Leonardo da Vinci

(15 de abril de 1452)

 

Este personaje es considerado el primer gran pintor del siglo XVI y el formulador de los principios del Renacimiento clásico. Aunque también incursionó en campos tan variados como la aerodinámica, la hidráulica, la anatomía, la botánica, la escultura y la arquitectura, sus investigaciones científicas fueron casi olvidadas por sus contemporáneos. Da Vinci descendía de una rica familia de nobles italianos, hijo ilegítimo de Piero Fruosino di Antonio y de Caterina, una humilde joven de familia campesina. Su abuela paterna, una ceramista, fue probablemente la persona que lo inició en las artes. Consciente del talento de su hijo, su padre le permitió ingresar como aprendiz al taller de Andrea del Verrocchio, donde aprendió pintura, escultura y técnicas y mecánicas de creación artística. Sus primeros trabajos de importancia fueron creados en Milán al servicio del duque Ludovico Sforza. Hacia 1475 pintó la Anunciación y en 1481 la Adoración de los magos. Entre 1495 y 1498 pintó sobre una pared del refectorio de Santa Maria delle Grazie La última cena, una de las más famosas obras de toda la historia del arte. En 1503 inició el célebre retrato La Gioconda (La Monalisa), adquirido por el rey Francisco I de Francia por 4,000 ducados de oro, que en la actualidad es el tesoro más preciado del Museo de Louvre. En 1516 el artista aceptó la invitación del poderoso rey francés para vivir en Francia y se instaló cerca del castillo de Amboise, donde murió el 2 de mayo de 1519.

 

William Shakespeare

(23 de abril de 1564)

Considerado por muchos como el autor dramático más grande de todos los tiempos, Shakespeare nació en Stratford-upon-Avon, un pequeño pueblo inglés que no sobrepasaba los 2,000 habitantes. Su madre provenía de una vieja y acomodada familia católica y es muy posible que el poeta, junto con sus dos hermanos y una hermana, fueran educados en la fe de su madre. A los 18 años se casó con Anne Hathaway, una aldeana nueve años mayor que él cuyo embarazo estaba muy adelantado. Cinco meses después de la boda nació su hija, Susan, y luego los mellizos Judith y Hamnet. Fascinado por el teatro, escribía versos y asistía a representaciones cómicas en su pueblo, hasta que decidió mudarse a Londres, sin su esposa y sus hijos. Antes de convertirse en el famoso dramaturgo que el mundo conocería, Shakespeare trabajó como pasante de abogado, maestro de escuela, soldado, tutor de noble familia y guardián de caballos a la puerta de los teatros. Hacia 1592 ya trabajaba como dramaturgo y comenzó a producir dos obras cada año. En 1594 ya era miembro destacado de la mejor compañía de la época, la Lord Chamberlain’s Company of Players [Compañía de Actores de Lord Chamberlain] y había escrito La fierecilla domada y Los dos hidalgos de Verona. Entre 1594 y 1597 escribió Romeo y Julieta y El sueño de una noche de verano, dos obras de amor y de juventud, y los dramas históricos Ricardo II y El mercader de Venecia. En 1598 la compañía de Chamberlain se instaló en el nuevo teatro The Globe, que tuvo el honor de ser cuna de obras como El rey Lear, Julio César, Macbeth, Hamlet y Otelo. Murió el 23 de abril de 1616 a los 52 años, un día que quedó marcado en la historia de la literatura universal por la luctuosa coincidencia con la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad