Jalisco es uno de los estados más diversos de nuestro país. Es orgulloso poseedor de ciudades coloniales, vestigios arqueológicos, impresionantes bosques y playas, y de la inigualable Ruta del Tequila. Sin embargo, hay un pequeño tesoro, repleto de tradiciones, gastronomía y arquitectura emblemáticas, que generalmente es poco tomado en cuenta. Se llama Lagos de Moreno y aquí te contamos qué hay allí.

 

 

Lagos de Moreno se encuentra en la zona de Los Altos, en el estado de Jalisco. Comenzamos nuestro recorrido en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, de cantera rosa y estilo barroco, corazón de esta pequeña ciudad a la que recientemente nombraron pueblo mágico. Muy cerca de ahí está el Museo de Arte Sacro, el Teatro José Rosas Moreno y la Rinconada de la Merced. Esta bella plazuela presume varios edificios históricos, como la Casa de la Rinconada, uno de los primeros hoteles de la ciudad, que comenzó a operar en el siglo XVIII, además del impresionante Ex Convento de la Merced.

Se disfruta en exceso caminar sin rumbo por esta ciudad con aires de pueblo antiguo, donde todavía se puede ver a los hombres vestidos de charros montando sus caballos los fines de semana, y a las señoritas que caminan alrededor de la fuente de la Plaza Constituyentes, para seducirlos.

Mención aparte merecen las tradicionales guacamayas, que podrás probar en cualquier puestito de la zona. Este antojito es una especie de torta de chicharrón con mucha salsa de pico de gallo, muy picosa. También puedes probar las tostadas de cueritos o de oreja, elaboradas ahí mismo, por lo que su sabor es único.

Otro punto imperdible es el Puente de Lagos de Moreno, construido con cantera y lleno de historias y leyendas, comenzando por la curiosa placa que lo adorna: “Este puente se hizo en Lagos y se pasa por arriba”, ya que, como la obra fue muy costosa, las autoridades tuvieron que cobrar un impuesto para cruzarlo y los pobladores preferían pasar por abajo para no pagarlo. Muy cerca encontrarás el Templo del Calvario, con una de las mejores vistas de la ciudad.

 

De haciendas y caballos

Lagos de Moreno es reconocido por ser una de las zonas en las que existen más haciendas en nuestro país. La puerta de entrada a cada una de ellas es Hacienda Sepúlveda, que data de 1684, un precioso hotel boutique que organiza cabalgatas para que puedas conocer las demás haciendas, que por lo general están cerradas al público.

Disfruta las acogedoras instalaciones, entre las que sobresalen el spa El Aventadero, uno de los mejores de todo el país; los jacuzzis ubicados en las áreas comunes o en tu habitación; un paseo a caballo o en calesita alrededor de la hacienda, y la extraordinaria cocina del restaurante Mamalena, montado en lo que antiguamente era el granero.

En él se fusionan las recetas locales y de las abuelas, como Mamalena, que era apasionada de la cocina y enseñó a guisar a la nana de los niños, doña Mariquita, quien, 35 años después, sigue deleitándonos con sus platillos, como albóndigas al pulque, sopa prehispánica (con pepita), filete agavero (cuya receta comparte otra hacendada de la región) o pacholas y carne molida y sazonada en metate.

Una vez que estés fresco y descansado, atrévete a realizar una cabalgata por las haciendas que rodean Lagos de Moreno. Puedes hacerlo tanto en circuitos, saliendo de Sepúlveda y durmiendo en las haciendas visitadas, o bien de ida y vuelta, a haciendas más cercanas al hotel, para que, después del cansancio que seguramente sentirás tras varias horas a caballo, regreses a tomar un reconfortante tratamiento de spa, nades en la alberca o te relajes en alguno de los jacuzzis. También puedes continuar la fiesta con un trago en el bar El Alipús, que remite a una típica cantina laguense.

Esta iniciativa proviene de don Alfonso Serrano padre, quien, al montar el hotel hace 15 años, quiso brindar a sus huéspedes las mismas experiencias que él y su familia disfrutaron, razón por la cual vivir del contacto con los caballos aquí se vuelve indispensable. Si quieres una experiencia relajante, da un recorrido en calandria o haz una monta corta alrededor de la hacienda, pero si quieres vivir una experiencia totalmente nueva, las cabalgatas son la mejor opción.

Durante estas expediciones, además de conocer las bellezas arquitectónicas de dichos inmuebles, algunos bellamente restaurados, otros perfectamente conservados, y otros más con el paso del tiempo a cuestas, pero que sin duda son el escenario perfecto para interesantes tomas fotográficas, degustarás las recetas tradicionales de cada hacienda, serás testigo de espectáculos de charrería y lidias de toros, o simplemente disfrutarás las historias de cada casa, contadas por sus dueños.

Es importante recalcar que los inmuebles no están abiertos al público y que todas las gestiones se realizan a través de Cabalgatas Las Haciendas, quienes organizarán un viaje a tu medida, tomando en cuenta tus gustos, los días que quieres invertir en la experiencia, así como si prefieres hacer un circuito o paseos de ida y vuelta. Sólo recuerda que hay que llamar antes.

También debes saber que, si temes que tu condición física no sea óptima para realizar cabalgatas largas, el grupo siempre estará acompañado de una camioneta a la que podrás acceder en caso de cansarte. Las haciendas que abren sus puertas son San Rafael, San Cayetano, La Troje y La Cantera, entre otras.

Las cabalgatas se recomiendan tanto para parejas como para familias, aunque abundan los grupos de amigos, jóvenes y mayores, que buscan escapar un poco de la rutina y encontrar una experiencia en la que se sientan en contacto con su tierra y sus tradiciones.

 

Dónde dormir y pasear

 

Hacienda Sepúlveda

Carretera Lagos de Moreno-El Puesto, Km. 4, núm 3132, C.P. 47515, Lagos de Moreno, Jalisco.

www.haciendasepulveda.com.mx.

Tel. 474-403-1772.

 

Cabalgatas Las Haciendas

www.cabalgataslashaciendas.com.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Tel. 477-499-8818.

 


 

* Editora y periodista de viajes, cultura y estilo de vida. Le apasiona saborear nuestro legado gastronómico, mítico e histórico.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad