Uno de los propósitos más recurrentes para el año nuevo es ponerse en forma, para lo cual se debe realizar ejercicio y llevar una dieta balanceada. Con las finanzas sucede lo mismo, y enero es un excelente mes para retomar esos buenos hábitos y poner en forma tus finanzas.

 

 

A continuación te ofrecemos algunas claves que te servirán de ejemplo para que definas tu plan de entrenamiento y mantengas tus finanzas sanas durante todo el año.

 

1. Súbete a la báscula

Antes de empezar a elaborar tu plan financiero debes pesar tus deudas y medir tus ingresos y tus gastos; así sabrás qué tan grave es tu situación financiera actual y podrás hacer una planeación adecuada a tus necesidades. Una herramienta que te ayudará a saber dónde estás parado es un presupuesto. En la segunda parte de este artículo te explicamos cómo hacer el tuyo.

 

2. Gana condición

Enfócate en volver a crear hábitos financieros sanos: elaborar un presupuesto, ahorrar una cantidad fija de manera constante, pagar tus deudas a tiempo y gastar de forma inteligente. Al principio te costará trabajo acostumbrarte a tu nueva rutina, pero con un poco de perseverancia volverás a ganar condición.

 

3. Pon a dieta el crédito

Para ponerte al corriente con tus deudas, una buena opción es no utilizar tus tarjetas de crédito, dejándolas en un lugar seguro hasta que termines de pagarlas. Traza un plan de pago: si tienes varias tarjetas, evalúa cuál es la que te cobra más intereses e intenta liquidarla primero; esto es, destina a ésta una cantidad mayor de dinero, pero sin olvidarte de tus otras deudas. En cuanto liquides tu primera deuda, acaba con las siguientes.

 

4. Fortalece el ahorro

Una vez que tus deudas están bajo control, es momento de ahorrar. Piénsalo un poco: ya te acostumbraste a vivir sin el dinero que destinabas para el pago de deudas, así que ese dinero bien podría servirte para comenzar tu ahorro.

 

5. Fíjate metas concisas

El mejor motivador para cumplir una meta es tener claro para qué ahorras, ya sea un viaje, la universidad de tus hijos, el enganche de una casa, o la meta que tengas en mente; lo importante es que esa meta sea clara, saber cuánto cuesta y definir el tiempo en que quieres cumplirla. Para no quedarte en el camino, será de gran utilidad que pegues una foto de tu meta con su costo en un lugar visible.

 

6. Resistencia contra imprevistos

Para tener unas finanzas sanas debes estar prevenido ante cualquier eventualidad. Contrata los seguros que necesites según la etapa de la vida en la que te encuentres. Además, crea un fondo contra emergencias que te permita enfrentar imprevistos, como una descompostura de tu auto, alguna reparación en el hogar o una enfermedad.

 

7. Crea una rutina para el retiro

Al retirarte, es indispensable contar con recursos suficientes que te permitan vivir una vida tranquila. Para lograrlo, dispón de una cantidad quincenal o mensual y haz aportaciones voluntarias a tu Afore. Revisa los rendimientos, las comisiones y los servicios que ofrece tu administradora, y si no es la mejor opción para ti, cámbiate a una que te proporcione mejores beneficios.

 

Tu mejor herramienta

Así como ocurre con el ejercicio, donde cada plan de entrenamiento es personal, con las finanzas personales cada persona tiene planes financieros según sus necesidades; sin embargo, hay algo que todos deberían hacer para poner en forma sus finanzas: elaborar un presupuesto.

A continuación te mostramos cómo hacer el tuyo en sólo tres pasos:

1. En una libreta, o mediante alguna aplicación de tu teléfono celular, anota todos los ingresos que tengas: los fijos (sueldo o pensión) y los variables (comisiones, bonos, incentivos, ingresos por ventas, etcétera).

2. Por otro lado anota todos tus gastos, clasificándolos en dos grandes rubros:

  • Imprescindibles. Aquellos gastos que no puedes evitar; por ejemplo: alimentación, pago de servicios (luz, agua y gas), vivienda (renta o hipoteca), colegiaturas, transporte, etcétera.
  • Prescindibles. Aquellos gastos que puedes disminuir o eliminar sin que afecten tu vida; por ejemplo, diversión y recreación. No olvides incluir tus gastos hormiga, que, aunque parezcan pequeños, sumados representan una cantidad considerable al final del mes.

3. Por último, saca tu balance; es decir, al total de tus ingresos resta el total de tus gastos, incluyendo el pago de deudas. El resultado que obtengas te dirá cómo están tus finanzas.

 

dinero 1

 

Si tus ingresos son mayores a tus gastos, ¡felicidades! Tienes tus finanzas bajo control; pero si tus ingresos son menores o iguales a tus gastos, ¡no te desanimes! Analiza qué gastos puedes reducir o eliminar. Generalmente cuando modificamos un poco nuestros hábitos generamos un gran ahorro.

 

Ahora es tú turno, te invitamos a hacer tu presupuesto y a descubrir qué tan saludables están tus finanzas.

 

dinero 2 

 

Para conocer más acerca de éste y otros temas de finanzas personales te recomendamos visitar nuestro micrositio “Educa tu cartera” en www.gob.mx/condusef.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad