El 18 de mayo de cada año, desde 1977, se celebra en el mundo entero el Día Internacional de los Museos. En esta oportunidad te invitamos a dar la vuelta por la Ciudad Eterna, no sólo porque acoge algunos de los museos y las galerías de arte más importantes del mundo, sino porque la ciudad misma es un extraordinario museo.

 

Alrededor del mundo, como parte de su oferta turística los países presumen los museos con los que cuentan, con el fin de atraer más visitantes, pero pocas ciudades pueden presumir de ser auténticos museos al aire libre como Roma.

La capital italiana es, sin duda, una de las urbes más ricas y disfrutables para caminar. Cada paso por Roma significa respirar, tocar y sentir 3,000 años de historia.

La Ciudad Eterna sorprende y enamora a quien la visita. Cada calle y cada rincón guardan un pedazo de una historia milenaria que transformó y delineó al mundo como lo conocemos en la actualidad.

Para conocer a fondo Roma es preciso caminar por sus calles. Su centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, traslada a los viajeros a épocas históricas muy diversas.

Son incalculables las obras de arte que se encuentran en iglesias, teatros y recintos de la ciudad, así como los monumentos que asombran la mirada de propios y extraños.

A continuación enlistamos algunos puntos imperdibles de esta ciudad.

 

La Fontana di Trevi

Es considerada la fuente más bella del mundo. Se trata de un elegante monumento barroco diseñado en el siglo XVIII por Nicoló Salvi sobre el antiguo acueducto del agua Virgen. Llena de detalles impresionantes, llama la atención de inmediato la figura de Neptuno en el centro, remolcado por dos caballos marinos que simbolizan al mismo tiempo el mar en calma y el océano enfurecido. Millones de personas la visitan cada año y arrojan una moneda al agua en espera de que sus deseos se conviertan en realidad.

 

El Panteón de Agripa

Destaca por ser el edificio antiguo mejor conservado de toda la ciudad. Data del siglo I antes de Cristo, cuando fue construido por orden del cónsul Agripa como un templo dedicado a todas las divinidades. Aunque por fuera parece pequeño, su recinto es inmenso por dentro e imponente, además de que destaca como una verdadera obra de arte de ingeniería y arquitectura. Actualmente es un templo católico, en cuyo interior reposan los restos de muchos personajes ilustres de Italia.

 

El Coliseo

Es un símbolo de Roma y uno de los monumentos más fotografiados y más visitados de todo el mundo. Construido en el siglo I después de Cristo, durante más de 500 años sirvió como arena donde los romanos se divertían presenciando las peleas entre gladiadores y animales feroces. Se trata del anfiteatro más grande construido durante el Imperio romano y es considerado una de las nuevas maravillas del mundo.

 

Foro Romano

Recorrer este lugar es como dar un salto atrás en el tiempo más de 20 siglos y caminar por las calles por las que anduvo Julio César. Ésta es considerada una de las áreas arqueológicas más importantes del mundo, pues fue el núcleo de la vida social y comercial de todo el Imperio romano y cuna del derecho. Tras la caída del Imperio, la zona fue abandonada y, con el paso de los años, transformada en un montón de ruinas, hasta finales del siglo XIX, cuando se iniciaron los trabajos de reconstrucción y recuperación de lo poco que quedaba de su majestuoso pasado, el cual todavía puede sentirse vibrar en las columnas que permanecen de pie.

 

Plaza de España

Es probablemente la plaza más atractiva y más visitada de toda Roma. Se trata de un espacio alargado y triangular que data del siglo XVII, cuyo principal atractivo es la monumental Escalinata de Trinità dei Monti, donde cientos de personas se reúnen a diario y es punto de encuentro de jóvenes, artistas y bohemios. Además, subir las escalinatas premia a los visitantes con una vista maravillosa de toda la ciudad. La plaza debe su nombre a la embajada de España ante la Santa Sede que se encuentra ubicada en esta plaza desde hace siglos.

 

Basílica de San Pedro

Es el corazón de la Iglesia católica universal y uno de los sitios más sagrados de la cristiandad. Fue edificada por Constantino en el siglo IV, en el mismo sitio donde según la tradición fue sepultado san Pedro, uno de los 12 apóstoles de Jesús y el primer obispo de Roma. Éste es un lugar de visita obligada ya que se trata de una joya arquitectónica que, además, alberga obras de importantes artistas como Rafael, Bramante y Miguel Ángel, por mencionar algunos. Destaca la escultura La Piedad.

 

Museos Vaticanos y Capilla Sixtina

Estos recintos albergan la colección de arte más valiosa del mundo, compuesta por cuadros, esculturas, tapices, joyas y piezas arqueológicas de diferentes épocas creadas por los más grandes artistas. Rafael, Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci y Sandro Botticelli son sólo algunos nombres de imponentes artistas que dejaron plasmada su obra en los muros de este lugar. Al final del recorrido se encuentra majestuosa la Capilla Sixtina, con sus frescos en el techo y el altar pintados por Miguel Ángel. Este recorrido puede durar todo un día, que será inolvidable.

 

Plaza Navona

En pleno centro de Roma se ubica esta hermosa plaza, famosa por sus tres imponentes y elegantes fuentes, entre las cuales destaca la Fuente de los Cuatro Ríos, obra de Lorenzo Bernini considerada una majestuosa obra de arte. Es tal la belleza de este lugar que no sorprende que artistas y pintores que se den cita aquí todas las tardes para inspirarse. Además, la iglesia de Santa Inés en Agonía, ubicada justo al frente de la plaza, es un plus que los viajeron no pueden perderse.

 

Castillo de Sant'Angelo

Esta monumental construcción fue mandada hacer en el siglo II por el emperador Adriano como su mausoleo personal, pero fue creciendo en dimensiones durante el periodo medieval, cuando el Vaticano ordenaba construir nuevas estructuras a su alrededor hasta transformarla en la fortaleza que es hoy en día. Ubicada al margen del río Tíber, la construcción alberga un museo; sin embargo, lo más visitado es su terraza, desde donde se pueden admirar los más hermosos atardeceres de Roma.

 

Monumento a Víctor Manuel II

Este imponente monumento, que puede verse prácticamente desde cualquier punto de la ciudad, fue inaugurado en 1911 para rendir homenaje a Víctor Manuel II, primer rey de Italia tras la unificación del país. También es conocido como el Altar a la Patria y en su interior se encuentran el Instituto para la Historia del Risorgimento italiano y el Museo Central del Risorgimento. Además, desde 1921 acoge la tumba del soldado desconocido, un lugar en el que brilla la llama eterna, siempre custodiado por dos soldados. Por si fuera poco, es posible subir a lo más alto del monumento y disfrutar una espectacular vista de la ciudad.

 

Trastevere

Para terminar, visita uno de los barrios más emblemáticos de Roma. Una zona bohemia de las más vivas de la capital italiana, donde podrás encontrar las mejores cervecerías de la ciudad, así como excelentes lugares para comer y escuchar música en vivo. Por la noche puedes presenciar algunos carnavales o disfrutar el espectáculo de los artistas callejeros, y durante el día, explorar sus iglesias y sus tiendas. Sin duda, un lugar para conocer la auténtica Roma.

Notas

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal, 24 Horas y El Insurgente.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad