Cynthia Modesto Castro

Perú es sus artesanías, su clima, las llamas, los souvenirs, Machu Picchu. Sí, pero tiene muchas otras cosas de las que puede enorgullecerse. Y su gastronomía es una de las principales. A continuación te presentamos seis razones por las que la comida peruana es considerada una de las mejores del mundo.

Según la lista de los 50 Mejores Restaurantes del Mundo 2016, el Central de Lima ocupa el cuarto lugar y durante los años previos ha permanecido entre los primeros sitios. Además, de acuerdo con las listas de viajeros de Lonely Planet, Perú posee los sabores más ricos de la gastronomía mundial. ¿Lo dudas? Aquí tienes seis razones.

  1. Chile y maíz

Algunos de los principales ingredientes de la cocina peruana están llenos de sabor en sí mismos y combinados resultan en platillos espectaculares.

El ají peruano es un tipo de chile que crece en Perú. Dependiendo del grado de picor, hay ajís amarillos, verdes y rojos. Todos son deliciosos y combinan perfectamente con los platillos del país sudamericano.

El maíz también es parte importante de la gastronomía peruana, de la misma forma que en México. Existe desde el agua de maíz morado —agua de chicha— hasta los puestitos de elote en las esquinas de las calles de Lima, pero no aderezados con mayonesa y queso como en México, sino con salsas picosas y un chorrito de limón. Deliciosos, picantes y recomendables.

  1. Mariscos

Los pescados y mariscos son parte esencial de la gastronomía peruana. ¡Y cómo no, si Perú tiene una gran costa! El lado occidental de este país colinda en su totalidad con el Océano Pacífico; por lo tanto, las especies marítimas son ingredientes básicos de su gastronomía. Por ejemplo, el ceviche peruano es un must, pues es considerado el platillo nacional por excelencia y se puede degustar casi en cualquier fonda o restaurante. El ceviche de corvina, por su parte, se deriva de la “comida fusión” o “comida nikkei”, la cual incluye ingredientes y técnicas peruanas y japonesas. Es un plato sencillo y lleno de sabor: corvina (un tipo de pez) marinada en jugo de limón, con cebolla, ají y ajo. Se sirve en trozos grandes con camote y granos de maíz.

En sus orígenes, los incas no marinaban la corvina con limón, sino con agua de chicha. Sólo fue hasta que llegaron los españoles cuando añadieron el cítrico al platillo. Y desde entonces se convirtió en un ingrediente básico para su preparación.

  1. Pisco

El pisco es la bebida fermentada nacional. Proviene de la uva y se fermenta en un proceso parecido al del vino. Se puede disfrutar en cualquier bar del país y es obligado en cualquier visita turística.

Pero más que el pisco puro, es el pisco sour el cóctel que todo el mundo gusta disfrutar. Se trata de la mezcla del pisco y limón, lo que da como resultado una bebida acidita y agradable.

  1. Papa

En la agricultura de Perú existen 5,000 variedades diferentes de papa. Lo anterior es muy notable a la hora de comer, pues la mayoría de los platillos peruanos se prepara con alguna de las variedades de este tubérculo, que se consume en los Andes desde hace aproximadamente 8,000 años.

El olluquito con charqui, la causa rellena de pollo o atún, el ají de gallina, los anticuchos, la papa a la huacaína, el picante de cuy chactado, el yacu chupe y la puca picante son algunos de los platillos tradicionales de Perú que llevan papa.

  1. Llama, cuyo y anticuchos

Los mexicanos comemos casi de todo. No obstante algunos platillos peruanos podrían parecernos muy exóticos; por ejemplo, la alpaca, el cuyo y los anticuchos.

Las alpacas son una especie muy parecida a las llamas. En Perú no sólo se encuentran en Cusco, Machu Picchu y otras poblaciones. Por todo el territorio peruano se pueden encontrar ponchos, suéteres, bufandas, mantas, gorros y demás prendas fabricadas de alpaca, caliente como la lana pero más suave.

Y también se puede comer su carne. Los peruanos la preparan en distintos guisos como la alpaca al horno y la pachamanca. La carne es suave, parecida a la de res, pero con otro sabor. No es del agrado de muchos, pero probarla será toda una experiencia para el viajero.

El cuyo o cuy, por su parte, es ese roedor bonito y gordito que todos conocemos y que en Perú es comestible. Se prepara de diferentes maneras, pero una de las más populares es rostizado, como el pollo. También se sirve asado, a las brasas y marinado con especias locales. Más allá de su sabor, su verdadera novedad es que se sirve entero, así con la forma original del animal, pero sin su pelaje y muy dorado.

Finalmente, los anticuchos no son otra cosa que brochetas de carne, marinadas con diversas salsas y cocinados a las brasas. Puedes probar el anticucho de corazón de res: una exquisitez para cualquier paladar exigente. Si prefieres algo menos local, puedes probar los anticuchos de pollo y de otras partes de la res. Se sirven con papas, ají, pimientos y una gran variedad de verduras asadas.

  1. Juane

Este platillo es tradicional en la cuenca amazónica de Perú y constituye algo así como la versión peruana del tamal, aunque a los peruanos les ofende la comparación. Hay que prepararse para ese largo viaje en barca por el Amazonas que durante siglos han hecho los agricultores y los pescadores de la selva tropical para elaborar esta mezcla de pollo, arroz y especias envueltas en una hoja de la selva, según cuenta el libro La mejor comida callejera del mundo: “Los conquistadores y los incas debieron ser fanáticos del juane. Su sencillo método de elaboración lo hacía ideal para los largos viajes en barco. No está muy claro cuándo se identificó por primera vez como 'juane', pero sí se sabe que el nombre proviene de san Juan Bautista. Este manjar envuelto en hojas es sinónimo del festival de San Juan, que se celebra en toda la selva peruana el 24 de junio”.

Ahora ya sabes qué no debes dejar de comer durante tu próxima visita a Perú.

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad