¿Cómo serán los alimentos del futuro? Unos hablan de los insectos como fuente de proteínas y otros de las frutas y las verduras deshidratadas, en forma de polvos o de pastillas, para cubrir las necesidades de nutrimentos y de calorías que necesitan las personas. Por eso algunos investigadores sugieren que la comida en polvo podría ayudar en el futuro a subsanar la escasez de alimentos. ¿Será cierto?

 

 

Desde hace varios años el investigador e ingeniero bioquímico Dimas Jiménez Mendoza, del Instituto Politécnico Nacional (IPN), asegura que “las pastillas y los polvos de frutas y verduras son el alimento del futuro, ya que contienen los nutrientes y las calorías que requiere una persona ante situaciones de emergencia o bien para misiones espaciales”.

Este investigador ha deshidratado varios alimentos, entre los cuales están el mango, el mamey, el aguacate, el nopal y el chocolate. Asegura que “esta innovación es una solución al problema de obesidad, ya que México es un país donde la mayor parte de la población tiene un exceso de 20 a 30 kilos de peso, y con una dieta balanceada y estos complementos alimenticios se podría reducir de cuatro a seis kilos por mes. En casos de emergencia, un sobre de aguacate, que aporta 700 calorías, y una pastilla de mango, de 300 de calorías, así como un poco de agua, es suficiente para que una persona pueda sobrevivir sin problemas”. Afirma que cada pastilla equivale a un mango manila de 40 gramos, mientras que un sobre de 250 gramos representa un aguacate y medio.

Quinasa es la empresa en México encargada de fabricar estos alimentos, cuyo director es Dimas Jiménez Mendoza.

Fente a una posible crisis alimentaria generada por el cambio climático, esta empresa mexicana podría producir comprimidos con los nutrientes necesarios para la alimentación humana, convirtiéndolos en el alimento del futuro.

Para fabricar las cápsulas de mango, éste es deshidrato, molido hasta convertirlo en polvo y procesado en una maquina compactadora de pastillas. Por su parte, el aguacate en polvo se consigue por liofilización (un proceso de deshidratación) y puede conservarse, manteniendo todas sus propiedades, hasta un año.

Este tipo de productos se pueden consumir en tabletas, en cápsulas y a granel. Por su tamaño y su poco peso pueden ser movido por cualquier medio de transporte en cantidades importantes.

Con base en diversos estudios de situaciones de emergencia, el ingeniero bioquímico recomienda utilizar este alimento del futuro, un producto en polvo elaborado con base en aguacate, mango, nopal y avena, para cuya ingestión debe ser mezclado con agua. Este alimento posee un contenido nutrimental de proteínas, carbohidratos y lípidos suficientes para sobrevivir 60 días. Las propiedades del aguacate son conocidas por sus valores nutrimentales y ya deshidratado contiene de 10 a 15 por ciento de proteínas, de 40 a 60 por ciento de grasas monoinsaturadas y de 30 a 40 por ciento de carbohidratos, por lo que “ya deshidratado se convierte en un verdadero alimento, con vida de anaquel de dos años, y que no contiene colorantes ni conservadores, por lo que es posible su consumo preferentemente a partir de los dos años de edad”.

Según el investigador, “el consumo de 100 gramos de este producto proporciona a la persona 58 por ciento de carbohidratos, 20 por ciento de proteínas, 20 por ciento de grasa vegetal monoinsaturada (omega 3 y 5) y 2 por ciento de fibra cruda, nutrientes que, al sumarse, constituyen 270 kilocalorías”.

Es un hecho que a través del tiempo cambian los hábitos, el cuidado de nuestra salud, nuestro ritmo de vida, nuestro trabajo; también cambia la población y los alimentos que ingerimos, así como su presentación y cómo se reparten. Lo anterior ha motivado a especialistas alimenticios a buscar opciones para alimentarnos, por lo cual sugieren que en un futuro no muy lejano consumiremos productos elaborados en un laboratorio, algas e insectos modificados, así como frutas y verduras deshidratadas, en polvos o en pastillas. Por ejemplo:

  1. Carne de laboratorio o de probeta. Para elaborar carne sintética o de probeta es necesario tomar una pequeña cantidad de células de un animal vivo y hacerlas crecer en trozos de tejido muscular en el laboratorio, que, en teoría, pueden comerse como carne para consumo humano. Aunque esto todavía no está aprobado.
  2. Comida desconocida de otros continentes. Los alimentos inusuales para nosotros, como serpientes, ratas, murciélagos y gatos, o bien algunos de los últimos “superalimentos” adoptados por Occidente, son africanos, como el teff (cereal con gran aporte de proteínas). Con todo, hoy por hoy, expertos en nutrición no los recomiendan para una dieta continua, pues por lo general muchos de estos platillos tienen un solo tipo de valor nutritivo. Y recuerda que la alimentación debe cumplir con todos los nutrientes que el organismo requiere para mantenerse saludable.
  3. Insectos. Aunque no suelen resultar atractivos para todos, un gran porcentaje de la población mundial ya los consume, ya que se ha demostrado que son ricos en proteínas y bajos en grasas.
  4. Frutas y verduras encapsuladas. Estas cápsulas aparentemente aportarían todas las vitaminas y los nutrimentos necesarios para cada individuo.
  5. La cobia y otros peces. La cobia es un pez que se cría y se reproduce muy fácilmente en las granjas y que puede convertirse en uno de los grandes alimentos del futuro porque se adapta a todo tipo de aguas. Ya se consume en China, Taiwán, República Dominicana y Panamá.

El mundo se está transformando de manera drástica y ya no podemos negar el cambio climático que afecta a la agricultura y a la ganadería. Además, la actual pandemia de Covid-19 ha provocado grandes cambios, tanto sociales como emocionales, y ha trastornado la economía mundial, lo que puede alterar la manera de alimentarse.

El confinamiento al que nos vemos visto obligados hace que sintamos mucha ansiedad y que nos alimentemos de manera diferente a la que acostumbrábamos. No obstante, podemos aprender de esta experiencia y mejorar nuestros hábitos alimenticios y de vida.

Pero mientras tengamos la oportunidad de consumir alimentos naturales y frescos que nos ayuden a mantener una dieta completa, balanceada y equilibrada, podremos conservarnos bien nutridos para hacer frente a los desafíos que la vida nos está presentando en el camino.

 

 


 

* Nutrióloga / Interbarter.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad