Conocido por su Ruta del Queso y el Vino, el pueblo mágico de Tequisquiapan se ha convertido en un destino muy versátil para disfrutar y pasarla bien durante unos días. Pero esa ruta sólo es uno de sus atractivos. ¿Quieres saber qué más tiene para ofrecerte?

 

 

Tequisquiapan es un pueblo mágico que se encuentra en Querétaro. Se fundó en 1551 y es el poblado más antiguo del estado. En la actualidad cuenta con 25 comunidades.

Este destino turístico ha crecido de manera impresionante y se encuentra en su mejor momento, ya que tiene una buena capacidad hotelera, desde hoteles para negocios, hasta plan mochilero y habitaciones para parejas. Pareciera que es un pequeño destino con poca actividad, pero no es así.

Ya sea en coche o en autobús, llegar a este lugar es muy fácil, pues la carretera México-Querétaro tiene todos los señalamientos para los conductores, aunque si uno llega directo a la central de autobuses, ésta se encuentra a 10 minutos del centro y de la zona hotelera.

Para comenzar el día se puede desayunar en el centro de este pueblo mágico. Ahí hay un lugar llamado El Rincón Austriaco, donde se elabora una propuesta de gran calidad de panadería y repostería europea, que se acompaña muy bien con sus diversas variedades de café y té. Es muy fácil localizar este sitio, pues se ubica justo enfrente del Mercado de Artesanías. Si el visitante busca sabores más locales, como unas ricas enchiladas queretanas con cecina, puede dirigirse a Capricho’s Luis, un restaurante que se encuentra en el Andador Juárez, una de las principales calles peatonales del centro de Tequisquiapan. El papel picado que adorna esta calle es una buena señal para localizarlo.

También en el centro de Tequisquiapan hay varios operadores que ofrecen recorridos. Por ejemplo, TX Ecotours ofrece desde el típico tour en cuatrimoto por la ciudad, hasta visitas a las minas de ópalo, a la Presa Centenario en el semidesierto y, por supuesto, recorridos a la Ruta del Queso y el Vino. En sus vehículos 4x4 uno puede ir a bordo con un guía y disfrutar al máximo los hermosos paisajes del altiplano queretano. Entre los sitios de interés se hallan los talleres de cestería, actividad económica que ha dado a conocer a los artesanos mexicanos de Querétaro.

Como ya lo hemos señalado, uno de los recorridos estelares es el de la Ruta del Queso y el Vino, que mejora progresivamente con nuevos proyectos y nuevas propuestas de los vitivinicultores y los productores de queso. La ruta puede comenzar por la cava más grande de quesos queretanos que es Bocanegra, donde se ofrece cata de este alimento y un recorrido por la cava, así como una interesante visita a la Bodega San Juanito, la cual ya tiene seis años produciendo vinos de gran calidad que han obtenido diversos reconocimientos. Los recorridos en cuatrimoto por las vides, la preparación de pizzas artesanales en el restaurante al aire libre y las catas guiadas por la cava subterránea hacen que en San Juanito se viva una grata experiencia.

Además, recomendamos un nuevo sitio llamado Hacienda el Sueño, la cual posee un interesante proyecto que ya cuenta con un beer bar de cerveza artesanal producida en Tequisquiapan —Ópalo— que ofrece varios estilos de esta bebida, que van desde la que contiene mezcal y café, hasta la combinada con vino tinto de la región. Este lugar también cuenta con un minigolf, un food park al aire libre para comer y, próximamente, unas cabañas y un centro de equinoterapia para los amantes de los caballos. Es un sitio familiar y tiene un albergue de perros extraviados que se ofrecen en adopción.

Asimismo, es muy aconsejable visitar la mina de ópalo El Redentor, ubicada a 25 minutos del centro. El turista podrá vivir la experiencia de extraer estas piedras semipreciosas que aún se pueden hallar y llevárselas de recuerdo, o bien, acudir con el dueño de la mina, Héctor Montes, para que le incruste algunas piezas de plata u oro.

Querétaro es el primer productor de ópalo a nivel nacional, seguido de Jalisco. Esta piedra es un cristal mineral compuesto de aluminio, manganeso y sales. Los colores del ópalo van desde los amarillos casi anaranjados, hasta los azulados y los verdes, e incluso hay los que poseen todos los colores como un arcoíris. Cabe mencionar que para la formación del ópalo debieron pasar millones de años para adquirir su dureza y su concentración de minerales característica.

Durante la noche, Tequisquiapan es muy amigable, pues el visitante puede beber una copa de vino espumoso en el wine bar de Freixenet, o bien cenar en alguno de sus restaurantes, como La Quercia, un espacio que ofrece una buena opción de cocina italiana para hacer largas sobremesas.

Caminar por las pequeñas calles del pueblo y buscar un lugar para descansar es otra opción al culminar el día en este pueblo mágico lleno de color, aventura, estilo y gastronomía.

 

Imperdibles

  • Visita algún taller de cestería y compra artesanía de primera calidad. Apoyarás a los artesanos y te llevarás un objeto de buena calidad.
  • Busca vinícolas que no sean tan conocidas, como San Patricio y San Juanito. Ambas ofrecen visitas guiadas muy completas. Procura reservar para recibir una mejor atención.
  • Vive la experiencia de conocer la cava de quesos Bocanegra, una de las más grandes de Querétaro. En este rancho se extraen 2,000 litros de leche diarios.
  • Realiza un tour por alguna mina de ópalo y disfruta la experiencia de buscar esta hermosa piedra para llevarla a casa de recuerdo. Querétaro es el primer productor de ópalo en México.
  • Recorre Tequisquiapan en cuatrimoto (www.txecotours.com) y conoce su pasado minero, sus vinícolas y sus queserías, así como su hermosa Presa Centenario.

 

La cestería, un arte muy queretano

Hay diferentes materiales con los que se elaboran canastos, macetas y tapetes, incluidos la vara de sauz y la raíz de sabino. En Tequisquiapan los artesanos ya están certificados para elaborar sus propios diseños en sus 14 talleres, los cuales siempre están abiertos al público, así que cuando contrates algún tour cerciórate de que incluya una visita a un taller de cestería. Vale la pena conocer el trabajo de los artesanos y saber cómo utilizan diferentes materiales nacionales e importados —como el mimbre— para elaborar sus productos.

 

Recorridos para niños

La vinícola San Patricio, que elabora los vinos de la marca Santiago Apóstol, produce el mejor vino tipo jerez de Tequisquiapan y ofrece un recorrido para los pequeños durante el cual se les explica el proceso de elaboración de su producto y se les ofrece una degustación de jugo de uva fresco. Para los adultos hay un recorrido de 40 minutos, que incluye la degustación de cuatro vinos y un licor artesanal, así como de una tabla de quesos. Sus precios son muy accesibles. Cabe mencionar que esta vinícola fue pionera de la Ruta del Queso y el Vino.

 

Dónde hospedarse

Hotel Casa de Vino es una muy buena opción por su precio y su calidad. Ubicado en el centro de Tequisquiapan, este hotel temático tiene 11 habitaciones que te introducirán al mundo del vino. Pregunta por su spa con vinoterapia. Hay algunas tarifas que incluyen desayuno en su acogedor restaurante.

Dirección: Moctezuma, núm. 4, Col. Centro, Tequisquiapan, Querétaro. Tels. (414) 273-1276 y (442) 258-0152. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 


 

* Editora en TourismoGourmet.com, medio digital especializado en turismo gastronómico y estilo de vida.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad