En una época en la que internet y las redes sociales nos permiten estar en contacto con gente de todo el mundo, cada vez es más frecuente encontrar personas con dificultades para socializar y hacer amistades. Y tú, ¿sabes hacer amigos?

 

 

Los seres humanos somos sociales por naturaleza y necesitamos el contacto con los otros; las relaciones interpersonales son una parte importante y necesaria en la vida de las personas. Sin embargo, a lo largo del tiempo vamos perdiendo amigos conforme evolucionamos en direcciones diferentes o suceden hechos que nos distancian de los demás; por ejemplo, al terminar la carrera, al convertimos en madres o padres, al cambiar de trabajo, al emigrar o al divorciarnos. Y a veces es difícil crear lazos nuevos.

Un estudio de The Washington Post reveló que en 1984 los adultos tenían un promedio de tres amigos, con los que podían hablar de cosas importantes. En 2005 ese promedio había bajado a casi dos amigos, mientras que en la época actual se considera que una de cada cuatro personas no tiene a nadie en quien confiar por completo. Incluso las personas con un promedio de 155 amigos en Facebook tienen sólo cuatro con los cuales pueden contar en momentos difíciles.

Tener amistades no sólo es importante desde el punto de vista social y anímico, sino también desde la perspectiva de la salud y la calidad de vida, pues el aislamiento social y la soledad están relacionados con una menor esperanza de vida. Un estudio realizado por la revista Perspectives on Psychological Sciences reveló que la soledad acorta la esperanza de vida, en promedio 30 por ciento. Por el contrario, las relaciones sociales tienen un efecto positivo sobre el bienestar de las personas. Por su parte, un estudio titulado So lonely I could die [Tan solo que podría morir] publicó el año pasado que la soledad y el aislamiento social pueden representar un riesgo para la salud pública mayor que la obesidad y equiparable a fumar 15 cigarrillos al día.

Los niveles de soledad entre la población de países occidentales, principalmente, se han incrementado en buena medida en las últimas décadas, y aunque es difícil decir realmente qué causa los sentimientos de soledad, se han enumerado como condicionantes el aumento de las tasas de divorcios, el cambio en el carácter de la población, la disminución de las interacciones sociales, así como la carga laboral y el estilo de trabajo. Pero también se ha encontrado que en buen grado la tecnología y las redes sociales son responsables de un incremento en los niveles de aislamiento, porque aunque se incrementan los contactos sociales también se reducen las interacciones cara a cara.

Con el ritmo de vida actual tenemos menos tiempo para dedicarnos a hacer amistades. Es muy probable que en nuestros años de escuela fuera más fácil encontrar gente con intereses y estilos emocionales similares a los nuestros. Y, además, teníamos un grupo de compañeros de clase entre los cuales elegir. A medida que envejecemos se vuelve más difícil tener amigos, pues somos más exigentes y el temor al rechazo se vuelve una constante en nuestra búsqueda de amistades. Sin embargo, esto no debe convertirse en una preocupación obsesiva ni debemos creer que todo el mundo tiene amigos y que somos los únicos que estamos en su búsqueda.

Si te encuentras en este caso, existen algunas estrategias que puedes seguir para encontrar amigos y salir del aislamiento:

 

Trabaja en tu autoestima

Este paso es primordial para todo lo que sigue, ya que la percepción de que te faltan amigos puede estar asociada con la creencia de que no eres lo suficientemente bueno para que alguien quiera pasar tiempo contigo. Estar a la defensiva, basándote en creencias pesimistas, lo único que hará es que renuncies a las posibilidades de estar en contacto con la gente, adoptando conductas que dificulten la creación de lazos de amistad.

 

Busca espacios de encuentro

Participa en grupos, foros de discusión o actividades voluntarias que te agraden. Además de que vas a encontrar gente con la que tienes algo en común, podrás aprender cosas nuevas y desarrollarte en otros ámbitos.

 

Expande tu campo de búsqueda

Al ampliar tus horizontes, tus opciones se multiplican. Ve más allá de los ámbitos por los que sueles “moverte”, como el trabajo, el gimnasio o la escuela de tus hijos. La clave es salir de tu zona de confort y enfrentar el miedo que experimentas al exponerte a nuevas situaciones sociales.

 

Comprométete

Una de las razones por las que se pierden amistades es la falta de continuidad. El contacto constante es uno de los pilares para crear una amistad. Hacer amigos es un proceso que implica una serie de esfuerzos que te harán abandonar tu zona de confort. Debes estar dispuesto a tener una relación de compromiso donde aportes algo a la otra persona para que la relación no se deteriore.

 

Sal de lo superficial

Muchas veces, con el afán de aparentar confianza y seguridad, tememos abrirnos demasiado y mostrar nuestras emociones. Sin embargo, está demostrado que compartir experiencias personales, incluso con gente que acabamos de conocer, puede crear vínculos tan fuertes como con las mejores amistades en muy poco tiempo, ya que la confianza al exponer miedos e inseguridades puede crear un lazo muy fuerte.

 


 * Maestra en psicología clínica por la Universidad Iberoamericana.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad