A la parrilla, gratinadas con queso, rellenas de jamón, a la vinagreta, en ensaladas o en dips, las alcachofas son deliciosas y, además de todo, nutritivas. Conoce sus propiedades y los beneficios que tiene para la salud, como controlar el colesterol o favorecer la depuración de toxinas, entre otros.

 

 

La alcachofa es un conjunto de muchas flores minúsculas unidas por un pedúnculo (rabito) común. Las partes comestibles de esta flor son el corazón y las hojas que la rodean. Se consume entre noviembre y marzo pues contiene una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

Propiedades

Contiene carbohidratos y proteínas, tiene menos de 1 por ciento de grasa y aporta aproximadamente 22 kilocalorías por cada 100 gramos, lo que la hace baja en calorías. Pero lo más destacable de su composición es que contiene los siguiente elementos:

  • Cinarina. Es el ácido 1,5 dicafeilquínico, que es un hepatoprotector, ya que actúa sobre los hepatocitos (células del hígado) y hace que éstos aumenten la producción de la bilis, favoreciendo la digestión de grasas; desintoxica el hígado pues elimina las sustancias tóxicas que circulan en la sangre y facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, disminuyendo el riesgo de formar piedras biliares.
  • También actúa sobre las células del riñón y propicia una mayor excreción de orina (diuresis); por lo tanto, es buen diurético, pues elimina la urea, que en concentraciones elevadas puede provocar daño renal. También ayuda a disminuir la retención de líquidos.
  • Cinarósido. Glucósido flavonoide derivado de la luteolina, cuya acción es antiinflamatoria.
  • Ácidos orgánicos: málico, láctico, cítrico, glicólico y glicérico, los cuales potencian la acción de la cinarina y el cinarósido.
  • Fitoesteroles (beta-sitosterol y estigmasterol). Sustancias similares al colesterol, pero de origen vegetal, que limitan su absorción en el intestino; ayuda a controlar los niveles de colesterol en sangre, reduciendo el colesterol malo (LDL) y aumentando el colesterol bueno (HDL). Además, disminuye el riesgo de presentar arterioesclerosis e infartos y reduce los triglicéridos en la sangre.
  • Flavonoides (quercitin y rutin). Protegen contra las enfermedades cardiacas y favorecen la acción antioxidante, ayudando a prevenir y a mejorar algunos tipos de cáncer, como el de colon.
  • Inulina. Carbohidrato que se metaboliza lentamente en el organismo, formando fructosa en lugar de glucosa. La fructosa es un azúcar que se puede asimilar sin la necesidad de insulina, lo que convierte a la alcachofa en un alimento especialmente favorable para las personas con diabetes, pues funciona como hipoglucemiante. Además, potencia la flora intestinal beneficiosa. 
  • Fibra. Ayuda a reducir la glucosa en sangre, y a disminuir y evitar el estreñimiento. Favorece el control del apetito, pues genera sensación de saciedad y favoreciendo la pérdida de peso.
  • Vitaminas. Destacan la vitamina A, las vitaminas del complejo B, la vitamina C, la vitamina K, la niacina y el ácido fólico esencial para la síntesis de ADN y glóbulos rojos. Su consumo previene defectos del tubo neural en el feto durante el embarazo.
  • Minerales. El hierro, el sodio, el calcio y el magnesio —un componente estructural de los huesos— influyen en la correcta función del sistema nervioso y en la contracción muscular. El potasio ayuda a mantener el equilibrio de líquidos y electrolitos, interviene en la estimulación y en la función nerviosa, así como en la contracción muscular, y favorece la reduccción de la presión arterial. El fósforo manteniene fuerte la estructura de huesos y dientes e interviene en la producción de energía y en su almacenamiento en nuestro organismo.

 

Otras ventajas

Al desintoxicar el hígado y limpiar los riñones, ayudan a mantener una piel saludable, ya que se reducen significativamente muchas afecciones, como dermatitis, eccemas y alergias cutáneas. Por sus propiedades digestivas, es ideal para tratar enfermedades como el ácido úrico, las reumas y los problemas de cálculos en la vesícula biliar. Disminuye la acidez, eliminando cólicos, la distensión estomacal y sus molestias. También ayuda en el tratamiento de gota, de artritis, de enfermedades hepáticas (hepatitis) y de problemas circulatorios, así como en el control de peso, pues reduce la grasa.

 

Riesgos al consumirla

Aunque los riesgos asociados a su consumo son escasos, hay que considerar lo siguiente:

  • Por su alto contenido de fibra puede provocar gases y flatulencias.
  • Por su sabor amargo es posible que no sea del agrado de muchas personas, principalmente de los niños.
  • En caso de padecer hipertensión o alguna cardiopatía que es tratada con medicamento, se debe valorar su consumo, ya que por ser diurético puede provocar descompensación en el organismo.

Además de ser nutritivas, las alcachofas son muy fáciles de preparar. Existen muchas recetas que la utilizan como ingrediente principal, pero también como acompañante. Sin embargo, hay que tener presente que ningún alimento, por muchos beneficios que aporte, por sí solo puede ayudar a bajar de peso y a mantener la salud, si no se sigue una dieta completa, variada y equilibrada, junto con ejercicio y un estilo de vida sano.

 


 

* Nutrióloga.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad