La infidelidad constituye la ruptura de la promesa más importante que hace una pareja al decidir unir sus vidas. Este abuso a la confianza puede destruir la relación y dejar a ambas partes seriamente lastimadas. Y puesto que todos estamos expuestos a caer en sus garras y padecerla, es importante conocer las causas más comunes que la originan.

 

La infidelidad se ha vuelto una práctica cada vez más común entre hombres y mujeres que están casados o que viven en parejas estables. De hecho, el sitio de citas Ashley Madison asegura que las mujeres mexicanas son las más infieles del mundo, específicamente las que viven en el municipio de Ecatepec. ¿Las razones? Según los estudios de ese sitio, estas mujeres suelen iniciar con una aventura después del nacimiento de su primer hijo, ya que sienten que sus parejas les han dejado de poner la atención que necesitan. Otros datos sostienen que estas mujeres suelen ser jóvenes (de 30 a 33 años de edad) y tienen pocos años de casadas. Pero ¿por qué recurren a la infidelidad en lugar de pedir el divorcio y buscar a otra pareja que las haga felices? Las personas entrevistadas comentan que prefieren engañar a su pareja que terminar con la relación en la que se encuentran, pues no desean separar a la familia, porque aman mucho a su pareja, desean que sus hijos crezcan con ambos padres o por temor a que esa relación ilícita no sea lo suficientemente duradera para cambiarla por la actual. Interesante, ¿verdad? Pues la realidad es que los hombres y las mujeres suelen ser infieles por razones muy distintas, pero se han encontrado algunas causas en común, las cuales se explican a continuación.

 

1. Por una desconexión con la pareja

Según los expertos, la infidelidad es principal resultado de una desconexión de la pareja, que deja de comunicarse, de realizar actividades juntos, de ser amigos y amantes y de disfrutar tiempo de calidad con el otro. Y aunque quien es infiel trata de justificar su aventura al argumentar que se siente poco apreciado, sin cariño e ignorado, la salida más fácil es buscar fuera del matrimonio lo que no pudo encontrar adentro. Y debido que nos encontramos en tiempos en que buscamos gratificación instantánea y no estamos dispuestos a comunicarnos profundamente y trabajar en nuestros problemas, para muchos lo más sencillo es buscar las respuestas en los brazos de otro hombre o de otra mujer en lugar de trabajar en los verdaderos conflictos de la pareja.

 

2. Por las redes sociales e internet

Internet se ha convertido en un gran facilitador de la infidelidad. Hay una gran cantidad de paginas web y apps en las cuales las personas pueden conocer a mucha gente de manera completamente anónima, como es el caso de Ashley Madison, la más famosa página web de aventuras extramaritales. Es tan fácil como inscribirte con un correo electrónico y al instante ponerte en contacto con mujeres y hombres que buscan aventuras sin que nadie se entere de sus pormenores. De igual manera ocurre en las redes sociales, en las que es posible reencontrar a amores del pasado, establecer nuevas relaciones… todo desde un smartphone. De hecho, Facebook se ha convertido en una importante causal de divorcios, ya que hay quienes han reconectado con sus amores del pasado o han encontrado nuevos amigos, lo cual los orillado a la infidelidad. La fantasía de que el pasto del vecino es más verde que el nuestro o que allá afuera está una pareja mejor que la que tenemos en casa propicia que muchas personas den el paso de engañar a su pareja.

 

3. Por sentir falta de apoyo de la pareja

Las parejas que no se sienten apoyadas tienen mayores posibilidades de caer en la infidelidad, debido a que son mucho más susceptibles de encontrar apoyo fuera de la relación. Puede ser un compañero de la oficina, un amigo o incluso una persona que acaban de conocer, pero que les ofrece compañía y apoyo y los escucha y los comprende. Por esta razón es muy común que surjan los romances en la oficina, puesto que que la convivencia suele a ser tan frecuenta que se empiezan a llenar los huecos que deja vacíos un matrimonio distanciado.

 

4. Por venganza

Hay quienes buscan una aventura como venganza a alguna acción de su pareja. Dado que la infidelidad es el mayor acto de traición, hay quienes incurren en ella para lastimar de manera implacable a quien le prometieron toda su lealtad. Este tipo de infidelidad suele ser muy violenta y lastimar fuertemente la relación al grado de que existen muy pocas opciones de reparación.

 

5. Por el uso de servicios de compañía y placer

El fácil alcance de los servicios de compañía (escorts), los masajes eróticos y otros servicios de este tipo son serios causantes de la infidelidad. Se contratan fácilmente y de manera anónima y se obtiene todo el placer que el dinero puede comprar. Si la experiencia es muy satisfactoria, la persona empezará a frecuentarla cada vez más hasta hacerlo de manera habitual. Este tipo de infidelidad comúnmente es descubierta cuando la pareja empieza a descubrir estados de cuenta de servicios de masajes o de hospedajes en hoteles, lo cual enciende todas las alertas de que hay algo que no marcha bien en la relación.

 

6. Por rutina sexual

Una causa muy común de la infidelidad es la rutina sexual o la falta de vida sexual de la pareja. Después de que pasa la época del romance y el enamoramiento y la relación empieza a enfriarse, muchas parejas caen la rutina. Para algunas, lo anterior sucede cuando llegan los hijos y hay poco tiempo para estar juntos. Tanto uno como otro olvidan su rol de pareja por cumplir el de padre o el de madre, propiciando que su relación sea más de amigos que de esposos.

 

7. Porque existe insatisfacción en el matrimonio

Cuando alguien de la pareja siente insatisfacción por el matrimonio es probable que busque afuera lo que no tiene en casa. Muchos caen en la cuenta de que se han casado con la persona equivocada y, en lugar de pedir el divorcio, deciden esperar a que las cosas mejoren o simplemente seguir juntos por la compañía o por los hijos. Las parejas que tienen pocas cosas en común y que se sienten infelices en su relación son mucho más proclives a buscar afuera lo que les hace falta en el seno del hogar.

 

8. Por vivir separados geográficamente

Las parejas que, por situaciones de trabajo o familiares, tienen que vivir separadas durante largos periodos de tiempo corren un mayor riesgo de ser infieles que quienes viven en el mismo sitio. La distancia propicia que ambos empiecen a extrañar a una persona que los escuche y les proporcione el apoyo emocional y físico que necesitan, por lo cual buscan a alguien que supla ese hueco emocional. Además, puesto que se encuentran lejos, es mucho más sencillo tener una relación extramarital sin ser descubiertos.

 

9. Por la crisis de la edad adulta

Muchos hombres y mujeres desean aferrarse a la juventud y buscan una aventura cuando sienten que se están volviendo “viejos”. En esta etapa emprenden la búsqueda de un modelo “más joven”, negándose al inevitable paso del tiempo. De igual manera, surge la necesidad de buscar a alguien “más joven” o “más guapo” puesto que la pareja ha perdido el atractivo por el que se enamoró.

 

10. Por inseguridad

Una persona puede ser infiel si se siente inferior en relación con su pareja. Ya sea que se sienta más viejo, más gordo, más feo o con menos posibilidades profesionales y económicas. En estos casos, la infidelidad se utiliza para reafirmar el propio valor y elevar la autoestima. También es común la infidelidad cuando la persona necesita una reafirmación constante, pues no se siente lo suficientemente valiosa para estar con su pareja. Este tipo de infidelidad no suele ser meditada y, por lo tanto, se produce de manera inconsciente.

 

Antídotos para la infidelidad

Sigue estos antídotos para mantener la frescura y la novedad de tu matrimonio para evitar que alguno de los dos busque afuera lo que cree que no tiene en el seno del hogar.

  • Tomen el tiempo para comunicarse y siempre sean sinceros el uno con el otro.
  • Busquen mantener una vida sexual emocionante y variada.
  • Demuestren su afecto todos los días.
  • Aprecien cada detalle de su pareja y díganle que la quieren todos los días.
  • Manténganse atractivos para su pareja.
  • Tengan citas románticas por lo menos una vez a la semana.
  • Traten de resolver sus conflictos en lugar de dejar crecer los resentimientos.
  • Escuchen a su pareja y procúrense apoyo incondicional.
  • Tengan amigos en común con quienes convivan de manera habitual.
  • Eviten caer en rutinas en su vida sexual, familiar y de pareja.

 


 

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: www.tudosisdiaria.com.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad