Cada vez se escuchan más voces a favor de legalizar la marihuana con fines recreativos como estrategia de combate al narcotráfico y de disminución de la violencia en el país. Sin embargo, ¿sabes cuáles son los efectos que esta planta produce en el organismo y que la convierten en una droga ilegal? Con motivo del Día Mundial de la Marihuana —el 20 de abril— te invitamos a reflexionar sobre este tema.

 

La marihuana es una combinación de hojas, tallos, semillas y flores secas desmenuzadas de la planta Cannabis sativa,1 de color verde, café o gris.

Es una droga psicoactiva porque provoca cambios en la psique (en las funciones mentales superiores, como razonamiento, juicio, memoria, etcétera) y modifica la manera de pensar, sentir y actuar. Estas alteraciones son provocadas por su ingrediente activo, llamado THC (delta-9-tetrahidrocanabinol).

El efecto depende de la cantidad de THC que contenga. La marihuana común tiene de 15 a 25 por ciento, aunque existen variedades como la “sin semilla”, que puede contener hasta 40 por ciento. Hay otra variedad denominada “skunk”, una mezcla de Cannabis sativa y Cannabis indica, con mucho mayor concentración (de 60 a 70 por ciento). La “potencia” de la marihuana ha aumentado notablemente desde la década de 1970 (hasta 300 por ciento en 2018). De otras partes de la misma planta se obtiene una pasta oscura llamada “hashish” o “hachís”, que también puede fumarse y que es más potente que la propia marihuana, por su mayor contenido de THC.

 

¿Cómo se consume?

Por lo general, la marihuana se fuma en cigarrillos, aunque también puede hacerse en pipa. También se come mezclada con alimentos, pero en este caso es necesario consumir mayor cantidad de la droga para sentir sus efectos.

 

¿Cuántas personas la consumen?

La marihuana es la droga ilegal que más se consume en todo el mundo, particularmente por los jóvenes.

En contraste con lo que muchos opinan, la mayoría de los jóvenes en nuestro país no fuma marihuana. La Encuesta Nacional de Adicciones (2016-2017) señala que es la sustancia ilícita de mayor uso por los adolescentes. Entre la población de 12 a 65 años de edad su uso aumentó significativamente desde 2011, tanto en el consumo “alguna vez” (de 2.4 a 5.3 por ciento), como “en el último año” (de 1.3 a 2.6 por ciento).

 

La marihuana y el cerebro del adolescente

Una de las áreas del cerebro que continúa madurando durante la adolescencia es la corteza prefrontal, la parte del cerebro que permite tomar decisiones juiciosas y mantener bajo control las emociones. El hecho de que esta parte esencial del cerebro adolescente aún sea una obra sin completar, aumenta el riesgo de tomar malas decisiones (como probar drogas o continuar usándolas).

 

¿Cuáles son los efectos inmediatos de la marihuana?

Pocas personas no perciben cambios cuando fuman marihuana. Lo más común es que se sientan relajadas y alegres, y con frecuencia provoca sed y hambre. Entre sus efectos físicos inmediatos se encuentran: palpitaciones, resequedad de la boca, disminución de la capacidad para coordinar los movimientos físicos y mantener el equilibrio corporal, disminución de la velocidad de reacción a los estímulos, vasodilatación de las conjuntivas que provoca enrojecimiento de los ojos, aumento de la presión arterial y taquicardia. Después de dos o tres horas los efectos van desapareciendo y puede presentarse sueño profundo.

 

¿Cómo afecta el cerebro?

El THC afecta la función de las neuronas relacionada con la memoria; por eso, durante la intoxicación el consumidor tiene dificultades para recordar los hechos recientes. Bajo la acción de la droga, se dificulta en gran medida el aprendizaje, y lo mismo ocurre con la realización de tareas que requieren el seguimiento de pasos sucesivos para su conclusión.

A largo plazo, también se altera la capacidad de atención y concentración. Podemos afirmar, con base en evidencia científica, que el uso de esta droga durante varios años aumenta el riesgo de desarrollar estados psicóticos, como esquizofrenia, sobre todo en las personas predispuestas. Más o menos 35 por ciento de los adolescentes que se inician a temprana edad en el consumo de la Cannabis desarrolla esta condición.

 

¿Por qué es ilegal?

La marihuana provoca adicción, es decir, el estado físico y psicológico en el cual la persona tiene un impulso irreprimible e incontrolable de consumirla para sentir sus efectos o para evitar las molestias que se presentan cuando deja de usarla.

Es una droga ilegal porque puede producir serios daños al organismo y a la mente, por lo cual ha sido incluida en las listas de sustancias prohibidas por la ley con el fin de proteger al individuo y a la sociedad.

 

¿Se puede usar como medicamento?

Ciertos componentes de la Cannabis producen algunos efectos que pueden utilizarse en el campo de la medicina: disminuye la presión intraocular en los casos de glaucoma, mejora el apetito de los pacientes con sida, alivia el dolor en algunos casos de esclerosis múltiple, y disminuye la náusea y el vómito de los enfermos de cáncer terminal.

Algunos medicamentos obtenidos de esta planta, aprobados en Estados Unidos, son los siguientes: Marinol, Syndros, Cesamet y Sativex.

Actualmente se estudia el efecto benéfico del cannabidiol en ciertos casos de niños con epilepsia, sobre lo cual existen grandes esperanzas acerca de su utilidad.

 

¿Qué puede hacer una persona adicta que desea dejar de consumirla?

Alguien que ya ha desarrollado adicción a esta droga necesita ayuda profesional para dejar de consumirla. La adicción es una enfermedad. El adicto es un enfermo que simplemente no puede dejar de consumir las sustancias adictivas. Para recuperarse necesita y merece sujetarse a un tratamiento, ya sea en un centro especializado, mediante terapias de grupo o individuales, acudiendo a grupos como Narcóticos Anónimos y Alcohólicos Anónimos, etcétera. En México, lo más aconsejable es solicitar ayuda profesional en los Centros de Atención Primaria en Adicciones (CAPAS) (http://www.cenadic.salud.gob.mx/PDFS/Directorio_CAPAS.pdf) y en los Centros de Integración Juvenil (Tel.: 55 5212-1212).

Para obtener mayor información sobre los diferentes centros de tratamiento, acerca de consejeros en adicciones y grupos de autoayuda, puedes llamar a la Comisión Nacional contra las Adicciones (01 800 911-2000).

 

Fuentes consultadas

- National Institute on Drug Abuse, https://www.drugabuse.gov/.

- Velasco F., Rafael, La marihuana: el debate, Asociación Mexicana sobre la Adicción, Ciudad de México, 2015.

- Velasco F., Rafael, y Beatriz Velasco M. L., La marihuana. ¿Qué dice la ciencia?, Universidad Veracruzana, Centro de Estudios sobre Alcohol y Alcoholismo, Fundación Casa Nueva, Xalapa, Veracruz, 2016.

- https://www.gob.mx/salud/conadic.

- http://www.cij.gob.mx/.

- https://www.drugabuse.gov/es/en-espanol.

 


 

* Consejera en adicciones. Coordinadora del Centro de Estudios sobre Alcohol y Alcoholismo, A.C., y miembro de la Federación Mundial contra las Drogas. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

1 También puede ser la Cannabis indica o una mezcla de ambas variedades.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad