El 20 de marzo es el Día Internacional de la Francofonía. En esta fecha más de 200 millones de francófonos que se encuentran en los cinco continentes del mundo celebran su idioma y la diversidad de la francofonía a través de concursos de palabras, espectáculos, festivales de cine, reuniones literarias, eventos gastronómicos y exposiciones de arte.

 

 

El francés es la lengua oficial de 32 países y es la lengua materna de 80 millones de personas. Francia, Canadá, Bélgica, Suiza, Luxemburgo, Andorra, Mónaco, Líbano, Vietnam, Marruecos, Túnez y Camerún son algunos países en los que el francés se utiliza de manera cotidiana. En Europa existen variantes dialectales como el francés septentrional, el francés meridional, el francés belga y el francés suizo, así como numerosas variantes en países de otros continentes, como el francés de Quebec, el criollo antillano y el cajún. Junto al francés, en Francia se hablan otras lenguas de origen indoeuropeo, como el neerlandés-flamenco, el bretón, el corso y el catalán, así como numerosas lenguas producto de la inmigración

Además, es la segunda lengua utilizada en relaciones internacionales por diversas organizaciones mundiales, como la ONU y la Unión Europea.

En el ámbito de los negocios, el francés es la tercera lengua más utilizada, mientras que en internet es la cuarta. En gran parte del mundo es, además, la segunda lengua que se estudia en el colegio, junto al inglés.

El francés es una lengua romance que comparte muchas similitudes con el español: ambos poseen muchas palabras y estructuras gramaticales comunes, por lo cual el francés es accesible para los hispanoparlantes.

Francia cuenta con una historia cultural muy importante en diversos planos. Posee una de las tradiciones arquitectónicas más destacadas de Europa, con periodos de gran esplendor que han dado lugar a estilos típicamente franceses que se han extendido por todo el mundo. desde el galo-romano al art nouveau, pasando por el barroco y el neoclásico.

Francia también es famosa por su gastronomía. Su influencia ha llegado a todo el mundo, especialmente en Occidente, donde se ha incorporado un gran número de técnicas y conocimientos básicos. Quesos, vinos, quiches, ratatouille, crêpes, macarons y tarte tatin son sólo algunos de sus platillos mundialmente conocidos. Varios chefs franceses tienen una gran reputación internacional, como es el caso de Taillevent, La Varenne, Carême, Escoffier, Ducasse o Bocuse. Su gastronomía está incluida, junto con la de México, en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde noviembre de 2010.

Francia ha forjado muchas expresiones políticas en Europa y en el mundo entero. Los valores encarnados por el lema de la República francesa —“Liberté, égalité, fraternité”, en español: “Libertad, igualdad, fraternidad”— son un legado que la humanidad entera ha heredado de la cultura y la civilización galas.

Por ejemplo, Juana de Arco, conocida como Santa Juana de Arco o la Doncella de Orleans, fue una joven campesina que guió al ejército francés durante la guerra de los Cien Años contra Inglaterra, logrando que Carlos VII de Valois fuese coronado rey de Francia. Qué decir de Napoleón Bonaparte, el implacable conquistador que se proclamó emperador de Francia y rey de Italia y estableció su propio código civil: el Código Napoleónico o Código Civil Francés. O de personajes tan admirados como el general Charles de Gaulle, que dirigió la resistencia francesa contra la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial y presidió el gobierno provisional de la República francesa de 1944 a 1946 para restablecer la democracia en Francia.

Asimismo, Francia ha hecho grandes aportaciones a la humanidad en los campos de las ciencias, con personajes de la talla de Descartes, que desde el siglo XVII es considerado el padre de la geometría analítica y de la filosofía moderna, y Louis Pasteur, conocido por descubrir la vacuna contra la rabia y el proceso de fermentación de microbios en el siglo XIX —su principal legado es el procedimiento de la pasteurización—. No se quedan atrás los hermanos Lumière, conocidos como los precursores de la cinematografía por realizar las primeras proyecciones de imágenes en movimiento en 1895.

En el campo de la literatura, los franceses pueden sentirse orgullosos de Montesquieu, Voltaire, Victor Hugo y Marcel Proust, sólo por mencionar a algunos. En cuanto al mundo de la pintura, museos como el Louvre y el Quai d’Orsay resguardan obras invaluables de pintores como Ingres, Delacroix, Cézanne, Monet, Renoir y Gauguin, quienes han tenido una influencia rotunda en el arte mundial.

Por otro lado, en términos de protocolo y buenos modales, siempre se ha puesto como ejemplo a los franceses, así como en algunas otras tradiciones relacionadas con el lujo y el prestigio. En cuanto al mundo de la moda, Francia sigue siendo el primer referente. Coco Chanel fue quien liberó la moda femenina con trajes de chaqueta sobrios y accesorios imprescindibles, y Christian Dior, Yves Saint Laurent y Hubert de Givenchy siguen estando a la vanguarda y son líderes de la moda a nivel mundial.

En cuanto a la música, la francesa siempre ha estado en lo más alto de las listas de éxitos de todo el mundo. Serge Gainsbourg es un artista considerado una de las figuras más importantes de la música popular francesa. Sin lugar a dudas, Edith Piaf, con canciones inolvidables como “La vie en rose”, ha sido una de las más grandes artistas francesas del siglo XX. Comenzó como cantante de cabaret en la década de 1930 y obtuvo un gran éxito, por lo cual fue conocida como “La Môme Piaf” o “Pequeño Gorrión”. Y qué decir de Charles Aznavour: su prolífico perfil profesional le ha permitido escribir en varios idiomas: español, inglés, alemán, armenio e italiano, entre otros.

No cabe la menor duda de que hay muchos motivos para celebrar el Día Internacional de la Francofonía y aprovechar esta fecha para reconocer el legado que ha dado a la humanidad esta gran nación.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad