Gabriela Pablos

“En gustos se rompen géneros…” Y esta verdad es válida también para la comida.

En Voy&Vengo te presentamos un Top 10 de restaurantes o platillos que hacen fruncir el ceño al escuchar hablar de ellos —por sus ingredientes, porciones o extrañas combinaciones—, pero cuya originalidad no deja de inspirar curiosidad… ¡y hasta apetito!

 

10

Tacoburger. Una de las más irresistibles fusiones entre un taco y una hamburguesa. Es una tortilla de harina que alberga carne jugosa con queso derretido. Además incluye las tradicionales verduritas de una hamburguesa, la carne de un taco de bistec y, por si fuera poco, salsita molcajeteada o pico de gallo. Esta exótica mezcla se sirve en Taco Burger, en Valle de Bravo, así como en otros restaurantes de comida Tex- Mex.

Dirección: Ignacio Zaragoza, s.n, entre 16 de Septiembre y Porfirio Díaz, Valle de Bravo, Estado de México.

9

Tecolotes. Para los amantes de las tortas de tamal o “guajolotas”, como se les conoce coloquialmente, hay un platillo que también cumple con las deliciosas características de la “masa con masa”. A primera vista podría no despertar el apetito, pero después una probadita su sabor te puede hacer caer en la adicción. Esta mexicanísima fusión se llama tecolote.

Los tecolotes se obtienen de la mezcla de un típico mollete mexicano con una sustanciosa ración de chilaquiles gratinados verdes o rojos encima. También lleva crema, frijoles y hasta chorizo, si así lo quieres.

Disponible en Sanborns Restaurante.

8

Wensabi. Las quesadillas gigantes de Wensabi miden 60 centímetros y son las más largas del Estado de México y probablemente del país. El especial de la casa, que incluye pechuga de pollo, tocino y queso, así como sus otras combinaciones, atrae a los curiosos “garnacheros” que diariamente visitan este lugar. También se preparan quesadillas de 45 centímetros para los comensales de menor apetito.

Dirección: Avenida de los Maestros, núm. 31B, San Andrés Atenco, Tlalnepantla, Estado de México. Teléfono: 5398-3298.

7

Come como luchador. ¿Te has preguntado qué come un luchador? El enmascarado Super Astro abrió El Cuadrilátero en pleno centro de la Ciudad de México, con la especialidad de la casa: una torta gigante servida en una telera tamaño baguette, llamada “Gladiador”. Su nombre no solo impone, sino que al tenerla enfrente uno sabe que lidiará una gran batalla para terminar con 1,300 gramos que en promedio pesa cada torta.

Este lugar reta a cada uno de sus comensales, pues si logra devorarla en menos de 15 minutos la casa paga. Hasta ahora sólo un centenar de personas lo han logrado. Desde hace más de 20 años El Cuadrilátero rinde homenaje a las leyendas del ring y es frecuente encontrarse con personajes del mundo de las luchas. Además, es posible que el propio Super Astro Jr. te lleve tu plato a la mesa.

Dirección: Luis Moya, núm. 73, Col. Centro, México, D.F. Horario: lunes a domingo de 10:00 a 19:00 horas.

6

Cocina floral. Las flores siempre son bellas a la vista pero nunca nos imaginamos que también pueden ser un invitado de honor en nuestro menú. En La Ruta de la Seda, las flores, las nueces y las especias son las principales estrellas de la repostería. Es común que en este lugar encuentres desde pastel de lavanda, pie de jengibre y bergamota, hasta galletas de pimienta y panquecitos de jazmín o betabel.

Esta ecopatisserie es un local pequeñito situado en una tranquila plaza junto a la Iglesia de Santa Catarina, en Coyoacán. No sólo todos los ingredientes que utilizan en la cocina son orgánicos sino que las recetas son súper originales al tratarse de creaciones propias o recetas de postres antiguos de Medio Oriente, Europa y Asia.

Dirección: Aurora, núm. 1, esquina Pino, Barrio de Santa Catarina, Coyoacán, México, D.F. Teléfono: 3869-4888.

5

Tortas de avestruz. En pleno corazón de la capital del Estado de México se encuentra La Vaquita Negra del Portal. Esta tortería es muy sencilla, pero siempre que la visites estará llena. En ese local la mayoría de los comensales come de pie en torno de un mostrador abarrotado de largos metros de chorizos verdes, naranjas, rojos y de otros colores que, junto con los olores de la cocina, te pondrán a salivar instantáneamente.

La especialidad del lugar son las tortas de carne de avestruz así como todas las variedades de platillos que se pueden preparar con chorizo.

Dirección: Portal Reforma, núm. 124B, Col. Centro, Toluca, Estado de México. Teléfono: 72-2215-6847.

 

4

Un reto de peso. Imagina todos los ingredientes que puedas y ahora ponlos en una torta. Pero para que sea una torta de Los Vikingos debe tener: milanesa, pierna, lomo, tocino, chorizo, bistec y mucho más. Y no es por exagerar, pero sólo una vikinga hace que las tortas de El Cuadrilátero sean light, pues cada una pesa más de 2,200 gramos.

Aunque sólo es un puesto en Santa Fe, los dueños de este lugar también mantienen un reto permanente desde hace 25 años, un desafío muy poco recomendable para tu salud: quien logre terminar dos tortas vikingas completas (por lo menos 4.5 kilos en una sentada) podrá comer gratis durante todo un año.

Dirección: Cuauhtémoc, esquina Gustavo Baz, Santa Fe. Teléfono: 5373-3528. Horario: abierto las 24 horas.

3

Y en su martini… ¿aceitunas o alacrán? En Onix, restaurante, bar y boutique, se tomaron muy en serio lo de ponerle “piquetito” a las bebidas, pues la especialidad de la casa son los martinis con alacrán. Si no tomas bebidas alcohólicas, puedes ordenar los escorpiones Medio Oriente, que son los temidos alacranes rellenos de queso crema y salsa de chimichurri.

Éste es uno de los lugares de visita obligada en Michoacán, no sólo por su privilegiada vista hacia la Catedral, sino porque la música en vivo terminará de construir una atmósfera muy mexicana, bohemia y exótica.

Dirección: Francisco I. Madero, núm. 261, Morelia, Michoacán.

2

Mesón del Molinero. Este lugar destaca por el exotismo de su menú, el cual definitivamente atrapará tu curiosidad gastronómica. Entre sus especialidades se encuentran platillos como conejo al carbón, venado a la tampiqueña o en salpicón, cocodrilo a la diabla en filete o hasta en ceviche con tostaditas.

¿Se te antojó? El menú es extenso. Entre los favoritos destacan: el jabalí al pastor, la codorniz al ajillo, las ancas de rana al mojo de ajo, el avestruz, el búfalo a las brasas y, por supuesto, los caracoles.

Y por si pensabas que el exotismo se reducía al plato fuerte, la carta también incluye una gran variedad de escamoles, gusanos de maguey, chinicuiles y chapulines, ideales para botanear.

Dirección: Calzada de Guadalupe, núm. 50, Colonia Ex Hipodromo, México, D.F. Horario: lunes a miércoles de 12:00 a 22:00 horas; jueves a sábado de 12:00 de la tarde a 2:00 de la madrugada, y domingo de 12:00 a 21:00 horas.

1

Imprime tu comida. Imagina que para cocinar no necesitas ollas, sartenes ni hornos, sino simplemente enviar a imprimir un archivo. Así es la novedosa máquina que inventaron científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Se trata de una “impresora personal de alimentos”, llamada Digital Fabricator.

Este aparato conserva, refrigera, combina, procesa e imprime los ingredientes que quieras. Se puede experimentar con todos los sabores que tenga almacenados. Las proporciones y las presentaciones también son programadas. Hay algunas muy artísticas, ideales para hacer canapés y bocadillos conceptuales, elegantes, exóticos y deliciosos. Basta con programar una receta para cocinar como un verdadero chef. La impresora también fabrica bebidas y coctelería en varias presentaciones. Con un procesador de éstos es sencillo hacer, por ejemplo, un mousse de fresas con champagne, en pocos minutos, entre cientos de otras combinaciones posibles.

Lamentablemente aún hay pocos equipos en el mercado y su presencia en los menús de restaurantes apenas comienza a aparecer en los más exclusivos lugares de las grandes capitales. Se espera que muy pronto lleguen a México.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad