La aurora boreal es uno de los fenómenos más espectaculares del cielo. Cuando aparece, la bóveda celeste se pinta de colores estridentes con formas increíbles que dan rienda suelta a la imaginación. Acompáñanos a disfrutarlas desde los mejores puntos de observación del planeta.

 

Las auroras boreales han sido observadas desde la Antigüedad y han dado origen a mitos y leyendas fantásticas en las civilizaciones antiguas. En varias culturas se pensaba que las auroras eran serpientes o dragones del cielo.

Una aurora polar es un fenómeno que aparece en el firmamento durante la noche, en forma de brillo o de luminiscencia. En el hemisferio sur es conocida como aurora austral mientras que en el hemisferio norte se le conoce como aurora boreal.

Su nombre viene de la diosa romana “Aurora”, diosa del amanecer, y del griego “Bóreas”, que significa norte.

Este fenómeno surge cuando el viento solar entra en contacto con alguno de los polos de la magnetosfera terrestre, produciendo una luz difusa proyectada en la ionosfera terrestre. Los científicos aseguran que las auroras son provocadas por la radiación de partículas del sol, que energéticamente es más débil que las otras radiaciones cósmicas. Los electrones y los protones que provienen de esta radiación son desviados por el campo terrestre y se concentran, por el campo magnético, en una zona de forma anular, alrededor de los polos magnéticos. Cuando entran en colisión con los componentes del aire emiten luz.

Los mejores momentos para observarla son entre septiembre y marzo en el hemisferio norte, y entre marzo y septiembre en el hemisferio sur.

Las auroras tienen formas, estructuras y colores muy diversos. Pueden comenzar como un arco aislado muy alargado que se va extendiendo en el horizonte. En ocasiones aparecen ondas a lo largo del arco y estructuras verticales que dan la impresión de que el cielo se pone a bailar al son de los rayos de luz.

 

Islandia

Uno de los lugares más recomendables para disfrutar este fenómeno sin lugar a dudas es Islandia. Reikiavik no sólo es la capital de este país, sino también de las auroras boreales; su ubicación propicia una excelente vista de las luces del norte, que incluso pueden ser percibidas a mitad de la ciudad, sin necesidad de viajar a campo abierto. Islandia se encuentra en el Atlántico Norte, pegada al círculo polar ártico y sobre la fractura de las placas tectónicas norteamericana y europea, lo cual determina que soporte una intensa actividad volcánica y tenga bajo sus pies una fuente de geotérmica como pocos lugares del mundo. La latitud y la longitud de este país propician las auroras boreales, y los lugares más recomendados para verlas son los que se encuentran cerca de las costas. Los meses ideales para presenciar este fenómeno son de agosto a abril.

 

Alaska

Fairbanks es una ciudad de Alaska, Estados Unidos, ubicada dos grados debajo del Ártico, cerca del aeropuerto internacional y del Parque Nacional Denali. Este es el mejor sitio del país para ver las auroras boreales, de agosto a abril.

 

Canadá

Los esquimales de las partes más septentrionales de Canadá creen que las luces del norte son creadas por espíritus que, envueltos en luz mística, se divierten porque el sol ha desaparecido. A la aurora boreal moviéndose rápidamente se le llamaba la Danza de la Muerte. Se pueden observar perfectamente las auroras boreales en las provincias de Yukón, Saskatchewan, Terranova, Nueva Escocia y Columbia Británica. Conviene ir desde mediados de agosto hasta finales de abril.

 

Noruega

Tromsø es la mayor área urbana en el norte de Noruega, muy cerca del círculo ártico. Gracias a la corriente del Golfo el clima es sorprendentemente moderado. Expertos de la revista National Geographic aseguran que el pueblo de Ersfjordbotn es ideal para contemplar las auroras boreales. Se recomienda ir desde mediados de septiembre hasta finales de marzo.

 

Finlandia

Otro lugar de ensueño para ver las auroras boreales se encuentra en Finlandia. En el Kakslauttanen Arctic Resort, en la Laponia finlandesa, se pueden contemplar las auroras boreales desde un sauna, o desde una cabaña con chimenea, o desde los iglúes de vidrio que caracterizan a la cultura finesa.

Escocia

La costa de Caithness, en el extremo norte de Escocia, es un excelente lugar para fotografías las auroras boreales. Febrero es el mes ideal para poder observar este increíble fenómeno natural.

 

Suecia

Jukkasjärvi alberga el primer hotel de hielo del país, pero su principal atractivo son las vistas de las auroras boreales, o norrsken, en sueco. Aquí se puede admirar el cielo estrellado por los colores de las auroras boreales. Los mejores meses para observarlas son de septiembre a marzo. Además se puede subir en telesilla a la Aurora Sky Station, la estación de observación de auroras boreales de la Laponia sueca, ubicada en el Parque Nacional de Abisko.

 

Irlanda

La zona más septentrional de toda Irlanda está en Donegal. Las auroras boreales aparecen en esta área a finales de noviembre, aunque hay quienes han podido ver luces en el cielo a principios de marzo.

 

Groenlandia

Este país ofrece una excelente vista de las auroras boreales gracias a su ubicación septentrional entre el océano Atlántico y el océano Glacial Ártico. Están presentes todo el año; sin embargo, no son visibles durante el sol de medianoche, que ocurre en verano, ya que en este periodo el sol alumbra las veinticuatro horas del día. En el folclor de los esquimales del este de Groenlandia la auroras boreales son las almas de los bebés recién nacidos que han sido asesinados o de los que han nacido muertos. Las luces del norte suelen llamarse alugsukat, que significa “nacimiento secreto”.

 

Siberia

Dudinka, Rusia, se encuentra a más de 2,800 kilómetros de distancia de Moscú. Aquí la temperatura permanece bajo cero durante ocho meses del año. Sin embargo, es un punto geográfico ideal para ver las auroras boreales con claridad. Quienes han visto una aurora boreal desde Siberia la definen como una experiencia inolvidable por sus tonos verde esmeralda.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad