Ubicado en un edificio singular del siglo XVI en el Centro Histórico de la Ciudad de México —el cual perteneció a la orden de San Juan de Dios y funcionó como hospital hasta 1966—, el Museo Franz Mayer se ha dedicado desde hace 32 años a conservar, investigar y presentar las numerosas colecciones de libros, pinturas y artes decorativas que constituyen el legado del coleccionista alemán Franz Mayer. ¿Ya lo conoces?

 

 

En el corazón de la Ciudad de México, una de las urbes más grandes del mundo, se encuentran innumerables tesoros arquitectónicos, guardianes de la historia cultural de nuestro país. Tanto visitantes nacionales como extranjeros no dejan de maravillarse por la amplia gama de escenarios de cualquier época que se pueden disfrutar mientras caminan por el Zócalo, la avenida Madero o la Alameda Central, por sólo mencionar algunos sitios. Sin embargo, existen pocos lugares que nos permitan disfrutar la historia de nuestra ciudad y del arte nacional e internacional como el Museo Franz Mayer. Resguardado en la plaza de la Santa Veracruz, este precioso museo se ha convertido en uno de los referentes culturales más significativos del Centro Histórico que todo el mundo debe conocer.

 

Cita con la historia y el arte

En el bullicio de la gran urbe, sobre la avenida Hidalgo, se encuentra la Plaza de la Santa Veracruz, asentada por debajo del nivel del paso peatonal. En esta construcción del siglo XVI se encuentra la iglesia de la Santa Veracruz que albergó a la archicofradía de la Cruz, fundada por Hernán Cortés. Enfrente está el templo de San Juan de Dios, donde funcionaron los hospitales de Nuestra Señora de los Desamparados, de San Juan de Dios y de Morelos, o de la Mujer. Este monumento histórico, declarado así desde 1931, fue rescatado de su inminente desaparición gracias a un programa de restauración del Centro Histórico en 1981. El Fideicomiso Cultural Franz Mayer, tras un año de arduo trabajo, devolvió su esplendor a este emblemático edificio para albergar al Museo Franz Mayer y sus colecciones.

 

El museo

Especialistas de la cultura novohispana consideran que la Ciudad de México llegó a ser la metrópoli más importante del mundo. Siendo la Nueva España el puente entre Oriente y Occidente, habitantes de todo el orbe comerciaban diversos productos, incluyendo los artísticos. Con este mismo espíritu de “mover y mostrar el mundo” se conforma la colección permanente de este espacio museístico.

Franz Mayer Traumann llegó a México en 1905. Empresario de origen alemán fue uno de los fundadores de la Bolsa Mexicana de Valores. Asesorado por especialistas, conformó una de las colecciones de arte más diversas y singulares que existen en nuestro país, la cual dejó como legado en México. Estas colecciones se pueden apreciar en las diversas salas del museo integradas por objetos que abarcan seis siglos de creación e innovación en los ámbitos del arte y el diseño, comenzando en el siglo XV y hasta nuestros días. Mobiliario, fotografía, cerámica, plata, pintura, relojes, textiles y cartografía son nuestros guías por el mundo y por el tiempo.

Asimismo, en este museo destacan otras colecciones. Por ejemplo, el arte popular también tiene un espacio, con casi 13,000 objetos de la colección de la doctora Ruth D. Lechuga, quien llegó a México como refugiada y aportó este legado de la diversidad cultural indígena de nuestra nación.

El arte internacional está presente a través de las colecciones de creadores como Wolfgang Paalen, artista austriaco de vanguardia, inventor del fumage, técnica plástica que bien vale la pena conocer, y de los diseños del neoyorquino William Spratling, en los que la plata, el jade y el carey, son algunos materiales que adquieren formas singulares que nos remiten a un diálogo entre el artista y el arte prehispánico.

La valoración, el rescate y la difusión de la indumentaria mexicana se pueden apreciar en la colección de Marguerite Rostan, quien después de estudiar alta costura en Francia se dio a la tarea de diseñar y salvaguardar textiles y trajes que definen la cultura mexicana.

El pasado y la vanguardia artística conviven en este espacio. Si tu idea es despejarte de la vida cotidiana de la ciudad y dejarte llevar por tus sentidos, puedes tomar un café en uno de los claustros más bonitos de la ciudad y dejar que te envuelva su espectacular arquitectura. Si quieres viajar por la historia, te invitamos a recorrer las salas del museo y observar el detalle que la vida diaria no permite disfrutar. Si tu idea es hacer análisis y reflexión sobre el mundo en el que vivimos, puedes revisar el calendario de exposiciones temporales y, por supuesto, no perderte la World Press Photo Exhibition, que, junto con la Bienal Internacional del Cartel, constituyen una cita obligada con el Museo Franz Mayer. Si tienes inquietudes académicas acerca de los periodos que comprenden las colecciones del museo, conoce la biblioteca, que, junto con la Palafoxiana de Puebla y la Burgoa de Oaxaca, es una de las más bellas del país. Si eres amante del diseño y deseas conocer la tendencia de esta área artística en sus múltiples facetas, visita la sala correspondiente. Y si deseas realizar otras actividades con tu familia o con amigos, revisa los talleres, los conciertos y las visitas guiadas que ofrece este espacio cultural para todas las edades.

Los próximos meses habrá una muy interesante y rica variedad de exposiciones temporales que nos darán más razones para visitar este museo. A partir del 21 de marzo se exhibirá la exposición temporal “De prodigios y maravillas. Obras selectas de la colección Franz Mayer”, donde podrás acercarte de una manera especial y novedosa a los más de 80 tesoros de esta colección. También habrá exhibición de arquitectura durante la exposición del MMX, joven e innovadora propuesta arquitectónica que dialogará con Diseño Neobarroco, muestra internacional que presenta más de 27 piezas icónicas de diseñadores contemporáneos.

Esto sólo es una probadita de lo que el visitante encontrará en el Franz Meyer.

 

Contacto

www.franzmayer.org.mx

Horario: martes a domingo, de 10:00 a 17:00 horas

Hidalgo 45, Centro Histórico, Ciudad de México

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad