Ha quedado atrás la sofisticación del invierno y ahora la búsqueda es por una elegancia sin complicaciones, en la que todo fluya de manera armoniosa. Descubre las tendencias de la moda para esta nueva época del año.

 

Un mood de fresca serenidad dominó las pasarelas de la temporada que reciben a la nueva estación con optimismo. Esto se hace evidente en las soltura y la simplicidad de la mayoría de los estilos. Claro que ciertos contrapuntos se hacen necesarios y eso los encontraremos primordialmente en las tendencias retro que van a su propio aire con modelos más complicados y divertidos.

Cualesquiera que sean las preferencias personales, el cambio de temporada ya está aquí invitándonos a renovarnos para comenzar un nuevo ciclo.

 

Para ellas...

El vestido blanco

Vestirse totalmente de blanco es una práctica común durante los meses de calor, no sólo porque sea una tradición sino también porque es una manera natural de mantener la frescura del atuendo. Así pues, veremos numerosos outfits de este color, desde trajes sastre hasta vaporosos vestidos. De hecho, el vestido blanco es el must have para cualquier mujer durante la temporada primavera-verano 2020, en lo cual ha coincidido la mayoría de los diseñadores. Ya no es necesario celebrar una boda para vestirse de pies a cabeza con este virginal color, que lo encontraremos en múltiples versiones, aunque una de las favoritas son los ondulantes maxivestidos.

 

La chispeante tangerina

Siguiendo con el tema de la elegancia monotonal, otro color favorecido por los genios de la moda para usarse en todas las prendas es el naranja vibrante. El tangerina, que en español sería el color mandarina, ha llegado como un tono protagonista que promete tener importancia durante más de una temporada, justo como sucedió con el amarillo en los dos últimos años. Invertir en algunas piezas de este juvenil tono será un imperativo de la estación, así como acompañarlo de su color complementario: el azul. Los tonos complementarios son aquellos que contrastan entre sí sin que ninguno opaque al otro. Por el contrario, juntos potencian su mutua presencia, por lo que es fácil obtener excelentes resultados al combinarlos.

 

Lencería a flor de piel

Vestirse para seducir es una cuestión casi instintiva entre los miembros del bello sexo y para hacerlo la moda es el mejor aliado. Por eso las prendas íntimas están repletas de exquisitos detalles que en esta ocasión los diseñadores quieren hacer públicos. De este modo, una vez más la lencería es la fuente de inspiración para crear atuendos femeninos.

Esta temporada dejar que la parte superior de las pantaletas se asome sobre el pantalón ya es una tendencia en práctica del street style. Sedas, encajes, corsettes y hasta el sujetador se muestran libremente en las pasarelas acompañados de todo tipo de atuendos que rinden homenaje a la sexualidad femenina.

 

Aquellos años setenta

Todas las modas se repiten, eso lo sabe cualquiera, y en esta ocasión toca hacer recuento de los formidables años setenta del siglo XX. Estampados de colores psicodélicos, vestidos al estilo de una “reina disco”, siluetas acinturadas de talle alto y numerosos atuendos que parecen haber sido sacados de la reciente cinta de Tarantino Once Upon a Time in Hollywood salen a las calles. Una pieza de esta tendencia, que es un must have, tanto para hombres como para mujeres, es la camisa de prominente cuello, tal como la utilizaria el mismísimo John Travolta.

 

Mangas de importancia

Si existe alguna parte protagónica del atuendo femenino esta temporada, sin duda son las mangas. Ya sea en camisas, vestidos, sacos, gabardinas o cualquier atuendo que las lleve, éstas serán de notoria importancia. Ahora los brazos se cubren con elegantes y voluminosas mangas en las que la fantasía no tiene límites, y para lograr sus caprichosas formas incluso se han inventado nuevas técnicas de confección que permiten adornarlas con todo tipo de transparencias, pliegues, holanes, listones y botonaduras, entre otras coqueterías.

 

Punto y aparte

Existen estampados típicos de la primavera, como las flores, que de nuevo se hicieron presentes en las pasarelas. Sin embargo, la sorpresa fueron los polka dots, que se perfilan como los grandes favoritos de la moda. Juguetones y versátiles, éstos pueden variar en color, tamaño y saturación para decorar todo tipo de prendas. Los hallaremos en múltiples combinaciones, pero todo parece indicar que el favorita es el alto contraste entre el blanco y el negro.

 

Para ellos…

El chaleco “a chaleco”

El chaleco siempre ha sido un excelente complemento de la vestimenta masculina, ya que le aporta un toque de elegancia, pero nunca antes había ocupado el papel estelar. Esta temporada la directriz de la moda consiste usar chaleco con todo y encima de todo, no debajo de sacos y chaquetas, como siempre había sido. Incluso la tradicional gabardina trinchera se ha adaptado a esta regla y ahora aparece sin mangas en forma de un chaleco largo. Al llevarse el chaleco por encima, éste se presta para jugar con colores, texturas y formas, en atuendos originales que aplican a todas las categorías del vestir. Incluso se le puede llevar sin nada debajo, más que los pantalones. Lo cierto es que por el momento no se debe salir sin esta prenda esencial.

 

Azules brillantes

Si en la moda femenina el color tangerina es uno de los favoritos, ¿qué mejor color para acompañarlo que el azul? Este color es el más usado por los hombres. Sin embargo, en esta ocasión no se presenta con su tradicional versión de azul marino. Muy por el contrario, lo encontraremos en fresco azul celeste, en vibrante azul turquesa y en intenso azul rey que se mezclan entre sí en atrevidos atuendos monotonales que son cualquier cosa menos aburridos. Está claro que durante esta temporada vestir por completo de azul es la moda, pero hay que poner mucha atención al mezclar sus diversas tonalidades.

 

El traje en su versión “rélax”

La permanencia del traje está asegurada pero esto no quiere decir que no evolucione. Cada cambio en la moda hace pequeñas modificaciones en el atuendo formal masculino que, cuando se suman, con el paso de los años hacen grandes diferencias. Así pues, la aportación de la primavera-verano 2020 ha traído un traje relajado de un corte amplio y de una silueta fluida que ciertamente le aporta comodidad y frescura en los días de calor. Con pantalones tan sueltos como los de una pijama, los sacos se tornan más largos y menos ceñidos. La mayoría de los modelos son de tres botones al frente pero también podremos encontrar sacos cruzados o doble breasted. Y con este ánimo relajado, también existen versiones del traje con bermudas para los más atrevidos.

 

Mezclilla total

Al igual que el traje, la mezclilla es otro elemento básico del guardarropa del hombre contemporáneo. En esta ocasión el truco radica en usarla por partida doble: tanto en el pantalón como en camisa, chaqueta, chaleco, etcétera. La dificultad de este look es que los diseñadores han puesto como condición que ambas piezas sean exactamente del mismo color y acabado, lo cual resulta muy complicado con todas las opciones que existen en el mercado. No obstante, quien se tome el tiempo para lograr este atuendo total se verá recompensado con lucir a la moda esta temporada.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad