Orlane Mercado

 

Transgresión es la palabra para describir la nueva temporada primavera-verano 2014. ¿Estás listo para “transgredir”? Aquí te dejamos las sugerencias de los grandes diseñadores.

Parecería como si una especie de discontinuidad de la línea del tiempo y el espacio afectara a las grandes firmas de la alta costura, las cuales toman elementos de décadas recientes y los reinterpretan guiándose únicamente por la estética. “Si se ve bien entonces funciona” es la justificación universal de la moda para romper las reglas que rigieron al atuendo moderno todo un siglo. Y así, reinventarlo en una especie de collage, que si bien es visualmente atractivo, parece haber perdido la brújula pues no tiene conciencia de dónde viene ni adónde va.

Para ellas…

 

Efervescencia floral

La moda de primavera siempre se viste de flores para darle la bienvenida al renacer de la naturaleza. Eso ya es toda una tradición. Pero esta temporada es un must vestir de flores de la cabeza a los pies. Y para quien piense que esto la hará parecer como una cortina, está equivocado, pues ahora los estampados florares aparecen en distintos colores, formas y saturaciones. De hecho, muchos de los looks más atractivos se logran combinando distintos estilos de prendas florares, jugando a mezclar diferentes tipos de estampados que, aunque a primera vista resulten en un miss match, las armonías y los contrastes de color justifican su interacción.

 

Una onda metalera

Colores metálicos, deslumbrantes y muy rockeros desfilaron por las pasarelas en todo tipo de modelos; desde el siempre sexy minivestido hasta las propuestas ultrasofisticadas que nos remiten a la visión de los atuendos futuristas. Tanto brillo podría resultar demasiado flashy para llevarlo de día. Y aunque la intención es usar esta tendencia como ropa de noche, lo cierto es que el mood de transgresión hacia las reglas del vestir que impera en la moda contemporánea permite usar estos brillantes atuendos de día, solamente que combinándolos con prendas y accesorios que los hagan menos llamativos, en medida de lo posible.

 

Glam étnico

Ya son muchas las temporadas en que los diseñadores vuelven una y otra vez a la inspiración de los atuendos étnicos. La diferencia en esta ocasión es que éstos son mucho más elaborados; de alguna manera, los genios del corte y la confección se las han arreglado para contextualizar por completo en un ambiente urbano motivos que pertenecen a culturas ancestrales. Estampados bizantinos, dibujos africanos, bordados muy al estilo vernáculo de nuestro país y otros elementos que pertenecen al acervo de la historia de la humanidad ahora se llevan en la ropa. Todo esto en atuendos que definitivamente no pueden ser calificados de bohemios, sino que, por el contrario, toman la forma de piezas de sastrería, elegantes vestidos de calle y hasta uno que otro modelito de coctel.

 

Neominimalismo

Less is more, por qué negarlo. El regreso del minimalismo de los años noventa a la escena de la moda es inevitable. Y aunque tampoco es una novedad, pues ha estado presente en temporadas pasadas como una tendencia menor, ahora se presenta con renovados bríos apelando a la pureza de un blanco total. Prendas níveas de líneas simples pero en cortes muy elaborados y detalles mínimos le ponen lo chic a los principios del zen.

Para ellos…

 

Hombres de blanco

La tendencia minimalista no es únicamente para la moda femenina. También se aplica a los caballeros que esta temporada de calor lucirán más que elegantes en sofisticados trajes blancos, decorados por unos cuantos motivos de color. Claro que esta tendencia no es práctica para el día a día del hombre contemporáneo, pues el blanco es un color que se ensucia con facilidad; pero no hay que descartar hacerse de un modelito de éstos para eventos especiales, como una boda, por ejemplo. Además de pulcro y sofisticado, este estilo garantiza frescura para los días de calor, sin mencionar los modelos en los que el saco se lleva sobre bermudas, una tendencia del año pasado que todavía sigue vigente.

Macro rayados

Así como en el otoño-invierno los cuadros fueron un imperativo tanto para las prendas casuales como las formales, este año las rayas horizontales al estilo marinero pero en versión macro aparecen desde prendas en las que se les podía esperar, como chamarras deportivas, hasta en donde nunca se les hubiese imaginado, como el traje de vestir.

 

Flores para él

No siempre fueron los motivos florales exclusivos de la moda femenina, pues hubo épocas en que elaboradas prendas en brocados florales se hacían para los hombres encumbrados. Esta posibilidad la quieren rescatar los diseñadores presentado todo tipo de prendas con estampados florales, incluyendo el traje. Sin embargo, si se observa con atención, los estampados florales para caballeros suelen lucir mejor en colores sobrios, dibujos menos llamativos que los de las damas y, dentro de lo que cabe, más discretos.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad