Empezar bien el año también es evaluar nuestros hábitos. Y si entre tus propósitos se encuentra reciclar y ser más cuidadoso con el medio ambiente, no dudes en tomar nota de estás excelentes ideas para reutilizar en casa. Recuerda que en México se tiran en promedio 86,343 toneladas de basura cada día. 

 

 

10. Refashion

Cuando pensamos en moda quizás lo hacemos en la última tendencia, pero para estar a la moda no necesitas gastar, pues ahora es posible renovar tu armario reciclando. Recientemente se popularizó y se difundió de manera masiva en internet el movimiento Refashion, que nos invita a ser creativos y audaces con las prendas con las que contamos para transformarlas en una mejor versión adaptada a la moda actual por medio del reciclaje. Este movimiento busca hacer conciencia sobre el hiperconsumo que ha generado la industria del vestido de bajo costo, produciendo prendas a un precio muy accesible, pero con poca duración de vida, con lo que terminaran en convertirse en basura antes que temprano. Los impactos ecoambientales que genera vestir al planeta también se pueden disminuir si reciclamos en el clóset. Es posible reciclar los diseños al adecuarlos a la moda actual o transformar completamente una prenda. Las posibilidades son ilimitadas. Imagina estrenar un vestido vintage adaptado con sólo un par de cortes y costuras o confeccionar un vestidito o un short para niño con una camisa vieja de papá. No dejes pasar la oportunidad de estrenar ese roperazo que desde hace tiempo ocupa espacio. Consulta en Pinterest las mejores ideas para reciclar ropa. 

 

9. Composta

Hacer composta en casa es una de las mejores ideas para ahorrar dinero en sustrato para el jardín y reutilizar algunos restos orgánicos que en principio estaban destinados a la basura. Para iniciar, sólo tienes que buscar un recipiente o un compostero y ubicarlo en algún lugar ventilado y cálido entre el huerto y la cocina. Esto te permitirá disponer de los restos de comida de manera más sencilla. Se debe ir llenando el recipiente con una capa seca y leñosa, así como con algunos puñados de estiércol para que sirvan de fermentación. Después de unos cuatro o cinco meses las capas de hasta abajo serán un abono muy nutritivo para las plantas de tu jardín.

 

8. Arregla, no compres 

Recientemente, el gobierno de Suecia decretó una reducción de impuestos a todos los servicios de reparación. Los legisladores de ese país consideran que la mejor opción contra el consumismo es reparar. Si logras que sirva el aparato descompuesto no necesitas comprar otro. El sistema económico actual nos exige una dinámica de consumo constante que convierte en basura todo lo inservible. En ocasiones la mercadotecnia produce la idea de que comprar un artículo nuevo puede ser mejor que repararlo. Ten en mente esto la próxima vez que pienses desechar algo que aún pueda ser aprovechado. Es necesario optar por el consumo de objetos que vayan en contra de la obsolescencia programada, también conocida como caducidad temprana, es decir, productos que intencionalmente pretenden ser reemplazados en mediano o corto plazos. 

 

7. Reutilizar el agua 

Reciclar el agua que utilizamos en nuestras actividades cotidianas es fundamental para evitar el deterioro climático. Hay muchas formas de reciclar el agua en casa: puedes recolectar la que cae mientras te duchas y emplearla para una descarga del excusado. También es posible recolectar la de lluvia para aprovecharla en casa. El agua de la lavadora es maravillosa para trapear, y el caldo con el que cociste o con el que lavaste las verduras les encantará a tus plantas. Hay muchas maneras creativas de recolectar agua y aprovecharla en las labores domésticas.

 

6. Dar otra oportunidad al vidrio 

Cada vez que compras algo contenido en vidrio estás invirtiendo en su empaque y por eso no debes desaprovecharlo. Casi todos los frascos de vidrio pueden ser aprovechados y reutilizados. El vidrio es muy lindo para decorar o iluminar. La luz reflejada a través de él emite una sensación de calidez y limpieza. Es posible disponer de él de muchas maneras. Una muy sencilla es aprender a cortar los frascos y las botellas con un cortador. Después de lijarlos podrás tener nuevos vasos, macetas, floreros, dulceros, lámparas y candelabros.

 

5. Reciclaje con botellas de plástico

Una de las amenazas más grandes para el medio ambiente es el excedente de basura de plástico. Por desgracia, el pet es un tipo de desperdicio que se produce por montones todos los días. Afortunadamente sus posibilidades de reciclaje son ilimitadas. Es un plástico que abunda por doquier y que es fácil de trabajar por ser bastante maleable y poco frágil. Para cortarlo, basta con usar una herramienta sencilla: tijeras, cuchillos o navaja. El pet suele venir en varios colores, y aunque el transparente es el más común, es posible hallarlo en varias tonalidades para combinarlo. Puede servir para elaborar objetos decorativos, además de que se puede aprovechar en excelentes macetas y bebederos para pájaros y mascotas. Es posible dejar volar la creatividad para elaborar juguetes o artículos para organizar tus cajones o tu refrigerador. También se puede emplear para hacer ecoladrillos para construir viviendas y otras edificaciones.

 

4. Reciclar en el jardín

Pasar tiempo en tu jardín siempre te hará una persona más feliz. El jardín quizás es el área de la casa que más nos permite utilizar elementos reciclados. Si este año nuevo tenías pensado construir un huerto, un muro verde, un compostero, un asador, un columpio o un invernadero, no dudes en hacerlo con elementos reciclados. Verás que no sólo invertirás muy poco en él, sino que también te sentirás increíble por haber transformado algo que estaba por irse a la basura en un objeto súper útil. En internet es posible encontrar un sinfín de opciones de acuerdo con tus necesidades y tus posibilidades de espacio. 

 

3. Reciclar en el garaje 

El garaje es uno de esos sitios de la casa que nos ayudan expandir nuestra imaginación y nos inspiran para arreglar y crear cosas. Es un espacio que nos permite ser muy conscientes a la hora de reciclar. Si este año quieres darle una buena limpieza y una buena renovación, estos consejos te pueden servir. El aceite para automóvil, así como otros fluidos, generalmente los reciben para reciclar en cualquier taller mecánico. La pintura vieja también puede ser entregada a un deposito de pintura. Las herramientas deterioradas pueden ser transformadas en nuevos proyectos del tipo “Hágalo usted mismo”. Igualmente, con los neumáticos usados se puede hacer un lindo columpio, unas macetas o hasta un excelente piso antiderrapante. Las bicicletas y patinetas que ya no tienen reparación pueden ser transformadas en un increíble artículo de decoración. El garaje es un lugar único para reciclar.

 

2. Ecoladrillos

El plástico es una de las peores amenazas al medio ambiente por su largo tiempo para biodegradarse por completo. La mayoría de los artículos que compramos vienen cubiertos por plástico. Estos empaques pueden ser aprovechados en la fabricación de ecoladrillos, como una alternativa económica para la construcción. Un ecoladrillo consiste en usar una botella de pet de capacidad menor a tres litros y rellenarla por completo con basura de plástico o tetrapak procurando que el contenido en su interior quede bien comprimido. Así de sencillo se crea un ecoladrillo. Las botellas se pueden rellenar en casa. Si no sabes qué hacer con ellas puedes donarlas a algún centro de acopio para la construcción de viviendas o escuelas. Los ecoladrillos también son una excelente forma de desechar la basura pues permiten compactarla. 

 

1. Reforniture

Amueblar una casa puede ser muy costoso, o puede serlo bastante menos si se tiene buen ojo y paciencia para encontrar muebles de segunda mano para renovarlos. Puedes visitar los bazares locales o los mercados sobre ruedas de tu comunidad, o volverte un pescador de antigüedades en los anuncios clasificados. Es posible que necesites un poco de imaginación para visualizar una tapicería diferente o una buena capa de pintura para cambiar un mueble por completo. Así no sólo tendrás objetos originales en tu hogar, sino que quizás también tendrán historia. Los más creativos y audaces incluso fusionan algunos objetos con otros para hacer más sorprendentes las transformaciones. Imagina una lámpara hecha con un paraguas roto o con un montón de cubiertos antiguos. Es posible transformar un viejo ropero en un mágico juguetero. Todo es posible a la hora de reciclar y dejar volar la creatividad.

 


 

* Periodista por el Instituto Tecnológico de Monterrey, escritora y feminista por vocación.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad