“Es el viaje y no el arribo el que importa”, afirmaba el poeta T. S. Eliot, recordándonos el valor de disfrutar cualquier travesía que emprendamos, más allá de poner la mirada sólo en nuestro destino. Y qué mejor forma de aprender a viajar que de la mano del libro que te recomendamos para este mes: “Los viajes de Gustavo”.

 

 

Los viajes de Gustavo

Pilar Lozano y Francesc Rovira, Planetalector, Barcelona, 2013

 

Cuando se trata de viajar, la emoción nos va invadiendo de a poco conforme se acerca la fecha de despegar, zarpar, arrancar. No importa si la travesía la llevaremos a cabo por aire, mar o tierra, mientras se trate de emprender un nuevo recorrido por rumbos desconocidos.

En el caso de Gustavo, el protagonista de nuestra recomendación de este mes, algo muy distinto y, al mismo tiempo, parecido le sucede el día de su cumpleaños, cuando recibe un regalo que nunca antes había tenido en las manos y que lo llevará a descubrir mundos insospechados y fantásticos incluso antes de abrirlo. Ya no te contaré más para no estropear tus ganas de saber qué sucede con Gustavo; lo que sí te puedo decir es que se trata un libro para niñas y niños a partir de seis años de edad, quienes gustan de historias con imágenes muy divertidas y pocas pero hermosas palabras.

Los viajes de Gustavo, escrito por Pilar Lozano, fue ganador del premio Apel-les Mestres en 2012 al mejor libro ilustrado, instituido en 1981, que goza de un amplio y consolidado prestigio en España. Se caracteriza tanto por la calidad de los textos como por el esplendor de sus ilustraciones. ¡Y vaya que las de Los viajes de Gustavo están padrísimas! Su creador, Francesc Rovira, ha ilustrado más de 300 libros. Él y la autora, por cierto, son españoles.

Y ya que el tema de nuestro libro es el regalo que recibe un niño, ¿te has puesto a pensar que a veces recibimos tantos obsequios que ya ni siquiera los disfrutamos pues sólo queremos más y más y en el momento en que los abrimos la sorpresa se esfuma? Bueno, espero que a ti no te suceda esto, porque te cuento que yo tengo un sobrino que es el rey de los juguetes abandonados: una vez que los abre y los saca de sus cajas, éstos van a parar a un juguetero donde nunca más vuelven a ser recordados. Y, entonces, ¿para qué tener tantos si no les hace caso? Al parecer, lo que más le divierte del hecho de recibir tantos regalos es ¡quitarles la envoltura! ¿No te parece que es una situación muy triste la de mi sobrino? Por eso, ¿qué crees? Una tarde de éstas se me ocurrió ir a su casa y llevarle algo que jamás en la vida había recibido. ¿Sabes qué fue? ¡Una hoja de papel! Sí, escuchaste bien: una gran hoja blanca de papel dentro de una caja con un gran moño. ¡Uy! Me hubiera encantado tomarle una foto porque ya te imaginarás cuál fue su cara cuando abrió la caja. ¡Abrió los ojos como si se le hubiera aparecido un monstruo de tres cabezas y estuviera a punto de comérselo! Y antes de que se soltar a llorar le dije: “¿Qué pasa? A poco nunca habías tenido un barco como éste?” Mi sobrino, por supuesto, no entendía nada, así que me puse a doblar el papel y a hacer no sólo uno, sino toda una flota de barcos. Una vez que teníamos suficientes barquitos, le dije que su tarea era hacerse cargo del mar. “Pero, ¿cómo le hago, tía?” “Busca; abre bien los ojos”, le dije mientras miraba hacia una pila de cubetas en el patio. Aquella tarde nos divertimos tanto que el tiempo se nos fue volando; mi sobrino estaba feliz con los barcos de papel pues descubrió que era tan bueno para hacer figuras que le pidió a su mamá que lo metiera a un taller de origami y después a uno de pintura.

¿Y tú? ¿Alguna vez has hecho una rana de papel? ¿O un barco que puedes poner a flotar en la tina o en una cubeta? ¿Has intentado hacer un papalote con palitos de madera y papel maché? ¿O una alcancía de cochinito hecha con un globo, periódico, engrudo y pinturas?

 


 

* Editora, traductora y publicista. Es autora de los libros infantiles El maestro no ha venido, De los gustos y otras cosas y Los abuelos son de Marte.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad