Desde hace miles de años, las palomas mensajeras han sido parte indispensable de la comunicación del ser humano. Descubre cómo es que un ave tan pequeña es capaz de volar durante kilómetros, sin perder el rumbo, para volver a su palomar.

 

 

La paloma mensajera, conocida como paloma bravía (columba livia domestica), se caracteriza por su fantástico sentido de orientación y su atlética anatomía, su viveza, su rapidez de vuelo, su abundante y brilloso plumaje, su cola siempre plegada, su cuello implantado y erguido y su gran resistencia. El peso promedio de un macho varía de 425 a 525 gramos, mientras que el de la hembra es de 300 a 480 gramos. Este tipo de ave es capaz de recorrer en un solo día de 700 a 1,000 kilómetros de distancia, a una velocidad promedio de 90 kilómetros por hora.

La paloma bravía es entrenada especialmente para que vuelva a su palomar después de haber volado largas distancias, llevando un mensaje llamado columbograma en un tubo anular que se coloca en su pata.

 

Las palomas mensajeras como deporte

Hoy en día la comunicación goza de tantos avances tecnológicos que las palomas han dejado de tener, como función principal, la mensajería. Actualmente su uso es casi exclusivamente deportivo, aunque algunos ejércitos siguen manteniendo unidades especializadas para casos de conflictos militares. En el mundo existe una gran afición por la colombofilia, esto es, la cría y el adiestramiento de estas palomas. Los colombófilos llegan a pagar sumas exorbitantes por palomas campeonas que provienen de criaderos renombrados.

Las aves de los hermanos Janssen, en Arendonk, un pequeño pueblo de la provincia belga De Kempen, constituyen una colonia de palomas de fama mundial. Sus capacidades para la cría de estas aves han sido de un valor inestimable, por lo cual se les considera los maestros de la cría de palomas mensajeras.

Existe una cantidad importante de clubes colombófilos cuyo fin es mantener la tradición de entrenar palomas mensajeras, así como fomentar el deporte y la sana competencia.

El deporte consiste en entrenar a una paloma para que vuelva a su palomar. La idea es que echan a volar dos o más palomas, las cuales deben llevar a otra a su palomar, conquistándola con arrullos, por lo que se les conoce palomas ladronas. El dueño del ave que resulte vencedora podrá conservar el ejemplar del rival.

Otra modalidad de este deporte consiste en liberar a las palomas en un espacio abierto, o desde un palomar diferente al que están acostumbradas. Ganará aquella que logre identificar y llegar más rápido a su palomar de origen.

 

Las palomas mensajeras en la historia

Desde la Antigüedad, la utilización de las palomas como medio de comunicación fue indispensable. El gran naturalista inglés Charles Darwin, quien escribió El origen de las especies, aseguró que el primer colombófilo de la humanidad existió hace 5,000 años: el faraón Userkaf, de la quinta dinastía egipcia, quien gobernó de 2479 a 2471 antes de Cristo.

Con palomas mensajeras los egipcios anunciaron el advenimiento del faraón Ramses III, testimonio grabado en una pintura de los hipogeos de Medinet-Abú. Por su parte, los griegos transmitían a las ciudades los nombres de los ganadores de los juegos Olímpicos a través de palomas mensajeras. Las legiones romanas tenían palomares móviles capaces de recibir a miles de palomas, para poder informar sobre los avances de las guerras, los sitios a ciudades enemigas y las conquistas. Los chinos, tras la construcción de la Gran Muralla, para defenderse de los ataques de los pueblos invasores del norte, fabricaron palomares en tramos de 30 kilómetros, para mantenerse comunicados, tanto en el interior como en el exterior. El mismo método se adoptó en la conquista de Japón.

Las palomas también han tenido un significado simbólico. En textos como la Biblia, el Espíritu Santo, a través de una paloma, se hizo presente en el bautismo de Jesús. Igualmente fue una paloma la que entregó a Noé una ramita de olivo anunciando que el agua había disminuido y que ya había tierra firme.

El colombófilo Salvador Castello, en su libro Colombofilia, considerado una de las biblias de la materia, en su edición de 1901, asegura que los poetas griegos hallaban en estas palomas símbolos de la fidelidad y la dulzura. Además, explica que durante el Imperio romano eran tan valiosas, que se llegaban a pagar sumas exorbitantes por ellas. En la actualidad, la representación de una paloma blanca con una rama de olivo en el pico es un símbolo de paz y pureza en las sociedades occidentales.

Se sabe que Marco Antonio las utilizó durante el sitio de Módena, en el año 43 antes de Cristo. Los árabes también tenían un gran dispositivo de palomares para comunicar a sus ejércitos y a sus ciudades en muy poco tiempo. En la guerra contra los cruzados (1096-1291) las palomas mensajeras fueron clave para someter a los ejércitos europeos que enviaba el Vaticano, durante la Guerra Santa. El gran Gengis Kan, fundador del Imperio mongol, utilizaba esas aves para evitar que sus tropas se perdieran en el mar. Solimán el Magnífico (1494-1566) poseía palomares increíbles en los que albergaba hasta 1,200 palomas. Cuentan que su memoria era tan prodigiosa, y su pasión por las palomas tan grande, que recordaba todos los nombres de sus aves.

En 1850, con palomas mensajeras que diariamente volaban desde Bruselas a Aquisgrán, el judío Julius Reuters inauguró la agencia de noticias Reuters, que sigue siendo una de las más importantes del mundo.

 

Las palomas mensajeras en la guerra

Las palomas mensajeras han desempeñado un papel fundamental en las guerras. Por la velocidad y la altitud a la que vuelan, han sido indispensables a la hora de llevar mensajes a ambos lados de las líneas bélicas. Al llegar a su destino, estas aves se posaban en un cable conectado a una campanilla que hacía saber que el mensaje había llegado.

Como los soldados sabían que las palomas llevaban información, intentaban abatirlas. Algunas de éstas se volvieron muy famosas. Mocker logró volar en 52 misiones antes de caer abatida. Otra muy conocida, Cher Ami —que en francés quiere decir “amigo querido”— recorrió más de 40 kilómetros en 25 minutos para informar sobre el peligro de muerte que corrían 194 soldados estadounidenses que, aislados y sin radios, habían caído en poder de los alemanes. Cher Ami recibió un disparo en el pecho, fue cegada de un ojo, estaba cubierta de sangre y tenía una pata colgando tan sólo por un tendón. En esas condiciones entregó el mensaje, gracias al cual los soldados fueron rescatados. Cher Ami ganó la Cruz de Guerra. Asimismo, durante la Segunda Guerra Mundial en Europa, el ejército británico liberó 200,000 palomas, de las cuales 32 recibieron la Medalla Dickin, la máxima distinción concedida a animales de diferentes especies.           

Por su parte, en París existe un monumento en honor de las 10,000 palomas francesas muertas en combate.

Asimismo, los pilotos las llevaban en una jaula, con el propósito de avisar en caso de que el avión sufriera algún accidente. En la actualidad los ejércitos francés, suizo, israelí e iraquí continúan utilizándolas para ese mismo fin.

 

Lo que no sabías acerca de las palomas mensajeras

  1. Fueron domesticadas por los egipcios hace más de 5,000 años.
  2. Pueden ver bien a una distancia de 40 kilómetros y escuchar a más de 100 kilómetros.
  3. Forman parejas de por vida y comparten los deberes familiares; el macho cuida los huevos de día y la hembra de noche.
  4. En el siglo XVII sus excrementos se empleaban para fabricar pólvora.
  5. A finales del siglo XIX un pichón regresó a su hogar en Inglaterra desde África tras recorrer 11,265 kilómetros.
  6. Las más veloces alcanzan precios elevados en el mundo de las carreras; en 1992 el campeón, Espíritu Invencible, fue vendido en 130,000 dólares.
  7. En la parte inferior de su esófago cuentan con una cámara que produce una secreción nutritiva que dan de comer a sus polluelos.
  8. Bolt, la paloma mensajera más cara del mundo, fue vendida a Hu Zhen Yu, un exitoso hombre de negocios chino, en 400,000 dólares.
  9. Los principales países colombófilos son China, Bélgica, Alemania e Inglaterra. México cuenta con excelentes colombófilos, principalmente en Jalisco, Ciudad de México y Querétaro.
  10. Para orientarse, las palomas utilizan el desplazamiento aparente del sol con respecto de los lugares a los que son llevadas (menotaxia), lo cual le sirve a la paloma para indicar en qué rumbo se encuentra su palomar; es un hecho que las palomas se orientan mejor durante un día soleado que en un día nublado. Asimismo, el reconocimiento de sitios previos (farotaxia) le permite ubicar desde el aire su palomar. Otra característica de las palomas mensajeras es su apego al palomar.

 

Para mayor información consulta el siguiente sitio en internet: http://www.elsitioavicola.com/articles/2914/colombofilia-craa-y-entrenamiento-de-palomas-mensajeras/.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad