Aunque ya existen muchos nombres de diseñadores mexicanos de joyería que se han vuelto famosos a nivel internacional, en esta ocasión te presentamos una de las más prometedoras propuestas del talento emergente de los últimos años.

 

Nuestro país posee muchos tipos de riqueza, pero cuando se refiere a la moda, sus dos mejores recursos son la vasta herencia del mestizaje cultural y el incuestionable talento de los diseñadores mexicanos.

Ahora bien, la orfebrería mexicana es una de las tradiciones nacionales que distintas generaciones de creadores han tratado de llevar del mundo de la artesanía al escenario mundial de la moda. Para hacerlo han buscado crear piezas que mantengan su esencia mexicana pero que logren una estética universal. Nos referimos a piezas de una belleza que es comprensible para cualquier persona a pesar de tener elementos netamente mexicanos. Probablemente para nosotros las referencias sean claras pero la experiencia estética es la misma para cualquiera, aun cuando no se sepa cómo se originó. 

En México existen muchos especialistas en el diseño de joyería, como el internacionalmente famoso Daniel Espinosa o la prestigiada Casa Tane. Pero en esta ocasión queremos presentar una de las más prometedoras propuestas del talento emergente de los últimos años.

 

Iconique, belleza con resiliencia

Originaria de Tepic, Nayarit, la diseñadora Ruth Zamorano se dio a la tarea de involucrarse con los maestros orfebres de la zona para crear una firma de joyería premium, con todo el valor de la plata mexicana, pero de un diseño sofisticadamente atrevido. “Quería crear piezas que aportaran esa sensación de lujo a las mujeres que las portan, pero al mismo tiempo que fueran joyas que se pudieran usar en el día a día”, afirma la fundadora de Iconique, cuyas colecciones van desde conceptos abstractos hasta piezas que implican una gran maestría en su elaboración.

Hechas con la más noble plata mexicana, muchas con un baño de reluciente oro, estas joyas no pasan inadvertidas ni por sus dimensiones ni por la originalidad de su diseño. “Cuando estoy creando busco diseños que sumen a la imagen de la mujer, joyas que le den mayor proyección tanto a su personalidad como a su atuendo”, comenta la diseñadora.

Ciertamente, estas joyas atrapan la mirada, como lo demuestra la colección Resiliencia, que celebra a la mujer guerrera, perfectamente imperfecta, forjada en México y en cuyas venas corre sangre de resiliencia: líneas geométricas dispuestas de maneras ingeniosas y adornadas con los alegres coloridos de piedras semipreciosas son el hilo conductor de esta colección.

Semejante en su concepción, pero de un talante más lúdico, es la colección Toscana, inspirada en el intenso brillo del sol del verano en un paisaje rodeado por el mar. Nuevamente Ruth Zamorano juega con la sencillez de las formas que pueden aparecer como la simple línea de un hilo de plata bañado en oro que dibuja una espiral y que se convierte en un par de aretes o en un anillo en el que se intersectan tres círculos.

Contrasta con la ingravidez de estas piezas el peso visual de otras realizadas como bloques geométricos que llevan gran cantidad de material. Y es que en Iconique se pueden encontrar diseños de muchos precios. “Quería que mi marca estuviera al alcance de muchas mujeres, así que hay piezas para todos los bolsillos”, indica la diseñadora, quien ha planeado la estrategia de permitir el acceso de todos al mercado del “lujo accesible”.

Iconique ya tiene puntos de venta en los almacenes de mayor prestigio de nuestro país y en este mes del amor tú podrás encontrar ahí un excelente regalo que, además de deslumbrar a tu persona especial, es una joya de México.

 

© Voy vengo 2016 Todos los derechos reservados - Política de Privacidad