Tener metas en común puede ser la clave para una relación duradera. Por eso es importante que tú y tu pareja revisen periódicamente las suyas, para que no se desvíen del camino que desean y logren avanzar en la misma dirección.

 

Estar en una relación de pareja no es garantía de que ambos tengan las mismas metas; pero cuando sí se tienen es más fácil que la relación sea duradera, puesto que ambas personas caminarán hacia la misma ruta. Pero, por otro lado, tener sueños y metas diferentes, o no tenerlos, no necesariamente pone a la relación en riesgo, aunque sí es de suma importancia abrir la comunicación en cuanto a lo que ambos esperan de su vida en pareja y delimitar si les importa no tener una brújula clara que los lleve hacia delante.

Y es que las personas que se encuentran en pareja deben ser parte de dos relaciones: la que mantienen consigo mismas y la que comparten juntos. Y la relación que comparten con el otro debe estar basada en las metas comunes, gracias a las cuales irán caminando hacia delante y en la misma dirección. Si no es el caso, cada uno se dirigirá a rumbos diferentes. Por ejemplo, si la meta de uno es tener una familia y trabajar en un negocio familiar, mientras que el otro sueña con estudiar en el extranjero y aplazar la llegada de los hijos, tarde o temprano la relación se resquebrajará. Por eso es importante tener ese mapa que los llevará juntos a un mismo sitio.

 

Encuentren su camino en común

Al iniciar una relación la planeación de las metas se fija casi por sí sola. Es decir, no es necesario ponerse de acuerdo, ni convencer el uno al otro de lo que se desea. En las eternas conversaciones del romance surgen los planes, los deseos y los sueños. Y ambos se encuentran listos para realizarlos. Esos planes de viajar juntos, de estudiar algo nuevo, de vivir en pareja o, incluso, de casarse, de formar una familia, de iniciar un negocio, etcétera, con el tiempo pueden ir cambiando, pero no por eso deben perderse de vista, ya que tienen que seguir presentes en el proyecto de vida de la pareja.

Si se encuentran en una disyuntiva en la cual, por razones internas o externas, descubren que sus planes y sus sueños han cambiado, o ya no son vigentes, es el momento ideal para empezar a crear unos nuevos, lo cual se puede hacer primero de manera individual y después en pareja.

 

Aquí algunos pasos:

- Determinen el propósito de las metas por cumplir y un plan para alcanzarlas.

- Pregúntense cuáles son las metas más importantes para la pareja, y cuáles para cada uno en particular.

- Den prioridad a las metas en común, aunque sin dejar de lado sus metas personales.

- Examinen las diferentes áreas de sus vidas y califiquen la satisfacción en cada una de ellas (vida sana, tiempo juntos, hijos, familia política, amigos, salidas románticas, vida sexual, finanzas personales y familiares, trabajo, etcétera).

Dependiendo del resultado de esta valoración podrán realizar nuevas metas o modificar las que ya existen.

Si necesitan motivación, vuelvan al tiempo en el que se enamoraron, a aquellos momentos en los cuales compartían una lista interminable de sueños y en los que fantaseaban con apoyarse mutuamente en sus metas y disfrutar el proceso de crecimiento en pareja.

No pierdan de vista que suele suceder que después de muchos años juntos, cuando las responsabilidades se adueñan de las vidas cotidianas, éstas propician que esos sueños y esas metas se pongan en pausa y, eventualmente, se olviden. Por eso es muy importante recurrir a aquella etapa en la que parecía que todo era posible y en la que ambos deseaban caminar en una misma dirección.

¿Cómo lograrlo? Dejen a un lado las presiones diarias y recuerden qué fue lo que los hizo enamorarse. Si las metas de ese tiempo ya no son viables, propongan unas nuevas y evalúen si esas metas contienen algo que ambos desean o no. Piensen en todos los ámbitos de su vida en pareja: el dinero, el trabajo, la vida sexual, los viajes, los estudios, los hijos, la familia, el matrimonio y hasta su futuro a largo plazo.

 

Establezcan un lazo más estrecho

Antes que nada, tengan claridad en sus metas individuales. Si no la tienen, no podrán perseguir metas en común con su pareja. Mantengan la mente abierta y traten de ser auténticos con sus deseos y sus sueños.

Seguramente tu pareja tendrá sus metas y sus sueños personales, y si no son compatibles con los tuyos, sé honesto pues quizá esa no es la persona con la que debes estar.

Si a lo largo de la relación se producen cambios en las metas en común es importante mantener las vías de comunicación abiertas para llegar a un nuevo acuerdo. Ya sea que uno desee iniciar una familia antes del tiempo planeado, o realizar un cambio laborar o de residencia, es importante platicarlo y conocer los deseos del otro para ver de qué manera van a proceder en el futuro. Cuando se toman decisiones importantes los dos deben estar de acuerdo para no provocar tensiones posteriores en la relación.

Las metas tienen que ser específicas y ambos deben desempeñar un papel importante en su cumplimiento, ya que la responsabilidad de alcanzarlas no debe recaer sólo en uno de los dos. Además, no se trata únicamente de cumplir las metas sino también de establecer un lazo más estrecho y perdurable entre ambos. Al compartir sus metas, asegúrense de mostrar aceptación por su pareja y de escucharla sin criticarla.

Cerciórense de que las metas sean realistas y fáciles de conseguir, pero lo más importante es que se cumplan en un lapso relativamente corto de tiempo, pues las metas que se alcanzarán hasta que sean viejos les quitarán toda la motivación. Así que mejor persigan muchas metas a corto plazo.

Y, por último, cada vez que logren una meta como pareja ¡celebren a lo grande!

 

¿Por qué tener metas en común?

Hay cuatro razones principales por las que es importante que una pareja cuente con metas en común:

  1. Ayuda a una pareja a fortalecer su relación, ya que, al tenerlas, ambos trabajarán como un equipo para lograr lo que se han propuesto.
  2. Las metas los mantendrán unidos durante los momentos difíciles; por ejemplo, si su meta es tener una familia unida, lucharán por resolver los conflictos de una manera propositiva en lugar de terminar la relación cuando surge el más pequeño problema.
  3. Mejora la comunicación entre ambos, ya que hablar de los sueños y los deseos de cada uno ayudará a tener una relación más sólida y habrá un mayor entendimiento entre ambos.
  4. Cada vez que logren una meta, ya sea juntos o por separado, experimentarán una enorme satisfacción y deseos de seguir creciendo juntos.

 

* Comunicóloga por la Universidad Iberoamericana. Divide su tiempo entre su pasión de escribir, su familia y su blog: www.tudosisdiaria.com.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad