J.R.R. Tolkien

(3 de enero de 1892)

John Ronald Reuel Tolkien es un escritor británico nacido en Sudáfrica, mundialmente conocido por ser el autor de El Señor de los Anillos, un clásico de la literatura fantástica. Huérfano de padre a los cuatro años, su madre se trasladó con sus hijos a la campiña inglesa, que cautivó a John desde el primer momento causándole una gran impresión, como puede observarse en su obra. Huérfano de madre a los 12 años, quedó al cuidado de un sacerdote católico que lo llevó a vivir a un oratorio, bajo la sombra de unas atalayas que inspirarían las imágenes de las torres oscuras de El Señor de los Anillos. Con 19 años, Tolkien viajó a Suiza, asegurando que su experiencia en los Alpes le había servido de inspiración a la hora de relatar la travesía de Bilbo a través de las Montañas Nubladas en El Hobbit. Un año y medio antes de su muerte, ocurrida en 1973, Tolkien fue nombrado comendador de la Orden del Imperio Británico por la reina Isabel II y también doctor honoris causa en letras por la Universidad de Oxford.

 

Isaac Newton

(4 de enero de 1643)

Isaac Newton es, sin duda, uno de los científicos más importantes de la historia de la humanidad, con aportaciones fundamentales en las matemáticas (cálculo), la óptica (teoría de la luz) y la mecánica (leyes del movimiento y la gravitación universal). Huérfano de padre, tras volverse a casar su madre lo mandó a vivir con su abuela cuando tenía tres años de edad. De salud débil y carácter introvertido, sus primeros maestros no lo consideraban buen estudiante, aunque Newton era muy aficionado a construir maquetas, linternas, molinos de viento y relojes. A los 18 años de edad ingresó en el Trinity College de la Universidad de Cambridge para estudiar matemáticas. De todos sus estudios y descubrimientos destaca su obra Principios matemáticos de la filosofía natural, publicada en 1687, en la que sentó las bases de la física moderna y la ingeniería a través de sus leyes del movimiento y la teoría de la gravedad. Al morir, en Londres a los 84 años, tuvo el honor de ser el primer científico enterrado en la abadía de Westminster.

 

Louis Braille

(4 de enero de 1809)

El método Braille es el sistema de lectura y escritura punteada universalmente adoptado en los programas de educación para personas ciegas. Su creador, Louis Braille, a los tres años de edad sufrió un accidente mientras jugaba en el taller de su padre —que se dedicaba a la talabartería—, hecho que lo privó de la vista. A pesar de su deficiencia física, Braille fue a la escuela de su localidad natal, Coupvray, un pequeño pueblo situado a unos 30 kilómetros al este de París. Y aunque demostró ser uno de los alumnos más aventajados, su familia creyó que el muchacho nunca podría aprender a leer y a escribir. A pesar de su discapacidad, Braille recibió una beca para el Institut National des Jeunes Aveugles. Todavía siendo un estudiante allí, e inspirado por la criptografía militar de Charles Barbier, elaboró un código táctil específicamente diseñado para facilitar la lectura y la escritura de los alumnos con discapacidad visual, de una forma mucho más rápida y eficaz en comparación con los métodos existentes en aquel momento y que hoy se conoce como el sistema Braille. Enfermo de tuberculosis, Braille murió a los 43 años sin lograr conocer el éxito que su método tendría en todo el mundo. En 1952, al cumplirse el centenario de su muerte, su cuerpo fue trasladado al Panteón de París, donde reposan los restos de los héroes nacionales.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad