Decidir cuál tarjeta de crédito es la que mejor se adapta a tus necesidades requiere un análisis detallado, porque la tarjeta será parte de tus finanzas personales. Si hasta ahora has tomado la decisión de solicitar una tarjeta de crédito a la ligera, a continuación te ofrecemos algunos consejos que evitarán que esta herramienta financiera se convierta en tu peor pesadilla.

 

 

Actualmente hay en el mercado poco más de 27 millones de tarjetas de crédito vigentes* y aunque todas funcionan como medio de pago para la adquisición de bienes y servicios, cada una posee características que la hacen diferente y adecuada para un determinado perfil de usuario.

A través de este producto las instituciones financieras buscan crear un lazo con sus clientes, ofreciendo en la mayoría de sus tarjetas de crédito programas de lealtad o fidelidad para premiar su preferencia. No obstante, muchas personas desconocen cómo funcionan estos programas y cómo aprovecharlos.

Decidir cuál tarjeta de crédito es la que mejor se adapta a tus necesidades requiere un análisis detallado, porque la tarjeta será parte de tus finanzas personales, y si además de considerar costos como el CAT, la tasa de interés y las comisiones, sabes cuáles son los beneficios que te brinda, podrías hacer que la tarjeta no sea un producto caro.

La mayoría de los programas de lealtad funcionan de manera muy parecida: cada vez que utilizas tu tarjeta de crédito la institución te proporciona un porcentaje de la compra que realizaste en puntos o en millas, los cuales debes acumular para canjearlos por diferentes tipos de artículos, dinero en efectivo, boletos de avión, viajes, entre otros. Los beneficios dependen del tipo de tarjeta de crédito que tengas (clásica, oro, platino, etcétera), pues mientras más alto es el nivel de la tarjeta, más descuentos y beneficios ofrece.

Algunos bancos te inscriben automáticamente en sus programas de lealtad al contratar una tarjeta de crédito, pero en muchos otros debes darte de alta por teléfono o por internet. Estos programas por lo general no tienen costo para el cliente; sin embargo, existen instituciones que te cobran una cuota anual, por lo cual es necesario que te informes si tu tarjeta te cobra por este rubro. De ser así, evalúa si es conveniente o no inscribirte. 

Otro tema que debes considerar es que los puntos o las millas que acumules tienen una vigencia para utilizarlos. Por eso te sugerimos que estés al pendiente de esa vigencia, pues una vez que se venza el plazo, los puntos o las millas pierden su validez y no pueden recuperarse.

Los programas de puntos y millas pueden ser una buena opción si habitualmente usas la tarjeta de crédito como medio de pago, pues de ese modo es más probable que a fin de mes hayas reunido una buena cantidad de puntos. Pero si no utilizas tu tarjeta con frecuencia busca una tarjeta que te otorgue otro tipo de beneficios o que te cobre las comisiones más bajas.

 

Tips para elegir mejor

Además de los beneficios que te otorgan las tarjetas de crédito, hay otros factores que debes considerar en el momento de elegir una tarjeta de crédito:

 

Tu patrón de pago

Si piensas pagar mensualmente el 100 por ciento del total de tus consumos, te conviene fijarte en la comisión anual y en los beneficios de la tarjeta. Pero si piensas pagar el monto mínimo requerido o sólo un poco más del mínimo, debes buscar una tarjeta con una tasa de interés baja.

 

Tus hábitos de consumo

Pregúntate: ¿para qué usarás la tarjeta de crédito? Si tu idea es emplearla en emergencias, te conviene una tarjeta que no cobre anualidad y que sus comisiones sean bajas. Pero si vas a utilizarla como medio de pago quizá te convenga una tarjeta que te proteja contra fraudes, que asegure tus compras o que te dé puntos o millas por utilizarla.

 

Tu nivel de ingresos

Todos los bancos te pedirán que compruebes un nivel de ingresos mensual mínimo para otorgarte una tarjeta, y dependiendo de éste será la tarjeta a la que puedas acceder (clásica, oro o platino) y la línea de crédito que tendrás en ella.

 

Tu historial de crédito

El historial crediticio le dice al banco qué tipo de cliente eres; si tu historial es sano, es más probable que accedas a la tarjeta que quieres, que si tienes un historial con malas notas. Si es tu primera tarjeta y no tienes historial de crédito, el banco te ofrecerá solamente algunas tarjetas aptas para personas sin ese historial; pero no te desanimes, pues esto servirá para que accedas a créditos futuros.

 

Tu estilo de vida

Los bancos tratan de dividir el mercado para ofrecer tarjetas específicas a cada segmento de la población, dependiendo de sus intereses. Por ejemplo, si viajas frecuentemente hay tarjetas que tienen beneficios especiales como descuentos en hoteles y en renta de coches, seguros de viaje, millas, entre otros. Pero a una persona que no viaja regularmente no le conviene poseer este tipo de tarjetas porque en la anualidad pagará por beneficios que no utiliza.

 

Antes de contratar

  • Revisa tu presupuesto y evalúa tu capacidad de endeudamiento, así sabrás si te conviene o no adquirir en este momento una tarjeta de crédito.
  • Compara opciones entre diferentes productos e instituciones financieras, evaluando la tasa de interés, las comisiones, los beneficios y recompensas, las medidas de seguridad, los seguros (si los incluye), etcétera.
  • Lee el contrato en su totalidad y no te quedes con dudas; tómate el tiempo necesario para conocer tus derechos y tus obligaciones.

 

 


 

 

* Tarjetas vigentes al cierre del trimestre, octubre-diciembre de 2018. Banco de México, www.banxico.org.mx, 20 de febrero de 2019.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad