El 4 de abril es el Día Internacional del Perro Callejero, una ocasión que nos recuerda que detrás de cada perro que vive a su suerte hay una historia de abandono, soledad, peligro, hambre y frío, frente a la que no podemos permanecer insensibles.

 

 

Los perros son nuestros compañeros, amigos, guardianes. Durante siglos han convivido con nosotros y han desempeñado un papel importante en nuestras actividades, como mascotas, asistentes, en el trabajo, etcétera.

A pesar de lo maravillosos que son, han sufrido maltrato y abandono por nuestra parte. Algunos, al no estar esterilizados, se reproducen incontrolablemente y los pequeños cachorros que nacen de esa circunstancia, si no mueren, se enfrentan al sufrimiento que vivieron sus padres. Los peligros a los que se enfrentan son muchos: ataques de otros animales, atropellamientos, maltrato de la gente, captura de las instancias de control canino y muerte, no obstante que un pequeño porcentaje de estos animales tienen la suerte de ser cobijados por algún ser humano, ya sea para vivir con él o para ser dado en adopción a otra persona.

Desafortunadamente la falta de información ha provocado que muchos perros se encuentren en situación de calle. En México, de los 18 millones de perros que hay, 70 por ciento se encuentra en esa condición.

Las autoridades han declarado que se trata de un grave problema de salud, ya que los índices de enfermedades y de parásitos que desarrollan van en aumento, sin contar con la contaminación que producen sus orines y heces fecales.

La ciudad del país que posee más perros callejeros es Chihuahua, con 600,000, mientras que su población es de 1.3 millones de habitantes.

Las estadísticas señalan que la época durante la cual son abandonadas más mascotas es entre marzo y julio, ya que en las fiestas decembrinas las personas acostumbran regalar cachorros, que, a pesar de ser criaturas hermosas, cuando crecen son abandonadas por dueños que no tienen tiempo para cuidarlas y terminan arrojándolas a un refugio o a la calle.

Es un problema que no ha sido atendido de manera eficaz, pues no es una cuestión prioritaria para las autoridades, las cuales deberían instrumentar campañas permanentes de esterilización, tanto de perros de casa como de perros callejeros. De ese modo se evitaría la reproducción indiscriminada de estos animalitos.

En México 70 por ciento de las perreras o centros de control canino fueron convertidos, gracias a la Ley de Protección Animal autorizada en 2017, en centros de salud animal, esto es, en clínicas gratuitas o de bajo costo para la atención de esos animales. Desgraciadamente, aún siguen funcionando algunas perreras, donde los canes son confinados en jaulas y, al no ser reclamados por sus dueños, habiendo transcurrido 48 horas desde su captura, son conectados con electrodos en la cabeza y en el ano y se les provoca una muerte dolorosa por electrocución.

A principio del año 2000, en México surgió la Brigada de Rescate Animal, que junto con la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial, atiende llamadas de emergencia en cuestión de salud, cuidado del ambiente y maltrato animal, pero a pesar de sus esfuerzos no se dan abasto y no cuentan con un espacio donde puedan cuidar y rehabilitar a los perros rescatados, por lo cual necesitan el apoyo de otras instituciones protectoras de animales para realizar su labor.

En el sexenio pasado se inauguró el Centro de Retención Canino para animales abandonados o en peligro dentro de las instalaciones del Sistema de Transporte Colectivo (Metro), donde los perros rescatados son llevados a rehabilitación. Una vez esterilizados y sanados, son dados en adopción; pero desafortunadamente no tiene la promoción suficiente para que el público sepa que allí es posible adoptar un perro.

En países de Latinoamérica como Colombia, algunas asociaciones protectoras de animales se han unido para recoger perros de la calle, esterilizarlos y marcarlos para saber dónde se reúnen y cuáles ya han sido esterilizados, así como para controlar la sobrepoblación.

Por su parte, Holanda ha logrado una tasa cero de perros callejeros. Su estrategia consistió en lanzar una campaña masiva y permanente de esterilización tanto de perros callejeros como de perros de casa, con la cual logró una reducción de 70 por ciento de reproducción de estos animales, estableció un impuesto oneroso a quienes compraran perros de raza, con lo que evitó en gran medida este tipo de comercio, y promovió la adopción de perros callejeros o de refugios. Asimismo, implementó campañas permanentes de vacunación y de desparasitación para evitar enfermedades; decretó fuertes multas y hasta tres años de cárcel para quienes maltrataran a estos animales; abrió espacios pet friendly en centros comerciales, parques y restaurantes, y prohibió el sacrificio de los canes, el cual sólo se permite en caso de enfermedades graves e incurables de esos animales, pero siempre autorizado por un juez. Sorprendentemente, los refugios tuvieron que cerrar debido a que ya no había perros por rescatar.

La iniciativa de instituir el 4 de abril como Día Internacional del Perro Callejero nació en Argentina para rendir un homenaje a estos animales, que día con día se esfuerzan por sobrevivir. La conmemoración constituye un llamado de atención para los seres humanos sobre las complicadas condiciones de estos animales. Es un recordatorio de que está en nuestras manos proporcionarles una vida digna y feliz y constituye una oportunidad para que este día se realicen propuestas de protección animal, se concientice a la gente sobre los beneficios de tener una mascota por medio de la adopción y se apoye a protectores y a refugios que ayudan a rescatar, a sanar y a buscar hogares amorosos para esos animales.

Tú puedes ayudar a que haya menos perros en la calle: esteriliza a tu mascota, no la abandones; no compres cachorros, mejor adóptalos; no dejes que tu perro salga solo a la calle, y reporta casos de maltrato. Sé un dueño responsable.

 

 


 

* Protectora independiente de animales sin hogar desde hace más de 20 años.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad