A quién no le ha pasado que al ir caminando por la calle o encontrar algún video en internet de pronto escucha una canción que automáticamente le hace pensar en una ciudad o un país en específico. Te invitamos a repasar los ritmos que caracterizan a algunos países y los han convertido en íconos musicales.

 

El acordeón de la musette francesa, la guitarra del flamenco español, la trompeta del son cubano o el saxofón del jazz de Estados Unidos, son sonidos inconfundibles que nos remiten de inmediato a alguna escena de esos países, ya sea porque lo hemos escuchado en alguna película o hemos tenido la fortuna de estar ahí.

Pero cualquiera que sea la razón, sin duda hay música que por tradición y cultura identificamos con una latitud en específico.

 

Argentina

El país sudamericano es mundialmente conocido por el tango. Este género es inconfundible por el sonido de instrumentos como el bandoneón, el piano, el violín, la guitarra y el contrabajo.

Asimismo, el tango se caracteriza por las letras de sus canciones, que suelen escribirse con lunfardos, es decir, jerga típica de la región de Río de la Plata, las cuales expresan sentimientos como deseo, tristeza y dolor.

Entre los máximos exponentes de esta género musical, que es considerado hoy en día patrimonio cultural inmaterial de la humanidad, se encuentran Carlos Gardel y Astor Piazzolla.

 

Brasil

No se puede pensar en el país carioca sin rememorar el ritmo de la samba, un género de raíces africanas que se desarrolló en Brasil y que es característico de las grandes celebraciones de esa nación, como el Carnaval de Río de Janeiro.

Es un ritmo festivo, que se toca con diversos instrumentos, la mayoría de cuerdas, así como panderos. Surgió a principios del siglo XX, precisamente en Río de Janeiro, pero se fue extendiendo por todo el país adaptándose a las tradiciones, los ritmos y las danzas de cada región.

De la samba surge otro ritmo característico de Brasil: la bossa nova, que mezcló sonidos del jazz para hacer una melodía más elegante y que se popularizó en el mundo gracias a músicos como João Gilberto, Tom Jobim y Vinícius de Moraes, además de la famosa canción Garota de Ipanema (La chica de Ipanema).

 

Colombia

Conocido como “el país de los mil ritmos”, Colombia tiene una variedad impresionante de ritmos y sonidos, entre los que mundialmente destacan la cumbia y el vallenato.

En el caso de la cumbia, convergen sonidos de los tambores africanos, instrumentos indígenas como las maracas y flautas, mientras que las letras tienen influencia de las coplas españolas.

Este ritmo se ha extendido por toda la región latinoamericana y forma parte del folclor y la fiesta de diversos países de América Latina.

En tanto, la música vallenata, autóctona de la región del Caribe colombiano, es inconfundible por el sonido del acordeón diatónico, la guacharaca y la caja vallenata, a los que se puede agregar otros, como el de la guitarra.

El vallenato es el ritmo musical colombiano que ha alcanzado más popularidad, tanto a nivel nacional como internacional, y ha derivado en ritmos como el paseo, el son, la puya y la tambora.

 

Cuba

La mayor isla del Caribe ha dado grandes aportes culturales a la humanidad, entre ellos el son, un ritmo que combina características de la música española, como letras, temas y rimas, con ritmos e instrumentos afrocubanos.

El son cubano es considerado uno de los más influyentes géneros de la música latinoamericana. De éste han surgido otros populares como el mambo y la salsa.

La historia de este ritmo se remonta a la segunda mitad del siglo XIX, en Santiago, cuando comenzó a mezclar sonidos de instrumentos de cuerda y percusiones, como la guitarra, los bongós y las maracas. Ya en el siglo XX este ritmo llega a La Habana y con la extensión de la radio por la isla en la década de 1930 el son comenzó a adquirir popularidad en todos los estratos sociales.

Sin duda, lo que impulsó el reconocimiento de este género fue el surgimiento del Buena Vista Social Club, con miembros como Compay Segundo, Eliades Ochoa, Omara Portuondo, Rubén González e Ibrahim Ferrer.

 

España

El flamenco es un género totalmente ligado a España. Surge en el siglo XVIII en la región de Andalucía, al sur de ese país.

El ritmo de esta música es inconfundible, caracterizado no sólo por instrumentos como el cajón, la guitarra y las castañuelas, sino también por el choque de las palmas de las manos y la voz que entona el famoso “cante”.

Un dato relevante es que al intérprete de cante flamenco se le llama cantaor, y no cantante, ya que la entonación de las letras pierde la letra d, tono característico del dialecto andaluz.

El género surge de la mezcla de las culturas y los ritmos castellanos y sefardís, durante la ocupación musulmana en el sur de España. Y si bien a lo largo del tiempo han existido notables cantaores, en las últimas décadas uno de los exponentes más afamados es Diego El Cigala.

 

Estados Unidos

La cultura musical estadounidense es extensa. El arribo de diversos grupos de migrantes a lo largo del tiempo ha llevado a una mezcla de ritmos que han producido distintos géneros.

De los ritmos que suenan en el extenso territorio de la nación norteamericana destaca el country, género que surgió en la década de 1920 en las regiones rurales de los estados del sur, de la combinación de música folclórica de algunos países europeos de inmigrantes, como Irlanda, con otras formas musicales, como el blues y las melodías religiosas.

Durante la década de 1960 este ritmo a base de guitarra, bajo, batería, violín, piano, banjo y armónica se popularizó en Nashville y Tennessee y rápidamente se convirtió en uno de los más famosos por personalidades como Loretta Lynn, Dolly Parton, Charlie Rich e, incluso, Taylor Swift.

El jazz es otro de los géneros que surgió en Estados Unidos a finales del siglo XIX en Nueva Orleans, donde esclavos de raza negra comenzaron a fusionar ritmos provenientes de África con música folclórica e himnos religiosos, tocados con instrumentos como trompeta, batería, guitarra, contrabajo, tuba y, por supuesto, el saxofón, lo que dio como resultado una melodía triste que se hizo famosa con personalidades como Charlie Parker, Miles Davis y John Coltrane.

Pero el rock and roll es la música estadounidense que más impacto ha tenido a nivel global. Surgido en la década de los cincuenta popularizado por figuras como Elvis Presley. Este género, que se distingue por el sonido de la guitarra eléctrica, es la base de muchas otras vertientes que a la fecha entusiasman a millones de personas en el mundo.

 

Italia

Hace 400 años, en el territorio que ahora se conoce como Italia, comenzaron a surgir los albores de uno de los géneros musicales más conocidos en el mundo: la ópera.

Se trata de un drama musical que se consolidó entre los siglos XIX y XX con las obras de grandes compositores como Rossini, Bellini, Donizetti, Verdi y Puccini.

Las voces de los tenores y las sopranos caracteriza a este género que hoy en día se encuentra entre los más famosas del mundo. Muchas de sus piezas clásicas más famosas (la mayoría en italiano) son representadas en los principales teatros de ópera del orbe.

 

Jamaica

A mediados de la década de 1970 surgió en la isla de Jamaica un ritmo lento y alegre: el reggae, que el año pasado fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Este género se distingue por su ritmo pausado, que se asemeja el latido del corazón, así como por la letra de sus canciones, que hablan del amor, la redención y la naturaleza.

Artistas como Jimmy Cliff, Peter Tosh y Dennis Brow han dado a conocer este ritmo en todo el mundo, pero el mayor exponente en la historia es Bob Marley, cuya imagen es estandarte del movimiento rastafari.

 

México

El territorio mexicano es extenso y muy diverso, lo que lleva a que haya distintos tipos de música en cada una de las regiones del país. Sin embargo, si hay un género que caracteriza a México a nivel mundial es la música ranchera.

Ligada ampliamente a los mariachis, la ranchera es inconfundible por el sonido de la guitarra, la trompeta, el violín, el arpa y el guitarrón, entre otros instrumentos, así como por su letra que aborda temas como la vida en el campo, los caballos, el alcohol y, sobre todo, las tragedias románticas.

La lista de exponentes y autores de este género es inmensa, pero destacan José Alfredo Jiménez, Jorge Negrete, Pedro Infante y Vicente Fernández.

 

Reino Unido

El Reino Unido tiene una gran variedad de ritmos provenientes de distintas regiones, pero hay uno en particular que rompió con estereotipos y ha sido símbolo de la rebeldía por décadas: el punk.

Este género explotó en la corriente musical a finales de los años setenta con bandas británicas como Sex Pistols, The Clash y The Damned.

Se trata de canciones cortas, con tempo acelerado y un sonido distorsionado que se logra con instrumentos básicos como la guitarra eléctrica, el bajo eléctrico y la batería, mezclados con una voz potente que grita letras llenas de rebeldía, las cuales han marcado a generaciones de jóvenes de todo el mundo por su crítica social y por ser un ejemplo de contracultura.

 

República Dominicana

Recientemente, en diversas ciudades del mundo se han multiplicado academias para enseñar a bailar un ritmo lleno de sensualidad y romanticismo. Se trata de la bachata, un género que surge de la mezcla del bolero con música tradicional dominicana.

Como mucha música de América Latina, al principio la bachata fue considerada un ritmo de la clase baja. Sin embargo, a finales del siglo XX comenzó a sonar en distintas partes del mundo gracias al álbum Bachata rosa, de Juan Luis Guerra.

Instrumentos como la guitarra, la güira, el bajo eléctrico, el bongó, la conga, el saxofón y los timbales caracterizan a este ritmo que se ha popularizado en los últimos años en voces de artistas como Romeo Santos, Ramón Torres, Blass Durán, Chicho Severino y Joe Veras.

 


 

* Periodista por la UNAM y viajero por convicción. Ha trabajado en las redacciones de El Universal24 Horas El Heraldo de Mexico. Instagram: @jvanramos.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad