Aunque durante un primer acercamiento no parezca tan complicada, lo cierto es que la moda otoño-invierno sorprende por sus recovecos y sus detalles, como lo mostramos a continuación.

 

 

Para ellas...

Un mood de lujo histriónico es el que predominó en las pasarelas de esta temporada. La vuelta del concepto “maxi”, que implica llevar prendas largas y holgadas, sin escatimar en la cantidad de tela que se use, contribuye al natural dramatismo de la moda de fin de año, en la cual las dimensiones de piezas largas y fluidas marcan la pauta a seguir.

En cuanto al color, el alto contraste de tonos vibrantes como el fiusha, el púrpura o el mandarina, combinado con la profundidad del negro, nos pueden dar una idea acerca de cómo serán las armonías cromáticas de esta temporada.

 

Regresa el maxiabrigo

Como siempre sucede en la época de frío, el abrigo es la prenda esencial de cualquier guardarropa. Esta pieza maestra de la sastrería adopta múltiples formas, de modo que en esta temporada nos hallamos con el regreso del maxiabrigo. Tan elegante como dramático, una prenda así de larga normalmente se reservaba para los abrigos de fiesta, pero en esta ocasión su uso se extiende a todas las categorías. Así tenemos que los abrigos se llevarán hasta el tobillo y en lanas de mucho peso que les proporcionarán una caída espectacular. Este largo se aplicará desde los aristocráticos abrigos a cuadros, pasando por los modelos imitación piel, hasta llegar a las parkas tecnológicas, todo en versión maxi.

 

Colores al extremo

En esta ocasión la moda deja en segundo plano la tradicional paleta otoñal de colores marrones y ocres, para poner en primer plano una explosión de colores en la que descubriremos tonos amarillo canario, rosa encendido, azul turquesa, verde esmeralda, púrpura y naranja, todos llevados de pies a cabeza con atrevidas combinaciones monotonales. De estas coloridas posibilidades destaca un tono particular: el millennial purple, que promete sustituir al millennial pink que tanto éxito a tenido en los últimos años.

 

Capas largas

Tan cálidas como los abrigos, las capas son cómodas y versátiles, por lo que no es una sorpresa que esta temporada vuelvan a las pasarelas en novedosas versiones. Siguiendo la lógica de la temporada, las hallaremos larguísimas, muchas casi hasta el suelo, y estilizando la silueta al máximo, aunque también se permitirán los tamaños medianos e incluso coquetas versiones mini. Sin duda, esta temporada trae una capa para cada gusto y ocasión y demuestra por qué es la prenda favorita de los superhéroes.

 

Criaturas celestiales

De una textura preciosa, sumamente ligeras y, al mismo tiempo, abrigadoras, las plumas son una lujosa manera de mantener el calor corporal en tiempo de frío. Sin el peso de las pieles, pero de un tacto igualmente delicado, las plumas decoran todo tipo de prendas, desde vestidos de noche, pasando por lujosas botas, cuellos y puños de abrigos, hasta jeans. Así la moda nos demuestra que no se necesita ser un ángel para lucir como uno.

 

Elegancia asimétrica

Aunque el invierno es una época para arroparse, también es el momento en que se celebran las fiestas decembrinas, por lo que ninguna colección está completa sin alguna propuesta que muestre un poco de piel. Los cuellos asimétricos que dejan al descubierto un hombro son una de las tendencias más sensuales que aparecen en vestidos de noche, primorosas blusas y coordinados formales. Todo con el propósito de conservar ese toque provocador que nunca debe faltar en la moda femenina.

 

Para ellos...

Como es costumbre, la moda masculina coincide en muchas cosas con la moda femenina, pero en otras va a su aire. Y es que para los hombres encontrar el equilibrio perfecto entre lo práctico y lo formal es el nuevo horizonte de la moda. De esta manera descubrimos que las tendencias siguen queriendo entablar un diálogo entre el atuendo de vestir y el deportivo. No obstante, las fusiones no están tan presentes como en otras temporadas, pero sí las superposiciones de distintas categorías.

 

La resurrección del traje negro

Antes los caballeros solían tener un único traje negro para usarlo en ocasiones como bodas o funerales. Todo parece indicar que el traje utilizado por Keanu Reeves en la saga de John Wick ha influenciado fuertemente a la moda, tanto que el actor es la imagen de esta temporada para la casa Yves Saint Laurent. Meticulosamente confeccionado, aparece en varias siluetas: unas con poderosos hombros cuadrados, otras entalladamente esbeltos y la mayoría con un corte holgado y fluido acorde con el mood general de la estación.

Se puede llevar de manera clásica, acompañado de una pulcra camisa blanca y una sobria corbata negra, con de suéteres de rica textura o combinado con una parka de alta tecnología y hasta sin nada debajo.

 

Moda alpina

De nuevo, la tecnología que se desarrolla en los atuendos deportivos con propósitos más ergonómicos que de glamour es utilizada por la moda. El atuendo de un alpinista moderno es reinterpretado como una categoría casual dentro de la moda de otoño-invierno, donde veremos parkas de nylon de vibrantes colores, multifuncionales pantalones tipo “cargo” llenos de bolsillos por todas partes, acompañados de mochilas tipo back pack que les hacen juego. Naturalmente, a este look no le podían faltar unos fabulosos sneakers o zapatos deportivos de lujo.

Por otra parte, la alusión al atuendo de la alta montaña también trae consigo el regreso de un abrigo clásico. Se trata del duffle coat, un chaquetón corto cerrado por “tarugos”, muy utilizado por los alpinistas.

 

Ilustraciones en punto

La logomanía ya no es nada nuevo. Esta costumbre de llevar símbolos de las firmas de marcas de lujo es una forma de comunicar de la moda contemporánea. Pues bien, lo nuevo es que esta costumbre ha escalado para no llevar marcas sino ilustraciones creadas por ellas. Esta nueva forma de incluir gráficos la encontraremos en mayor medida en el suéter y en las prendas de punto. Desde reconocidas obras de arte de los pintores más famosos hasta formas abstractas, pasando por el obligatorio animal print que sigue de moda para hombres y mujeres como la opción favorita en estampados. Los suéteres para este invierno pueden ser de todo, menos discretos.

 

Moda ácida

Como toda acción tiene una reacción inversamente proporcional, la sobriedad del negro se equilibra con una tendencia de estampados multicolores, en su mayoría de tonos ácidos, que hacen parecer un graffiti viviente a quien los porta. Esta tendencia aplica técnicas como el acid wash, usada propiamente en los jeans, en prendas de vestir, como abrigos y sacos. No podemos negar que el resultado es impresionante pero, ciertamente, esta tendencia no es para cualquiera.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad