Atrás quedaron las vacaciones de verano y más 30 millones de estudiantes regresaron a las aulas hace unos días. Para muchos padres de familia, la vuelta a clases representa un alivio después de semanas de buscar actividades para entretener a sus hijos y pedir ayuda a todos los familiares disponibles para cuidar a los niños. Con el regreso a la escuela la vida vuelve a la normalidad y papás y mamás vuelven a respirar tranquilos.

Sin embargo, durante estas semanas también sufrieron un revés las finanzas familiares, entre gastos en cursos de verano y actividades para los niños, idas al cine, visitas a parques de diversiones y vacaciones, compra de útiles escolares y uniformes. Si te encuentras agobiado por temas de dinero en esta edición te presentamos algunos refranes mexicanos que te ayudarán a reflexionar para que desde ahora puedas comenzar a ahorrar y a fin de año resuelvas sin dificultades tus compromisos, sin padecer la cuesta de enero.

Por otro lado, el regreso a clases también implica una aventura, no sólo por los cambios que involucra un nuevo ciclo escolar (de escuela, de salón, de materias, de maestros y de compañeros de clase), sino también por haber llegado el periodo de instrumentación del nuevo modelo educativo en las escuelas: esa parte de la reforma educativa relacionada con la implementación de planes y programas de estudio en las escuelas de educación básica. Si no estás familiarizado con el tema, te decimos a grandes rasgos qué es lo que se implementará en este nuevo ciclo escolar: en la educación básica, el currículo se organizará a partir de “aprendizajes clave” (aquellos que contribuyen al desarrollo integral de los estudiantes y que les permiten aprender a lo largo de la vida; son contenidos, actitudes, habilidades y valores fundamentales que los ayudarán a desarrollar las dimensiones intelectual, personal y social). Estos aprendizajes claves se concentran en “campos de formación académica” (lenguaje y comunicación; pensamiento matemático, y exploración y comprensión del mundo natural y social, para lo cual ya se cuenta con nuevos libros para primero, segundo y tercer grados de preescolar; primero y segundo grados de primaria, y primero de secundaria); “áreas de desarrollo personal y social” (que permitirán que los estudiantes desarrollen su creatividad, la apreciación y la expresión artísticas, ejerciten su cuerpo y lo mantengan saludable, y aprendan a reconocer y manejar sus emociones), y “ámbitos de autonomía curricular” (cada escuela podrá adaptar los contenidos educativos a las necesidades y los contextos específicos de sus estudiantes y su medio).

Como ves, se trata de toda una revolución en la que, más allá de las áreas de oportunidad que la reforma pueda tener, todos debemos participar para hacer que nuestros niños desarrollen su potencial con un enfoque humanista e integral. Te invitamos a que no te quedes al margen de este esfuerzo.

Cordialmente,

Luis Arturo Pelayo

Director Editorial

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad