Mucho se habla de los perros de alto riesgo, aquellos que son satanizados por su gran fuerza, porque son obligados a pelear y a atacar, o por ser protagonistas de películas en las que aparecen como asesinos. ¿Pero realmente son agresivos por naturaleza?

 

 

Como bien se dice: todos los perros muerden… Desde un chihuahua hasta un mastín tibetano. Y aunque su naturaleza es defender su territorio y a su manada, cualquier perro que sea entrenado con cariño, socializado y tratado humanamente, responderá con amor al ser humano.

En algunos países se ha intentado instituir leyes para prohibir algunas razas de perros como mascotas; sin embargo, en otros se han creado instituciones y se han hecho leyes para protegerlos.

 

Razas consideradas asesinas o peligrosas

 

Pitbull

Existen diferentes tipos de esta raza: el American pitbull terrier, el American Staffordshire terrier, el American bully y el Stafforshire bull terrier, e incluso el American bulldog. Originalmente estos perros fueron creados para combatir con toros y osos, apoyando al ser humano en la caza de estas presas, por su fuerte temperamento y su sólida musculatura. Sin embargo, desde hace varios años han sido utilizados para organizar peleas clandestinas, donde el ganador es el que mata a su contrincante. Estas peleas han propiciado que esta raza sea conocida como peligrosa, pero la realidad es que son animales que en el siglo XVIII fueron utilizados para cuidar a los niños, por ser devotos, tiernos y cariñosos con sus amos. Estos canes, bajo el cuidado de dueños responsables, suelen ser compañeros ideales.

 

Rottweiler

Su origen data del Imperio romano. Utilizado para pastoreo, fue introducido tiempo después a Alemania, donde reforzaron su raza, haciendo de él un animal de talla mediana, fuerte y muy equilibrada. Durante la Primera Guerra Mundial fue utilizado como perro policía y mensajero. Su temperamento es fuerte; sin embargo, es un animal muy noble, fiel y cariñoso. Pero a pesar de ser muy dulce, no confía mucho en los extraños. Existen dos tipos de rottweiler: el europeo o alemán, que es robusto, con su cabeza más redonda y su hocico más chato, y el americano, que es delgado, con extremidades un poco más largas y una cabeza más estilizada.

 

Doberman

Este hermoso ejemplar tiene una historia curiosa: fue creado en Alemania en el siglo XIX por Karl Friedrich Louis Doberman. Cruzó razas como rottweiler, braco de Weimar, Beuceron y Manchester Pinscher, pues necesitaba un compañero que lo cuidara mientras iba de casa en casa recaudando impuestos. Esta raza fue rechazada por la gente en la década de 1970, debido a la película El asalto de los doberman, en la que esta raza de perros ayudaba a una banda de asaltantes a cometer sus fechorías. Se ha dicho mucho sobre su olfato: que pueden perderlo y, en consecuencia, desconocer a sus dueños; pero eso es falso. El doberman es un perro muy fiel e inteligente, pero a la vez muy dominante y nervioso, por lo que su dueño debe ayudarle a socializar y enseñarle quién es el líder de la manada.

 

Pastor alemán

Originario de Alemania, fuera creado específicamente para el pastoreo, para cuidar a los rebaños del acecho de los lobos. Debido a su fuerza e inteligencia, su disponibilidad para cooperar y aprender, el pastor alemán se ha convertido en uno de los perros más utilizados para guardia y protección, salvamento y guía de ciegos. Es un animal muy noble, cariñoso, obediente, muy sociable y protector. Sin embargo, debe ponerse extrema atención en su educación y entrenamiento, ya que es un animal de temperamento rebelde. Se le considera peligroso por su rápida reacción ante el peligro y ataca de inmediato para defender a su familia o a su manada.

 

Existen otras razas como el Siberian husky y el Alaska malamut, perros sumamente fuertes utilizados para jalar trineos, o el mastín napolitano y el dogo de Burdeos, animales de gran tamaño y gran fuerza, que deben aprender a socializar con el ser humano desde pequeños, y perros como el akita y el shiba Inu, los que, a pesar de su aspecto tierno y su tamaño mediano, son de temperamento dominante.

Realmente no importa la raza del perro, ya que se ha comprobado que, por ejemplo, un chihuahua puede llegar a ser más violento y peligroso que un pitbull, debido a su temperamento desconfiado y nervioso.

La educación de los perros debe llevarse a cabo con suma paciencia y responsabilidad y extremar precauciones para evitar accidentes. Por ejemplo, al sacar a pasear este tipo de canes debemos sujetarlos siempre con una correa; es indispensable conocer su temperamento, para saber si podemos dejarlos convivir con otros animales o debemos mantenerlos a distancia.

Los bozales pueden generar traumas y utilizados por mucho tiempo podrían provocar sofocación, pero un halter de entrenamiento es muy aconsejable para contenerlos y manejarlos fácilmente. Procurar que estos animales permanezcan en estado activo, mediante el ejercicio y el juego, es indispensable para poder educarlos y establecer un vínculo estrecho con ellos.

También hay que procurar que nuestra casa tenga rejas que no permitan que el perro saque la cabeza o que alguien meta la mano a través de ellas, pues aquél podría sentir amenazado su territorio y morder al intruso. Evitar accidentes es fácil.

Y no olvides que si tu perro presenta algún comportamiento extraño o agresivo, es importante llevarlo al veterinario a una revisión general, ya que puede padecer alguna enfermedad o dolencia. Si sientes que la agresividad de tu perro no tiene remedio, acude a un etólogo o entrenador profesional para que te ayude a controlar su mal comportamiento. En la Facultad de Veterinaria de la UNAM y en la Federación Canófila Mexicana siempre hay alguien que puede orientarte.

 


 

* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad