Ubicado en los estados de Tlaxcala y Puebla, el Parque Nacional La Malinche, o Matlalcuéyatl, alberga la sexta montaña más alta de México —con 4,462 metros de altitud—, que es también uno de los más antiguos volcanes del país. ¿Ya lo conoces?

 

  

El Parque Nacional La Malinche forma parte de las cuencas del río Atoyac y Guadalupe, por lo que es muy importante para el abastecimiento de agua de Tlaxcala y Puebla a partir de los mantos freáticos de la región. Además, el parque protege afluentes que alimentan a los ríos Zahuapan y Atoyac y a la presa de Valsequillo. Por ser Tlaxcala el estado más pequeño de México, es posible ver La Malinche desde casi cualquier lugar. Por su importancia, diversos artistas han representado el volcán en sus pinturas, como el muralista Desiderio Hernández Xochitiotzin, que lo plasmó en los murales del palacio de gobierno de Tlaxcala.

 

Origen del nombre del volcán

Desde el siglo XVII se le conoce como Malinche, o Malintzin, en honor de Doña Marina, o Malinalli, esclava, intérprete y amante de Hernán Cortés.

 

Leyenda

Cuenta la leyenda que en una ocasión Doña Marina tenía mucho calor y decidió ir a bañarse a la laguna de Acuitlapilco para refrescarse un poco. Le avisó a Hernán Cortés y se encaminó a la laguna acompañada por cuatro esclavas. Al llegar, se quitó su huipil de grecas turquesa y su enagua azul celeste, y se sumergió en el agua. Pero del otro lado de la laguna se encontraban algunos hombres del poblado de Xiloxoxtla y no pudieron evitar verla. Impresionados por su belleza, creyeron que se trataba de una diosa. Se acercaron a ella para pedirle que rompiera el hechizo que había convertido a un antiguo guerrero y a su amada en el volcán Matlalcuéyatl. Al ver a tantos hombres juntos que se le acercaban, Doña Marina empezó a gritar: “¡Malinche, Malinche, Malinche!”, ya que así apodaban a Hernán Cortés. Al oír los gritos, llegaron los guardias del conquistador a rescatarla. Desde entonces el volcán recibió el nombre de La Malinche.

 

Flora y fauna

El Parque Nacional La Malinche cuenta con una amplia diversidad faunística (937 especies descritas, decenas de ellas endémicas), de la que destacan el chupaflor canelo, el zumbador mexicano, el chipe rojo, el zorzal mexicano, el murciélago mula, el saltaparedes, el enebro azul, el vencejo nuca blanca y el mirlo pinto, entre otros.

Su vegetación más representativa incluye bosques de alta montaña de encino y oyamel, pastizales y vegetación inducida.

 

Escalar La Malinche

De las cumbres más altas de México, La Malinche es, sin duda, una de las más ricas por la composición de su paisaje: bosques de pinos, encinos y oyameles, inclinadísimas laderas, múltiples cumbres secundarias e inmensos arenales.

Para disfrutar de este peculiar ascenso debes llegar al poblado de Altamira de Guadalupe, en Huamantla, Tlaxcala, alrededor de las ocho de la mañana, ya que el recorrido lleva aproximadamente tres horas y media hasta la cima. Comenzarás a caminar por el bosque, donde sentirás la humedad de los árboles y el trinar de los pájaros. Después de un par de horas, las coníferas empezarán a desaparecer, dando lugar a los pastizales, y llegarás a un punto lo suficientemente despejado de vegetación donde tendrás el primer avistamiento de la cima. A los pocos minutos estarás frente a un arenal que, sin duda, será el mayor desafío del recorrido. Cuando lo cruces, es importante dar pasos cortos y buscar los puntos de la tierra más firme para evitar tropiezos; los bastones serán indispensables en esta travesía, ya que te darán mayor estabilidad. Al trasponer el arenal, deberás guardar los bastones, ya que tendrás que usar las manos para escalar las inmensas piedras que conducen a la cima. Éste es el último tramo del ascenso. Al llegar a la cima te asombrará el maravilloso cráter, eje del volcán. En días despejados, podrás ver las grandes cumbres de la zona, incluyendo el Pico de Orizaba, el Iztaccíhuatl y el Popocatépetl.

 

Recomendaciones

Llega a Altamira, al Centro Vacacional Malintzi, donde se puede estacionar el automóvil y emprender la caminata.

Se recomienda llevar zapatos para escalar, gorra, bloqueador y lentes polarizados, así como suficiente agua para evitar la deshidratación. En invierno, es indispensable revisar las condiciones climatológicas, porque si hay hielo o nieve será necesario escalar con equipo especial para evitar resbalones.

 

¿Cómo llegar?

Saliendo de la Ciudad de México, toma la calzada Ignacio Zaragoza rumbo a Puebla y continúa por la autopista México-Puebla. Después de 26 kilómetros toma la desviación hacia Veracruz (cuota), vía Tlaxcala, incorpórate a la carretera Tlaxcala (cuota) y después de la caseta dirígete hacia Chiautempan. Sigue durante 24 kilómetros en esta dirección y toma la carretera México-Tlaxcala/Acocotla-Vicente Guerrero, donde finalmente, después de 13 kilómetros, llegarás el Centro Vacacional Malintzi.

 

Qué actividades se pueden realizar

La Malinche cuenta con un centro vacacional con cabañas, instalaciones recreativas y un área para acampar. Se pueden realizar actividades a campo traviesa y campismo, así como caminatas y paseos en bicicleta de montaña. En las faldas del volcán hay paredes rocosas donde se pueden realizar deportes extremos como rapel.

 

Donde hospedarse

La Hacienda de Santa Bárbara, también conocida como Casa Malinche, se encuentra a 30 minutos de la entrada a La Malinche. Serás recibido con una sonrisa y con una gran llave antigua en la mano. Para llegar a las habitaciones hay que atravesar un enorme portón de madera que resguarda el edificio del siglo XVII.

El costo de la habitación oscila entre 1,000 y 2,000 pesos por noche y se puede reservar con anticipación.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad