una mezcla explosiva de sentimientos sobre quien logra dejar una huella imborrable y muy difícil de superar. Y es que simplemente Walter White (Bryan Cranston) podría ser el personaje más camaleónico de la historia de la televisión, al verlo transmutar del inteligente profesor de secundaria al criminal despiadado, ambicioso y sin escrúpulos Heisenberg. No sólo la actuación de Cranston es formidable, pues la serie está conformada por personajes excelentes que viven en suspenso existencial, hilados con diálogos geniales que convierten a dicha serie en una adicción para el espectador. Pudiera ser tan adictiva como las drogas que sus personajes “cocinan” debido al excelente manejo del suspenso y de los recursos cinematográficos. Y es que pocas series logran lo que Breaking Bad: ser excelente de inicio a fin, pues logra una historia redonda con un final impecable.

 

1. Game of Thrones (Juego de Tronos)

Fecha: 2008-2018. País de origen: Estados Unidos. Duración: seis temporadas.

El fenómeno mundial de HBO es una serie de referencia obligada para el espectador de la cultura televisiva contemporánea. Ha acuñado una pila de más de 200 premios importantes y es la serie que más premios EMMY ha recibido en la historia. No obstante, los galardones se quedan cortos por su majestuosidad creativa, por la perfecta sincronización y el desarrollo de su guión en tres tramas paralelas que combinan, con sabias dosis, el drama, el suspenso y la ficción. Además, desafía nuestra capacidad de asombro pues cada temporada supera a la anterior en polémica, intriga, escándalo y crueldad, que sólo se dejan ver cuando la naturaleza humana es puesta al límite. Es una de las series más costosas de la historia, pues la inversión de la última temporada ascendió a más de 100 millones de dólares. Por todo esto y por mucho más será recordada en los registros de la historia de la cultura televisiva.

 


 

* Periodista por el Instituto Tecnológico de Monterrey, escritora y feminista por vocación. Agradezco con cariño a mis amigos cineastas Alex Montaño y Roberto Rodríguez sus valiosas aportaciones para este artículo.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad