Los cambios que experimenta el cuerpo de la mujer durante el embarazo no tienen por qué causar incomodidad o vergüenza; al contrario, son el momento perfecto para dar rienda suelta al glamour y vestir piezas que hagan lucir a quien espera un bebé en todo su esplendor, en esta nueva etapa de su vida.

 

 

Para la mayoría de las mujeres una de las más grandes realizaciones es la de ser madre. Durante nueve meses se preparan con ilusión para recibir una nueva vida. En favor de este milagro, algunas solían renunciar a su figura y la mayoría a su guardarropa. Así pues, pasaban los meses de espera enfundadas en vestidos simplones o en conjuntos anticuados que solían ser la acostumbrada “ropa de maternidad”, que podía ser de todo menos glamorosa. Y es que estos atuendos hacían lucir tiernas a las mamás, pero poco agraciadas y completamente fuera de moda. No obstante, los tiempos cambian, por lo que las mujeres contemporáneas se las arreglan para lucir hermosas y mantener su estilo personal durante los nueve meses de gestación.

Este cambio se debe, en buena medida, a la evolución del rol de la mujer. Desde que los miembros del sexo femenino tomaron el control de su economía, la maternidad se convirtió en una faceta más de su vida y no su único fin. Por eso, hoy en día el embarazo no interfiere con el look de las súper mamás del tercer milenio.

 

Mamás a la moda

Pues bien, ahora el embarazo se lleva de una manera más activa: las mamás contemporáneas no están dispuestas a perder la línea, por lo cual adecuan su régimen de ejercicio haciendo actividades como yoga especial para la maternidad, además de que vigilan su alimentación para subir únicamente los kilos que sean estrictamente necesarios.

Esto repercute en la industria de la moda, que ya no tiene que producir atuendos de tallas más grandes, sino modelos que son prácticamente iguales a los que utilizan las mujeres no embarazadas y que sólo difieren en el corte para dar espacio a la zona del vientre. De ahí que los días en los que estar embarazada significaba vestirse como “gordita” ya son historia. Ahora las mamás modernas pueden mantener su estilo con sólo observar algunos aspectos de la ropa, como los que se señalan a continuación.

 

Optar por las siluetas del corte adecuado

Es el corte de las prendas el que hace la diferencia entre que luzcan atractivamente sofisticadas o que parezcan comunes y corrientes. Saber elegir el corte es el secreto fundamental para que una mujer embarazada pueda mantenerse a la moda. Estilos como la línea A o el corte imperio son excelentes opciones para lucir una silueta armoniosa, incluso con varios meses de embarazo. Lo anterior es posible porque la estructura del corte proporciona un espacio amplio en la zona del vientre, repartiendo el volumen de la silueta de una forma balanceada.

 

Buscar materiales adecuados

Las telas de gran caída que dibujan suavemente la silueta, como el tejido de punto, favorecen a cualquier figura, incluida la de las embarazadas. También se pueden usar materiales elásticos como la lycra que revelan de una manera muy agradable los cuerpos de las mamás. De ahí que se vean como lo que son: mujeres encinta, y no como si hubieran subido de peso.

 

Jugar con el oversize

Usar las prendas varias tallas más grandes es una tendencia del momento de la que cualquier embarazada puede sacar provecho. Pantalones de piernas amplias, grandes sacos de anchos hombros y largos blusones son ejemplos de prendas que están de lo más in y que le van muy bien a cualquier mujer que ya muestre su embarazo.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad