Te invitamos a iniciar el 2019 añadiendo a tu lista de propósitos hacer ejercicio, pero no como lo hace mucha gente, sin un plan concreto de entrenamiento, lo que ocasiona desánimo y abandono del proyecto en unas pocas semanas. Para ayudarte, te presentamos esta nueva sección, en la que a lo largo del año abordaremos diversos temas relacionados con el ejercicio, la salud cardiovascular, los planes de entrenamiento, la nutrición deportiva y las lesiones musculoesqueléticas. ¡No te la pierdas!

 

 

En la actualidad invertimos gran parte de nuestro tiempo y nuestro dinero en cosas que sólo nos dan gratificación inmediata, como ver la televisión, ir al cine, disfrutar una rica comida, pero… ¿por qué no invertir ese tiempo y ese dinero en tu cuerpo?

Muchas personas aseguran que no tienen tiempo para eso, pues se sienten cansadas por el trabajo o no consideran necesitarlo. Pero, ¿te has puesto a pensar cómo puede cambiar tu vida con un pequeño espacio para hacer ejercicio diario? ¿Cuánto dinero y enfermedades podrías ahorrarte? ¡Recuerda que lo que hagas ahora por ti determinará tu calidad de vida en el futuro!

A continuación te ofrecemos ocho motivos por los cuales invertir en tu cuerpo puede ser una excelente opción.

 

1. Bájale a la depresión y a la ansiedad

Debido a la liberación de endorfinas, también llamadas “hormonas de la felicidad”, al hacer ejercicio se produce una sensación de bienestar que nos hace sentir mejor con nosotros mismos, razón por la cual el estado anímico de quienes realizan deporte con frecuencia es mucho más positivo, además de que reduce nuestros niveles de ansiedad, lo que nos permitirá descansar y dormir mejor.

 

2. Reduce la posibilidad de desarrollar diabetes

Cuando se realiza ejercicio, no sólo se queman grasas y calorías, sino también se incrementa la sensibilidad a la insulina, con lo cual se logra reducir los niveles de azúcar en la sangre durante y después del ejercicio. Por lo anterior, al practicar algún deporte, los riesgos de desarrollar diabetes disminuyen. Y si ya padeces la enfermedad, el ejercicio ayuda a regular los niveles de glucosa, permitiendo, incluso, ¡reducir la ingesta de medicamentos! ¿Te has puesto a pensar cuánto gasta una persona en medicamentos para controlar su diabetes?

 

3. Disminuye los riesgos de contraer cáncer

Se ha demostrado que el ejercicio físico reduce el riesgo de padecer cáncer, principalmente de colon, de mama, de útero y de pulmón. ¿Sabías que incluso hay aseguradoras que no cubren este tipo de gastos?

 

4. Ayuda a controlar tu presión arterial

El ejercicio regular puede mejorar la tensión arterial. Recuerda que mantener cifras altas de presión arterial incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y, por lo tanto, aumenta la probabilidad de sufrir algún tipo de infarto.

 

5. Cuida de tu peso

Tanto si queremos subir de peso como si queremos bajar, practicar ejercicio es la mejor solución. Por supuesto, esto debe estar acompañado de una dieta acorde con esos objetivos. Es importante recordar que perder peso es saludable, pero es más importante aún mantener una composición adecuada entre grasa y músculo, ya que no es lo mismo pesar 60 kg, de los cuales 40 son músculo y 20 grasa, que pesar los mismos 60 kg, de los que 40 son grasa y 20 músculo. La persona con mayor cantidad de músculo es metabólicamente mucho más sana, pues reduce sus riesgos cardiovasculares de manera importante y luce una figura mucho más saludable.

 

6. Fortalece tus músculos y tus huesos

El entrenamiento de fuerza incrementa la masa muscular y la masa ósea, además de reducir la grasa visceral (la que rodea los órganos internos como el corazón, el hígado, etcétera). Se ha demostrado que el ejercicio de fuerza produce cambios favorables en el sistema nervioso y cardiovascular al reducir las cifras de tensión arterial tras la práctica de éste. Interesante, ¿no? Otro punto clave es que después de los 50 años de edad la fuerza se reduce de manera significativa, provocando mayor riesgo de caídas, discapacidades, etcétera; pero cuando nos ejercitamos regularmente, ese proceso de envejecimiento se retrasa y disminuye el riesgo de sufrir caídas y fracturas. ¡Imagínate pagar 200,000 pesos por una cirugía de cadera!

Ahora que conoces los grandes beneficios del entrenamiento de fuerza, no olvides complementar tu ejercicio cardiovascular con pesas al menos dos días a la semana.

 

7. Aumenta tu calidad de vida

El ejercicio mantiene tu corazón fuerte y ayuda a prevenir muchas enfermedades. Quienes poseen buena condición física, aunque padezcan sobrepeso, tienen mejores parámetros de salud. Estudios científicos demuestran que las personas con muy baja condición física tienen mayores probabilidades de padecer enfermedades crónicas y morir en edades tempranas.

 

8. Mejora tu memoria

Quienes hacen ejercicio aumentan la producción de una sustancia conocida como BDNF (factor neurotrófico derivado del cerebro), la cual favorece las conexiones neuronales, facilitando los procesos de aprendizaje y mejorando la concentración y la memoria.

Con todos estos beneficios no queda duda de por qué el ejercicio físico es considerado el mejor fármaco para reducir el inevitable deterioro que se produce con los años. Si ya decidiste entrenar, ¡inscríbete a un gimnasio, a un club o a cualquier clase de tu preferencia! Recuerda que el mejor programa de ejercicio debe incluir tus gustos, tus limitaciones y tus necesidades personales.

 

 


 

* Médico cirujano por la UNAM, especialista en medicina del deporte. Contacto: www.fitmed.com.mx y @Fitmedmx.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad