Antonio Gaudí

(25 de junio de 1852)

 

Gaudí es considerado el máximo representante del modernismo catalán. Con el paso del tiempo su obra ha alcanzado tal difusión internacional que La Sagrada Familia, su obra cumbre, actualmente es uno de los monumentos más visitados de España.

Antonio Gaudí fue hijo de un industrial calderero. Varias generaciones de su familia trabajaron en la manufactura de productos de cobre, principalmente de toneles gigantes para la destilación del alcohol de la uva. Los aspectos espaciales de estas grandes figuras de láminas de cobre forjado tuvieron una influencia en el artista, pues hicieron que desde pequeño llamaran su atención los objetos tridimensionales. Esta percepción de las figuras como objetos maleables y casi esculturales lo orillaron a desarrollar en el futuro su estilo tan característico. Estudió arquitectura, graduándose en 1878 con calificaciones regulares, ya que mostraba más interés en sus propias inquietudes que en las materias oficiales; se afirma que el rector de la universidad llegó a pronunciar estas palabras: “Hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”.

Sus primeros trabajos los hizo en despachos para renombrados arquitectos de la época. Su larga amistad con el conde de Güell significó para él un mecenazgo y la oportunidad de realizar proyectos tan importantes como el Palacio Güell y el Parque Güell, a los que seguirían la Casa Batlló y la Casa Milá, mejor conocida como La Pedrera. Sin embargo, el templo de La Sagrada Familia se convertiría en su obra cumbre, en la que trabajó desde 1883 hasta su muerte. Durante la vida de Gaudí sólo se completaron la cripta, el ábside y, parcialmente, la fachada del Nacimiento, de la que Gaudí sólo vio coronada la torre de San Bernabé.

Antonio Gaudí murió atropellado por un tranvía en 1926, sin lograr ver el impacto y el reconocimiento que su obra y su genio creativo han tenido en el mundo.

 

 

Antoine de Saint-Exupéry

(29 de junio de 1900)

 

Antoine de Saint-Exupéry fue un novelista y aviador francés que tuvo en sus experiencias como piloto su fuente de inspiración. Fue el tercero de los cinco hijos de una familia aristocrática que perdió al padre cuando Antoine tenía cuatro años. Al terminar el bachillerato, en 1917, intentó ingresar a la Escuela Naval, pero fue rechazado. Y se hizo piloto cuando estaba cumpliendo el servicio militar en 1921. Se integró a la escuadrilla de pilotos que transportaban el correo aéreo entre Francia y Senegal; posteriormente, se trasladó a Sudamérica. En este periodo inició su carrera literaria al publicar Correo del Sur (1928) y Vuelo de noche (1931), tomando sus experiencias de aviador como inspiración. A partir de 1932 comenzó a realizar reportajes sobre la Indochina francesa (hoy Vietnam), Moscú y España, en 1936, antes del inicio de la Guerra Civil. Durante la Segunda Guerra Mundial luchó con la aviación francesa en misiones peligrosas, pero con la caída de Francia marchó a Nueva York, donde contó su experiencia en Piloto de guerra (1942). Su fama mundial llegaría en 1943 con la publicación de El principito, una fábula infantil ilustrada por él mismo, que en realidad es una crítica a la adultez en la que se abordan temas profundos como el sentido de la vida, la soledad, la amistad, el amor y la pérdida. En 1943 se reincorporó a las fuerzas francesas en el norte de África y a partir de entonces retomó las misiones desde Cerdeña y Córcega. En el transcurso de una de ellas, el 31 de julio de 1944, su avión desapareció en el Mediterráneo.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad