¿Quién dijo que las princesas no son capaces de enfrentarse con el más fiero dragón? Esta historia es muy divertida y, sobre todo, distinta, porque aquí se rompe con lo establecido para dar cabida a nuevas formas de acción y convivencia, porque ¿quién dice que las princesas tienen que estar siempre bien vestidas y actuar como dictan los cánones cuando se trata de salvar a quien más quieren?

 

¡Tiemblen, dragones!

Robert Munsch y Juan Gedovius, Ediciones Castillo, 2008

 

Este libro da a conocer la historia de la princesa Elizabeth, quien adora los vestidos y tiene cientos de ellos, y el príncipe Ronaldo, quien es muy guapo y muy pronto pedirá su mano para casarse con ella. Pero resulta que un buen día el destino de ambos da un giro inesperado y se torna color de hormiga pues de repente un gran dragón aparece en el castillo de Elizabeth y, sacando una gran llamarada de fuego, quema todos sus vestidos y, además, se lleva al príncipe Ronaldo. La princesa, entonces, decide ir a su rescate. Y lo hace. No sin descubrir que hay de príncipes agradecidos a príncipes que no lo son tanto... Así que la princesa, al final, toma una gran decisión y vive muy feliz el resto de su vida.

Este libro, escrito para niñas y niños a partir de seis años de edad, es una historia sobre la solidaridad. Elizabeth, la princesa, tiene un gran sentido del amor pues sabe que cuando se ama a las personas se les protege, se les cuida y se procura su bienestar. Así que ella elige salir de sus zona de confort para salvar del peligro al príncipe de quien está enamorada sin importarle con quién se va a enfrentar, que, en este caso, es un fiero dragón. Ella sabe que no tiene la fuerza para ganarle a una bestia de semejantes dimensiones, por lo cual tendrá que hacerle frente a través de su astucia, su inteligencia y su creatividad y no por medio de la fuerza bruta. Ya se sabe que la inteligencia y la capacidad de razonar son más fuertes que la violencia. Y, de este modo, ella logra su cometido sin ponerse en peligro.

Lamentablemente, no fue bien valorada por el príncipe, quien decía amarla pero en realidad no la amaba ni la aceptaba como era, ya que él no fue capaz de reconocer en esa princesa la valentía y los sacrificios que hizo con tal de salvarlo. A él sólo le importaba el qué dirán y la imagen de la princesa; demostró ser una persona narcisista que no supo valorar todo lo que Elizabeth hizo por él; seguramente se sintió humillado porque fue ella quien lo salvó y, en lugar de agradecerle y corresponderle, se mostró egoísta e inseguro frente a una princesa valiente, fuerte y aguerrida.

Robert Munsch es, en la actualidad, uno de los autores más vendidos y cotizados en Canadá y Estados Unidos. Tiene 42 cuentos publicados y sus libros han sido traducido a muchos idiomas. Nació en Estados Unidos el 11 de junio de 1945. Es uno de los escritores más leídos en todo el mundo. Y el ilustrador de esta obra es Juan Gedovius, quien nació en México en 1974; trasnochador incorregible y pescador de dragones de mar, desde temprana edad supo que su camino debía estar acompañado por lápices, pinceles, pinturas o cualquier otra cosa que le permitiera capturar en papel todas aquellas criaturas que moraban en sus sueños. En los libros encontró el medio perfecto para compartir con todos. Juan Gedovius ha ilustrado muchos libros y es uno de los favoritos de niñas y niños de México y del resto del planeta.

 


 

* Editora, traductora y publicista. Es autora de los libros infantiles El maestro no ha venido, De los gustos y otras cosas y Los abuelos son de Marte.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad